Cuestionan que 'The Mandalorian' sea nominada al Emmy ¿un reconocimiento merecido o hay lobby de Disney?

Pedro J. García
·9 min de lectura

El martes 28 de julio se anunciaron las nominaciones a la 72º edición de los premios Emmy y The Mandalorian sorprendió con 15 candidaturas (de un total de 19 para Disney+), incluida una a mejor serie dramática, en el que es el primer año de la plataforma del ratón Mickey compitiendo en los galardones más importantes de la industria televisiva.

(c) 2019 Lucasfilm Ltd. & TM.  All Rights Reserved.
(c) 2019 Lucasfilm Ltd. & TM. All Rights Reserved.

Aunque lejos de las 26 de Watchmen, el programa más nominado de este año, la serie del universo de Star Wars destaca como la quinta con mayor número de candidaturas, solo superada por la mencionada miniserie de HBO, La maravillosa Sra. Maisel, Ozark y Succession. Las reacciones a la sorprendente presencia de The Mandalorian en los Emmy no se han hecho esperar y, mientras unos se alegran de su éxito, otros tienen la teoría de que solo es el resultado de la presión de Disney, un gigante cuya influencia -y dinero- mueve montañas.

¿Son las nominaciones de The Mandalorian merecidas o por el contrario está claudicando la Academia de la Televisión a Disney y su poderoso “lobby”? Estudiemos la situación.

Disney+ se lanzó en noviembre de 2019 en Estados Unidos, llegando unos meses más tarde, a finales de marzo, a España. El servicio de streaming exclusivo de Disney superó todas las expectativas de la compañía en cuanto al número de suscriptores que se fijaron para el primer año, sin embargo, más de medio año después de su lanzamiento, los espectadores se quejan de la falta de contenidos de ficción originales.

Salvo algún que otro título destacado como el remake de La dama y el vagabundo o la serie de High School Musical, Disney+ ha alzado el vuelo gracias principalmente a The Mandalorian, su serie original de mayor éxito e impacto en la sociedad. La primera ficción de acción real del universo Star Wars llegó rodeada de expectación y no defraudó. Creada por un viejo conocido de Disney, Jon Favreau (Iron Man, El rey león), junto al experto en la saga galáctica Dave Filoni, recibió críticas excelentes y contentó a los fans de la saga, profundamente divididos ante la nueva trilogía estrenada en cines.

Protagonizada por Pedro Pascal como el mandaloriano del título, The Mandalorian recuperaba el espíritu de las películas originales de Star Wars, acentuando la influencia del western y el cine de samuráis para volver a una época más sencilla y analógica de la franquicia. La serie causó auténtico fervor sobre todo gracias a Baby Yoda, uno de los mayores fenómenos de la cultura popular reciente. El Niño, como se llama oficialmente la adorable criatura, se convirtió en la atracción principal, pero la serie tiene muchas más virtudes más allá de este pequeño y achuchable alienígena verde. De ahí que haya sido reconocida con múltiples nominaciones.

(c) 2019 Lucasfilm Ltd. & TM.  All Rights Reserved.
(c) 2019 Lucasfilm Ltd. & TM. All Rights Reserved.

La Academia ha recompensado la labor detrás de The Mandalorian haciéndola optar a los siguientes premios: mejor serie dramática, efectos visuales (por el episodio El niño, donde el tierno Baby Yoda tiene un papel destacado), diseño de producción, fotografía, vestuario de fantasía/ciencia ficción, tres a mejor montaje, maquillaje protésico, edición de sonido, mezcla de sonido, composición musical, coordinación de especialistas y, por último, dos menciones en categorías interpretativas para Taika Waititi en mejor interpretación de voz por su trabajo como el droide IG-11 y Giancarlo Esposito en mejor actor invitado en una serie dramática.

Las nominaciones en apartados técnicos eran de esperar y nadie las pone en duda, pero su aparición en una de las categorías más importantes de la noche, mejor serie dramática, junto a títulos laureados como Better Call Saul, The Crown o Succession, ha hecho que muchos se pregunten si The Mandalorian encaja en la lista por méritos propios, o si por el contrario, es una prueba más del enorme poder de Disney. Parece que los detractores de la compañía del ratón tienen la teoría de que su lobby es tan poderoso que ha conseguido colar la serie en esa categoría solo porque es Disney y tiene el poder económico para hacerlo posible.

Las teorías conspiranoicas sobre Disney pagando a las organizaciones de premios o a la crítica están presentes en redes sociales desde hace tiempo. Las críticas positivas a las películas de Marvel y Star Wars y la nominación de Black Panther a mejor película en los Óscar, entre otras cosas, suscitaron esta misma reacción en el sector más escéptico de la audiencia, que suele aludir a supuestos cheques y maletines con sobornos como única explicación para los laureles que reciben las propiedades de Disney.

