Practicar esta actividad (yoga-sutra) durante 12 semanas aumenta el deseo sexual femenino

La repetición de las posturas del yoga aumenta el apetito sexual de las mujeres

Practicar yoga regularmente no solo reduce el estrés y la inflamación, también consigue aumentar el deseo, la excitación, la lubricación y el número de orgasmos en mujeres de 22 a 55 años.

Lo afirma un estudio realizado por un grupo de científicos de la Escuela Médica de Harvard (EE.UU) que concluye que gracias a las múltiples aportaciones de esta disciplina estamos más abiertos física y emocionalmente y obtenemos beneficios para la salud. Por ejemplo, se produce una mejora de la presión arterial y la disminución del estrés.

“La respiración, el equilibrio y control sobre nuestro cuerpo, al practicar yoga, puede mejorar la salud de los vasos sanguíneos y reforzar el flujo de sangre. Además añade cualidades para aliviar el estrés fomentando el aumento de los niveles de excitación”, informaron los expertos.

Una de las razones principales es que practicar yoga aumenta la circulación sanguínea en el área pélvica, lo que permite que esa zona esté más “viva”. De hecho, varias investigaciones han comprobado que la circulación de esa área se relaciona con la excitación.  

Las posturas nos ayudan a mejorar la flexibilidad, a conectar cuerpo y mente, y a aceptar nuestro físico mejorando la auto-percepción de uno mismo. 

Además al equilibrar nuestra energía interior y fortalecer nuestros músculos ganamos resistencia lo que se traduce en un mejor rendimiento e intensidad de los orgasmos. 

Más allá de la actividad física, la vertiente espiritual del yoga reporta grandes beneficios a las mujeres cuya relación con el sexo es mucho más ‘emocional’ que física. Por eso a través de la meditación la mayoría de las mujeres logran mejoras significativas en su lubricación y en la percepción subjetiva del deseo sexual.


Por otro lado, según publicó la revista The Journal of Sexual Medicine, los hombres que practican yoga también incrementan su deseo sexual, mejorando la erección, el control eyaculatorio, la confianza y la satisfacción postcoito. De ahí que practicar yoga juntos sea una buena forma de enriquecer la vida sexual de la pareja.

Entre las ‘asanas’ más efectivas para favorcer la sexualidad están el puente, la mariposa, la pinza, el zapatero, la vela, el águila, el perro hacia abajo, la postura del niño o la paloma.

También te puede interesar:

La ‘agresión tierna’ que revela lo que sientes por tu pareja

Nunca digas esta palabra en plena discusión (o la vas a liar parda)