El príncipe Harry habría pedido a sus amigos y antiguas novias que aportaran datos a su polémica autobiografía

El príncipe Harry credit:Bang Showbiz
El príncipe Harry credit:Bang Showbiz

Las conjeturas e hipótesis en torno a las revelaciones que contendrá el primer libro de memorias del príncipe Harry, que llegará a las librerías de todo el mundo el próximo 10 de enero, no han dejado de intensificarse desde el pasado jueves, cuando salió a la luz el título del ya polémico tomo, 'Spare: En la sombra', su portada y la fecha de estreno.

Varios expertos en los asuntos de la casa real británica alertaron en su momento que los testimonios que ofrecerá el duque de Sussex en su obra sacudirán los cimientos de la familia Windsor, ampliando la brecha ya existente entre el aristócrata y su padre, Carlos III, y dañando aún más la frágil relación de Harry y su hermano Guillermo, heredero al trono.

Algunos capítulos de esta autobiografía abordarán la sensación de menosprecio que habría experimentado Harry en su condición de 'príncipe sustituto', uno que no reinará y que debería limitarse a apoyar al príncipe de Gales en su camino hacia la jefatura del estado. Asimismo, y como ya dejaron entrever Harry y su esposa Meghan en la comentada entrevista que ofrecieron hace dos años a Oprah Winfrey, en determinados párrafos se reflexionará sobre el supuesto racismo latente que habría marcado el tenso vínculo entre la duquesa y ciertos funcionarios de 'La Firma'.

Sea como fuere, ahora se rumorea que Harry habría pedido a algunos de sus amigos más íntimos, así como a varias exnovias, que aportaran su propia versión de los hechos acerca de los temas que trata en su libro. Muchos de ellos, según informa el diario The Sun, se habrían negado en redondo a contribuir a una obra que afectará de forma muy negativa a la casa real y al recién estrenado reinado de Carlos III. En definitiva, estos querrían evitar a toda costa que sus nombres se vean arrastrados al fango mediático que se avecina.

"Harry se puso en contacto con amigos y antiguas novias, que muy educadamente dijeron que se lo pensarían. Pero en último término la mayoría rechazaron la invitación. Resulta cuando menos irónico que, hace unos años, Harry habría montado en cólera si se hubiera enterado de que alguno de ellos había decidido hablar con la prensa, pero ahora quería que lo ayudaran pidiéndoselo expresamente", ha explicado un informante.