El príncipe Carlos rinde un homenaje a su difunta madre, la reina Isabel, al convertirse en el rey Carlos III

·2 min de lectura
Isabell II y Carlos III credit:Bang Showbiz
Isabell II y Carlos III credit:Bang Showbiz

El rey Carlos ha rendido un homenaje a su difunta madre. Ahora será conocido como el rey Carlos III después de que la reina Isabel II muriera de 96 años este jueves tras un reinado récord de 70 años.

El hijo mayor de la reina -que a los 73 años será el monarca de mayor edad en ocupar el trono de Gran Bretaña- calificó el fallecimiento de su madre como "un momento de la mayor tristeza" en un mensaje titulado: "Declaración de su Majestad el Rey en el momento del fallecimiento de la reina".

"La muerte de mi querida madre, Su Majestad la Reina, es un momento de la mayor tristeza para mí y para todos los miembros de mi familia. Lloramos profundamente el fallecimiento de una apreciada soberana y una una madre muy querida. Sé que su pérdida se sentirá profundamente en todo el país, los reinos y la Commonwealth, y por innumerables personas en todo el mundo".

Añadió: "Durante este periodo de luto y cambio, mi familia y yo nos sentiremos reconfortados y sostenidos por el respeto y el profundo afecto que se le profesaba a la reina".

El comunicado del Palacio de Buckingham fue firmado con la fecha del jueves y sin título oficial para Carlos.

Pero la nueva Primera Ministra, Liz Truss, se refirió a él como el rey Carlos III en su comunicado de prensa sobre el fallecimiento de la reina el jueves por la noche.

El Palacio de Buckingham se había referido antes a su esposa Camilla, de 75 años, como reina Consort, título que le otorgó la difunta madre de Carlos en febrero.

La madre del rey, de 96 años, falleció "en paz" en su finca de Balmoral el jueves por la tarde, según ha confirmado el Palacio de Buckingham.

Un mensaje en la página web oficial de la familia real decía: "La reina murió de forma pacífica en Balmoral esta tarde. El rey y la reina Consorte permanecerán en Balmoral esta tarde y volverán a Londres mañana".

A primera hora del día, se había dicho que los médicos estaban "preocupados" por la salud de la reina y se la puso bajo "supervisión médica".

El Palacio de Buckingham dijo en un comunicado: "Tras una evaluación adicional esta mañana, los médicos de la reina están preocupados por la salud de Su Majestad y han recomendado que permanezca bajo supervisión médica. La reina permanece cómoda y en Balmoral".