Las posturas más cómodas para dormir durante el embarazo

Encontrar la posición ideal para dormir cuando se está embarazada no siempre es tan fácil. La barriga ha crecido, a veces duele la espalda, las piernas están pesadas... y no siempre podemos continuar estirándonos como antes. ¿Cómo encontrar una postura cómoda para dormir? ¿Hay posiciones que deben evitarse? ¿Hay otras que deberían priorizarse para nuestro bienestar y el de la criatura?

Anne-Marie Mouton, comadrona, nos ofrece sus consejos para que nuestras noches sean más apacibles durante el embarazo.

Dormir de espaldas embarazada

Si estás acostumbrada a dormir de espaldas, ¡más vale posponer el momento de quedarse embarazada! En esta posición, el útero, que ha aumentado, aplasta la vena cava. Entonces, el riego sanguíneo que sube hacia el corazón se ve reducido y existe el riesgo de síncope vasovagal. Al final del embarazo, que ya tienes contracciones, tu útero, más duro, todavía comprime más la vena cava. En cuanto al feto, es como si le presionáramos la nariz. El bebé respira peor. Si sientes que la cabeza te da vueltas cuando estás estirada sobre la espalda, gira rápidamente hacia el costado izquierdo para liberar la vena cava y evitar el síncope.
¿Es difícil dejar de dormir en esta posición? Coloca una pequeña almohada debajo de la cadera derecha para dormir sobre la espalda pero manteniéndote girada ligeramente hacia la izquierda.

Dormir boca abajo embarazada

Se puede dormir boca abajo durante el embarazo. De hecho, ¡incluso es una de las posiciones de parto! Pero con la barriga que ha crecido, con el paso de los meses, algunas mujeres ya no consiguen dormir en esta posición. Cada una podrá seguir haciéndolo en función de cómo se sienta. Las futuras madres a menudo también tienen miedo de aplastar al bebé durmiendo de esta manera. Tranquila, no corre ningún riesgo. El útero tiene una pared muy gruesa y el líquido amniótico está bien repartido y lo protege.

Dormir de lado embarazada

En principio, no hay problema en dormir sobre el costado derecho durante el embarazo. No se comprime ni la vena cava ni la aorta, la arteria principal del cuerpo. Pero debes saber que la mejor posición para dormir cuando se está embarazada es dormir sobre el costado izquierdo. En esta posición, liberas la vena cava y favoreces la circulación placentaria. Si el bebé es de bajo peso o si hay un problema de vascularización placentaria, se pedirá a la futura madre que haga un pequeño esfuerzo e intente dormir en esta posición aunque habitualmente no sea su posición preferida.

Dormir con un cojín de lactancia

Lo ideal es colocar el cojín de lactancia a lo largo del cuerpo, poner la barriga por encima y pasar el extremo entre las dos piernas. Cuando dormimos de lado, tenemos una gran sensación de peso en la zona del vientre. El cojín de lactancia permite aliviar esta pesadez. Si la barriga es pequeña, al principio del embarazo, no dudes en desplazar las bolitas del cojín para ajustarlo y conseguir sentirte cómoda. Si te parece que el cojín de lactancia ocupa demasiado espacio en tu cama, puedes utilizar dos cojines pequeños: sobre uno, coloca el vientre, y el otro puedes situarlo entre las piernas.

Dormir con las piernas elevadas

Durante el embarazo, las piernas pesadas, la retención de líquidos o incluso las rampas son molestias muy conocidas. Para facilitar el sueño a pesar de las piernas pesadas y la retención de líquidos, pon las piernas en alto en la cama. Un simple cojín debajo de las piernas no es suficiente, pues podría moverse durante la noche. Por tanto, coloca algún libro viejo bajo las patas de la cama o eleva la parte inferior del colchón si tienes una cama eléctrica. Otro consejo: después de ducharte, pasa un chorro de agua fría desde los tobillos hasta las rodillas. De este modo se estrechan las venas.
Para combatir calambres o rampas, prioriza la ingesta de magnesio: tomando miel, kiwis... También puedes recurrir a la homeopatía y tomar 2 gránulos de Cuprum 5 CH dos horas antes de ir a dormir. 

Dormir con la cabeza elevada

A medida que avanza el embarazo, con el aumento de peso, las vías aéreas superiores a menudo son un poco más estrechas y es más habitual y frecuente que ronquemos. Estos ronquidos pueden hacer que durmamos peor pero también pueden molestar a los que nos rodean. Por tanto, para molestar menos a la pareja, colocaremos un cojín debajo de la cabeza, o dormiremos de lado. De este modo se limitan los ronquidos.

Sueño y embarazo: conservar su posición habitual

A menudo, lo mejor es dormir en nuestra posición habitual, la que iba mejor antes de quedar embarazada. La única condición es que te sientas cómoda en esta posición, incluso ahora que estás embarazada. No es necesario intentar cambiar la posición. No te obligues a dormir sobre el costado izquierdo si no te es cómodo. En ese caso correrías el riesgo de padecer un sueño agitado. Más vale recuperar las fuerzas y descansar de noche... ¡Antes de que llegue el bebé!

D. Blancheton

Para leer: Grossesse, maternité : conseils de bon sens d’une sage-femme, (Embarazo, maternidad: consejos con sentido común de una comadrona) Anne-Marie Mouton, éditions Tournez la page.

Más información:
10 remedios naturales contra el insomnio
¿Tu mujer está embarazada? Así serán ahora vuestras relaciones
10 consejos esenciales para toda embarazada