Las preguntas sin respuesta que dejó Jorge Neuss, el empresario de las gaseosas que mató a su esposa y se suicidó

El portarretrato apoyado sobre las rejas del cementerio de la Recoleta mostraba a Silvia Saravia (69) y Jorge Neuss (72) abrazados, vestidos de gala, con una pequeña sonrisa dibujada en el rostro. La foto elegida para despedir los restos de la pareja generó controversia días después, cuando la Justicia determinó que el empresario había matado a su esposa y se había suicidado.

En medio del dolor, y sin respuestas para explicar lo que había sucedido, su familia decidió mostrarlos juntos. "Es muy difícil borrar un matrimonio por un día, ese el sentimiento que tuvimos", declaró uno de sus hijos. Fue el único que habló con los medios.

El hermetismo familiar marcó la investigación del femicidio seguido de suicido cometido por Neuss, heredero de un imperio económico que nació hace más de 140 años con la primera marca de gaseosa del país y se amplió con inversiones en el sector energético, servicios públicos y tecnología.

Los escasos detalles sobre lo que ocurrió ese 10 de octubre de 2020 se conocieron a través de las declaraciones de los hijos y las empleadas del matrimonio ante la Justicia. Lucila Neuss contó que la noche anterior su madre había dormido en su casa de Martindale, el exclusivo country de Pilar en el que también vivían sus padres y sus hermanos.

No era algo habitual. Saravia había pedido quedarse con su hija tras una tener una discusión con su esposo. No trascendió el motivo ni el tono de esa pelea. La mujer regresó a su casa al otro día, pasadas las 12.30. Sus empleadas declararon que les informó que subía a la planta alta a buscar unas cosas. Su marido estaba en la habitación, donde había recibido su desayuno de forma habitual.

Minutos después se escucharon dos disparos. Las empleadas intentaron ver qué había pasado dentro del cuatro matrimonial pero se encontraron con la puerta trabada. Llamaron a los hijos. Uno de ellos encontró a su madre muerta en el baño de la habitación y a su padre herido en vestidor. El empresario fue trasladado Hospital Austral de Pilar, donde falleció poco después.

La Justicia determinó que el empresario Jorge Neuss mató a su esposa y luego se suicidó

Los disparos habían sido realizados con un revólver marca Smith & Wesson calibre .357 Magnum, registrada a nombre de Neuss. Según los resultados de las pericias, Saravia recibió un tiro en la cabeza con el arma apoyada, mientras la agarraban del pelo. Su marido luego se disparó en la sien derecha.

Los investigadores determinaron que en la escena del femicidio no había ADN de una tercera persona. Ocho meses más tarde, la causa fue archivada por la Justicia. A pedido de la fiscal del caso, María José Basiglio, el juez de Garantías Nicolás Ceballos resolvió "sobreseer" a Neuss. La muerte del único acusado extinguió la acción penal en su contra.

Pandemia, enfermedad y un final trágico para el matrimonio Neuss

Los testimonios recolectados por los investigadores señalaron que la relación del matrimonio, próximo a cumplir 50 años, no pasaba un buen momento. La enfermedad diagnosticada durante 2020 a uno de sus hijos habría sido el detonante de una situación que terminó de explotar el día anterior al femicidio, cuando Saravia decidió no dormir en su casa.

Una de las empleadas domésticas aportó más datos sobre ese día: dijo que escuchó gritos y que luego vio a salir a la mujer visiblemente afectada. Habría sido en ese momento cuando llamó a Lucía y le pidió quedarse a dormir con ella. "Discutí con tu papá", se limitó a contar.

De lo que hizo Neuss en esas horas no hay testimonio directo. Se sabe que tomó el desayuno en su habitación y que luego envió dos mensajes de cumpleaños desde su celular. El primero a las 12.36 y el segundo a las 12.37. Ambos a través de SMS y no de WhatsApp.

Sólo 22 minutos se escucharon los disparos. Antes de eso no se oyeron gritos.

La despedida de los restos de Jorge Neuss y su esposa fue en Recoleta, en una ceremonia restringida por la pandemia

La primera hipótesis apuntó a un posible pacto suicida, luego descartado por las pericias que determinaron que Saravia fue atacada e intentó defenderse.

"No sabemos qué corno pasó, hay un tema ahí con la pandemia y el encierro, que pudo haber generado una depresión. Pensar que el día anterior estuve con mi con papá, almorzado en la casa de ellos, con mi mujer y todo tan tranquilo. No se entiende lo que pasó al otro día, ellos estaban bien", contó a la revista Noticias Germán Neuss, en su único diálogo con la prensa.

Fue durante la despedida de los restos de sus padres, en Recoleta, en una ceremonia restringida por el coronavirus. Allí explicó por qué habían decidido usar una foto de ellos juntos, dejó en claro que la noticia de que uno de sus hermanos estaba enfermo había afectado mucho al matrimonio y negó que su madre estuviera pensando en separarse.

Un imperio construido por un químico alemán hace 140 años

El Grupo Neuss nació en 1881 de la mano de Hermann Neuss, abuelo de Jorge, un ciudadano alemán que llegó para trabajar como químico al hospital Alemán de Buenos Aires. Fue la primera empresa que produjo gaseosa en el país y se convirtió en líder de ese mercado.

Cien años después, Jorge y su hermano Germán se transformaron en caras visibles de un grupo económico que diversificó sus inversiones en sectores como la energía, los negocios inmobiliarios y las telecomunicaciones.

De vínculos cercanos con el ex presidente Carlos Menem, Jorge fue titular de Thales Spectrum Argentina (TSA), la empresa que durante los ‘90 se había quedado con el control del espacio radioeléctrico.

El Grupo Neuss nació en 1881 de la mano de Hermann Neuss, un alemán que llegó al país para trabajar como químico

Esa concesión fue rescindida en 2004 por Néstor Kirchner, en medio de un informe de la Auditoría General de la Nación (AGN) que alertaba sobre un posible perjuicio para el Estado de unos u$s300 millones.

Alejado de ese nivel de exposición, y de la mano de su hijo Germán, Neuss convirtió a su firma en un fondo de inversión "especializado en la adquisición y start-up de empresas de servicios y soluciones tecnológicas para el sector público o privado", según describe su página web.

El Grupo, sin embargo, mantuvo inversiones como la cría de caballos. En 2010, el haras La Lucila, propiedad de Neuss agropecuaria SA, vendió en u$s490.000 a la yegua Fina Pepa, marcando una cifra récord. Su subasta había generado alta expectativa: era el caballo con el Gonzalo Pieres había anotado el gol de oro para quedarse con el Abierto de Palermo de 2008.

Con oficina en un edificio ubicado en Cerrito y Libertador, Jorge Neuss repartía sus días entre Argentina y Estados Unidos. La pandemia había cortado los viajes frecuentes del matrimonio y los almuerzos en el hotel Alvear de los que el empresario participaba como integrantes del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICYP).