El truco definitivo para no saltarse la dieta

Mantener la cocina limpia ayuda a controlar la ansiedad por comer

La sensación de control y orden que brinda una cocina limpia nos ayuda a autocontrolar la ingesta. (Foto: Getty Images)

Marzo ya ha llegado y… ¡por fin! empezamos a otear la Semana Santa en el horizonte; aunque pudiera parecer pronto para dar el pistoletazo de salida a la‘operación bikini’, es el momento justo. Si empiezas a cuidarte ahora podrás llegar al verano en forma. 

Sin embargo, la dieta no lo es todo. A la hora de perder peso hay otros factores secundarios que juegan un papel importante.

Por ejemplo, todos sabemos que la cocina es una zona peligrosa cuando estamos a dieta, pero a nadie se le habría ocurrido pensar que tenerla limpia o sucia, desordenada o ‘de catálogo’ puede influir en la cantidad y el tipo de comida que se consume. ¡Pues así es!

Un equipo de científicos en el laboratorio Food and Brand Lab, de la Universidad Cornell, en Nueva York, realizó un estudio sobre el impacto que tiene el estado de la cocina en el cumplimiento de un régimen. 

Un ambiente sin control y orden puede conducirnos a comer más, sin medida alguna. (Foto: Getty Images)

La investigación se realizó con 100 mujeres que tuvieron que permanecer 10 minutos en una cocina pulcra y ordenada o, por el contrario, en una cocina repleta de desperdicios y platos sucios. Ambos grupos tenían acceso a galletas, snacks salados y zanahorias que podían consumirse libremente.  

Los resultados fueron concluyentes: las primeras salieron con el doble de galletitas y 65 calorías más en su cuerpo que las segundas, según explica uno de los investigadores a la revista Environment and Behavior. 

“Estar en un ambiente caótico y sentir que pierdes el control es malo para las dietas. Parece que incita a la gente a pensar: ‘si todo está descontrolado, ¿por qué no lo voy a estar yo? Sospecho que a los hombres les ocurre lo mismo”, explica Lenny Vartanian, profesor asociado del Departamento de Psicología de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia, y director del estudio.

Por tanto, las mujeres que se sentían estresadas o fuera de control eran las que más comían, como si se contagiaran por el ambiente desordenado. 

Una casa limpia da buen rollo… (Foto: Getty Images)

En cambio, un entorno tranquilo y en orden puede ser de gran ayuda para tu dieta porque te anima a hacerlo mejor y a respetar unos buenos hábitos, al favorecer el ‘equilibrio mental’ a pesar de ese sentimiento de estrés que casi siempre acompaña a las dietas.

Y es que el entorno y el ambiente en que vivimos puede condicionar notablemente nuestro comportamiento y ser determinante en nuestras decisiones alimentarias.

… y tener a mano alimentos frescos y sanos te ayuda a cuidarte. (Foto: Getty Images)

Así que además de revisar tus hábitos alimenticios y empezar a eliminar (de manera progresiva) todo aquello que te impida alcanzar tu peso ideal, te aconsejo que prestes un poco más de atención a tu cocina, y por extensión, al resto de tu casa.  

No basta con que te lo propongas, debes poner todos los medios posibles para alcanzar tu meta, y mantener ordenado y limpio el lugar donde estás habitualmente puede ser de mucha ayuda.