Lo cierto es que la presencia de The Mandalorian en los Emmy es un tanto que Disney+ necesitaba marcarse. No es que la plataforma esté pasándolo mal para llegar a fin de mes precisamente, pero le hace falta el prestigio que tienen Netflix o HBO, las más nominadas de la noche con 160 y 107 menciones respectivamente. El streamer de Disney está muy lejos de alcanzar a sus competidoras en este sentido, por eso necesitaba urgentemente meter un pie en los Emmy, y no nos engañemos, la única opción que tenía era la serie de Star Wars. La franquicia creada por George Lucas siempre ha sido distinguida en las categorías técnicas de los Óscar, pero las consideradas principales se le han resistido, así que la nominación al Emmy a mejor serie dramática le da a la saga un reconocimiento que le hacía falta.

De ahí que muchos crean que todo es una estratagema de Disney. Y claro, nadie puede demostrar esas acusaciones contra la todopoderosa compañía, pero tenemos que tener algo en cuenta: todos los estudios realizan inversiones en campañas de promoción para la temporada de premios, los famosos anuncios For Your Consideration. Recordemos la multimillonaria campaña de Netflix para los Óscar del año pasado, donde por primera vez obtuvo más nominaciones que ningún otro estudio: 24 en total; para luego llevarse solo dos galardones (mejor actriz de reparto a Laura Dern por Historia de un matrimonio y mejor documental a American Factory). Es decir, el dinero puede ayudar a que los académicos se fijen en tu producto, pero no garantiza el premio.

Lo mismo podría ocurrir con The Mandalorian. Es posible que el poder económico y la influencia de Disney hayan sido variables en la decisión de la Academia, pero eso no quiere decir que las nominaciones estén “pagadas”, al menos no técnicamente. Pero no solo eso, sino que me atrevería a decir que, conspiraciones aparte, su inclusión en mejor serie dramática está más que justificada y merecida.

Si bien es cierto que hay ausencias sonadas en las categorías de mejor drama y mejor miniserie -como las aclamadas Normal People, Pose, The Good Fight o Euphoria- que pueden acentuar la percepción de algunos de que The Mandalorian sobra en la lista, no se puede decir que la serie de Disney+ no haya hecho méritos para llegar donde está. Y es que la serie de Star Wars es toda una labor irreprochable de dedicación, esfuerzo y amor a la saga que lleva más de cuarenta años enamorando a millones de personas.

(c) 2019 Lucasfilm Ltd. & TM.  All Rights Reserved.
(c) 2019 Lucasfilm Ltd. & TM. All Rights Reserved.

En cierto modo, un factor podría ser el menosprecio que suele haber hacia la fantasía y la ciencia ficción ante géneros supuestamente más serios o adultos, sobre todo si el producto en cuestión lleva colgada la etiqueta de “friki”, como sucede con Star Wars. La presencia de Juego de Tronos o Westworld en los Emmy del pasado no ha sido (tan) puesta en tela de juicio, ya que se trata de series de fantasía con contenido de sexo y violencia, lo cual automáticamente las cataloga como adultas y, para muchos, merecedoras de mayor respeto. En cambio, la nominación de otra serie de fantasía popular y para todos los públicos, Stranger Things, a mejor serie dramática junto a The Mandalorian ha escamado a una parte de la audiencia, que considera que el fenómeno de Netflix tampoco merece ese reconocimiento.

Pero estamos hablando de The Mandalorian. Y su caso es diferente al de Stranger Things, la cual muchos creen que no debería estar nominada alegando su bajón en calidad e interés después de la primera temporada. Por el contrario, la de Star Wars ha recibido un aplauso casi unánime, y aunque no guste a los detractores del monopolio de Disney o la ciencia ficción popular, sus valores saltan a la vista. Para aquellos que puedan dudar de la decisión de nominarla, les recomiendo la docuserie de Disney+ Galería Disney: Star Wars: The Mandalorian, en la que se desgrana paso a paso el complejo proceso de creación de la serie, y donde se puede ver el trabajo tan equilibrado y sincero que hay detrás.

The Mandalorian cuenta con una buena historia, cada episodio es como una película de entre 30 y 40 minutos en la que se ha puesto toda la carne en el asador. El ritmo, las interpretaciones, la dirección (con nombres como Taika Waititi, Bryce Dallas Howard, Deborah Chow o Rick Famuyiwa tras la cámara), la puesta en escena -digna de la gran pantalla-, la banda sonora, los efectos visuales… todo está cuidado al mínimo detalle. Y todo emana ese amor por Star Wars que solo podría venir de alguien que entiende y vive la saga tan intensamente como Dave Filoni. Puedes no ser fan de Star Wars, puedes estar en contra del imperio de Disney, pero decir que The Mandalorian no merece estar ahí es negar la evidencia.

La serie volverá en octubre de este año con su esperadísma segunda temporada, que pudo completar su rodaje antes de que nos azotase la pandemia de coronavirus. Lo hará seguramente con algún Emmy técnico bajo el brazo, aunque lo tiene difícil para hacerse con el mayor premio de la noche. Los nuevos capítulos nos ayudarán a decidir si lo suyo es flor de un día o si volveremos a tener el mismo debate el próximo año sobre su validez o no como nominada a mejor serie dramática. Y no me quiero precipitar, pero algo me dice que seguiré defendiéndola.

Más historias que te pueden interesar: