Laura Dern gana el Óscar (por fin) y recuerda que si Hollywood tuviera realeza, ella sería la princesa

Hacía mucho tiempo que los premios interpretativos no estaban tan cantados como este año. Y es que después de que Brad Pitt se alzara con el Óscar a mejor actor de reparto, fue el turno de Laura Dern que, cumpliendo todos los pronósticos, se hizo con la primera estatuilla de su carrera por su trabajo en Historia de un matrimonio. Y, como no podía ser de otra manera, recordó al mundo que si hubiera realeza en Hollywood, ella sería una de sus princesas.

(Reuters, Mario Anzuoni, Gtres)

Su discurso fue el más emotivo de la noche. Tanto que hasta Greta Gerwig y Noah Baumbach terminaron llorando. Después de agradecer a la Academia por el honor de semejante premio, a Netflix, a sus amigos, al director del drama sobre la transición del amor, “a su visión, su magia y a todo el reparto”, fue el turno de los agradecimientos más personales. La actriz de 53 años dedicó unas palabras a sus hijastros, refiriéndose a ellos como “los regalos en la historia de amor de su vida”, para luego dirigirse a ellos, sus legendarios padres, Diane Ladd y Bruce Dern.

¿Saben? Hay quienes dicen que nunca conozcas a tus héroes, pero yo digo que si eres muy bendecido, te tocan como padres” dijo emocionando a todo el teatro. “Comparto esto con mis héroes actorales, mis leyendas, Diana Ladd y Bruce Dern” añadió recibiendo aplausos y ovaciones al unísono. “Los amo, este es el mejor regalo de cumpleaños” sentenció.

Y es que Laura Dern nació el 10 de febrero de 1967 en Los Angeles, en la cuna de dos verdaderas estrellas de Hollywood. Creció entre rodajes y decorados, en plena industria del cine, debutando delante de las cámaras a los 7 años. Debido a la influencia directa de sus padres, decidió dedicarse a la actuación desde muy joven y su primer éxito llegó en la cinta adolescente Zorras que hizo con Jodie Foster en 1980. Tal era su determinación por conducir su carrera en el cine que terminó demandando a sus padres para conseguir independencia y así poder hacer las películas que le apetecían. Por ejemplo, Ladies and gentlemen, the fabulous stains. Poco a poco fue ganando su lugar coronándose como protagonista como musa de David Lynch en Blue velvet (1986) y Corazón salvaje (1990).

Obtuvo su primera nominación al Óscar por su papel de joven sexualmente precoz en El precio de la ambición en donde compartía escenas con su madre. Mientras Laura fue nominada como mejor actriz, Diana lo consiguió como actriz de reparto, aunque ambas perdieron aquel año. Fueron las primeras madre e hija en estar nominada al mismo tiempo enla historia de los Óscar. La fama de blockbuster le salpicó a comienzos de los 90 con el papel de Ellie Satller en Jurassic Park, repitiendo en la tercera parte, y nuevamente en la próxima entrega que veremos en 2021. Mientras que su segunda nominación llegó en 2015 como actriz de reparto en Wild.

Bruce Dern y Laura Ladd estuvieron casados entre 1960 y 1969 y Laura fue la segunda hija de la pareja, aunque la primera murió a los 18 meses tras lesiones provocadas por una caida en una piscina. Los tres recibieron sus estrellas en el Paseo de la Fama juntos en 2010.

A sus 53 años, Laura Dern está viviendo uno de los momentos más prolíficos de su carrera gracias a su papel de Renata en Big Little Lies y sus aclamadas interpretaciones en Mujercitas e Historia de un matrimonio. Una verdadera princesa sin corona.

Más historias que te pueden interesar: