Alimentos 'amigos' de la línea: seis cosas que (quizás) no sabías sobre la lechuga

Un alimento muy saludable, fuente de vitaminas, e ideal para su inclusión en las dietas hipocalóricas (tan sólo aporta unas 15 calorías por cada 100 gramos). Esto es lo que, más o menos, todo el mundo conoce sobre la lechuga. Sin embargo, esta planta herbácea cuenta con otras muchas propiedades, no tan conocidas. Éstas son algunas de las más importantes:

ensalada_

-Las hojas de la lechuga tienen propiedades sedantes, debido a esto resultan indicadas para reducir el nerviosismo o el exceso de ansiedad. Además, por esta propiedad, la lechuga puede ser utilizada para tratar el insomnio o las dificultades para dormir.

-Las hojas de la lechuga tienen propiedades diuréticas, ya que estimulan la eliminación de líquidos desde el organismo. Por esta propiedad, la lechuga es útil en el tratamiento de enfermedades como la cistitis, nefritis, infecciones urinarias. El consumo de manera regular de lechuga ayuda a impedir la formación de cálculos renales.

-Además, tiene propiedades carminativas (ayuda a eliminar gases acumulados en el tubo digestivo).

-Ayuda a mejorar la circulación sanguínea, por lo cual su consumo de manera regular ayudaría a prevenir el riesgo de sufrir arteriosclerosis, además ayuda a reducir los niveles de colesterol en la sangre.

-La planta de la lechuga tiene propiedades expectorantes, por lo cual resulta indicada para tratar enfermedades del aparato respiratorio. Por esta misma propiedad, la lechuga se puede utilizar para reducir la tos.

-Cuenta también con propiedades analgésicas y, además, es 'amiga' de la belleza (puede utilizarse para realizar mascarillas que tratan el acné, limipiar y cuidar el cutis…).