'Klaus' se corona como el orgullo del cine animado español con su nominación al Óscar

La emocionante temporada de premios entra en su recta final de forma oficial con las nominaciones a los Oscar, desveladas esta mañana desde Los Ángeles en una retransmisión presentada por los actores Issa Rae y John Cho. La lista de candidatos nos ha dejado con numerosas sorpresas, entre las cuales se encuentra una que nos ha hecho especial ilusión: la nominación a la española Klaus en la categoría de mejor película de animación, donde competirá con Cómo entrenar a tu dragón 3, Toy Story 4, Mr. Link: El origen perdido y ¿Dónde está mi cuerpo?

Cortesía de Netflix

La cinta de Netflix dirigida por Sergio Pablos y Carlos Martínez López se cuela por sorpresa en las nominaciones de la Academia convirtiéndose en la segunda película española que lo consigue (la primera fue Chico y rita en 2012) y haciendo que este año España tenga representación en los Oscar por partida triple

Además de la nominación de Klaus, Dolor y gloria cuenta con las dos candidaturas que se esperaban para ella: mejor actor protagonista para Antonio Banderas y mejor película internacional (anteriormente conocida como mejor película de habla no inglesa), rompiendo así la racha de ausencias en esta categoría desde Mar adentro de Alejandro Amenábar, que en 2005 fue la última película española que optó al Oscar en esta categoría.

La sorpresa de Klaus ha sido aun mayor teniendo en cuenta que para entrar en la lista de candidatas se ha quedado fuera una exitosa película de Disney que en un principio tenía más posibilidades de ser nominada. Se trata de Frozen 2, que sí fue estuvo entre las nominadas a mejor película de animación en los Globos de Oro (donde finalmente ganó Mr. Link: El origen perdido), pero no ha pasado el corte de la Academia. De esta manera, la secuela de Disney se tiene que conformar con una nominación a mejor canción original por la poderosa balada Into the Unknown. Y con ser ya oficialmente la película de animación más taquillera de la historia, claro.

Para quien no lo sepa, Klaus es el primer largometraje de animación original de Netflix, que ha confiado en el talento español para tamaño honor. Estrenada en la plataforma el pasado 15 de noviembre de 2019 tras un discreto estreno en salas de cine una semana antes, la película ideada por Sergio Pablos y realizada en su compañía SPA Studios reescribe el origen de Santa Claus en una aventura entrañable que mezcla animación tradicional con las últimas tecnologías digitales y cuenta en su reparto de voces con actores como Jason Schwartzman, J.K. Simmons y Rashida Jones. El resultado es una preciosa película que ha conquistado a los amantes de la animación uniendo pasado y futuro de este arte con una joya en 2D que parece 3D.

Pablos trabajó en Disney, donde formó parte del equipo de animadores de films como El jorobado de Notre Dame, Hércules, Tarzán o El planeta del tesoro. Años después Klaus es su primera película como director tras una larga y fructífera trayectoria. La nominación a los Premios de la Academia es el broche de oro a una temporada de reconocimiento tanto de la crítica como del público, con seis candidaturas a los premios Annie (los Oscar de la animación) y una acogida muy cálida por parte de la audiencia, que la ha colocado en el Top 250 de las mejores películas según los usuarios de IMDb con un 8,2. 

Es decir, con ella, el alumno consigue superar al maestro, colocándola en los Oscar por encima de una de las películas más taquilleras de Disney.

NETFLIX GANA TERRENO TAMBIÉN EN ANIMACIÓN

Después del triunfo de Roma de Alfonso Cuarón en la edición pasada, la presencia de Netflix en las candidaturas a los Oscar ha aumentado considerablemente. Los films originales de la plataforma El irlandés, Historia de un matrimonio y Los dos papas acumulan nada más y nada menos que 19 nominaciones. Pero el éxito de Netflix en los certámenes de premios también se extiende a la animación.

Como adelantaba antes, además de Klaus, la plataforma ha conseguido otra nominación en la categoría de mejor película de animación para la francesa ¿Dónde está mi cuerpo?, de Jérémy Clapin, una oscura y poética fábula sobre la pérdida en la que una mano cercenada atraviesa la ciudad en busca de su cuerpo. La presencia de estas dos películas en los Oscar indica que la Academia todavía valora la originalidad y que Netflix está dispuesta a proporcionarla.

LAS POSIBILIDADES DE KLAUS

El pasado 6 de enero los Globos de Oro decidieron sorprendernos dándole el premio a mejor película de animación a Mr. Link, una cinta que, a pesar de las buenas críticas y de estar avalada por el estudio responsable de joyas stop-motion como Los mundos de Coraline o Kubo y las dos cuerdas mágicas, pasó sin pena ni gloria por la taquilla. Dicha cinta se impuso a Disney y Pixar, lo que hace pensar que no es imposible que en los Oscar ocurra algo parecido.

Cortesía de Netflix

El historial de Pixar en los Oscar, donde 9 de sus largometrajes han ganado a mejor película de animación, nos obliga a no descartar el triunfo de Toy Story 4, ya que la Academia es tan fan del estudio como nosotros. Sin embargo, si se repite la sorpresa de los Globos de Oro, Klaus tiene posibilidades verdaderas de alzarse con el premio, siempre y cuando los académicos decidan que Pixar ya tiene demasiados y es una buena oportunidad para reconocer una propuesta original por encima de una secuela (por muy buena que sea). 

Descartando Cómo entrenar a tu dragón 3, que no parece favorita en ninguna quiniela, la cosa se divide entre Pixar o una propuesta diferente y alternativa. Si la Academia decide optar por la segunda vía, Klaus podría dar la campanada. Los sabremos en 10 de febrero de 2020, cuando se celebre la 92ª ceremonia de los Oscar. Pero pase lo que pase, la nominación de Klaus ya es motivo suficiente para sentirnos orgullosos de nuestro cine, y en especial de nuestra animación.

Más historias que te pueden interesar: