Las posesiones más caras (y extrañas) de la reina Isabel II

·13 min de lectura

Hace tiempo que la reina Isabel II de Inglaterra hizo historia. Primero, cuando superó el récord de su tatarabuela Victoria con 68 años en el trono; después, cuando se quedó bastante cerca de Luis XIV, que estuvo 72 años y 110 días.

La reina de Inglaterra contaba con una de las mayores fortunas del planeta. Era conocida su afición a conservar todo tiempo de objetos reales, a tener una colección de casas que quitan el hipo pero, por el contrario, su fama era de tacaña: usaba un calefactor de 30 libras (unos 33 euros) y llevaba tres décadas usando el mismo esmalte de uñas que cuesta 7,99 libras (unos 9 euros).

Nadie sabe muy bien a cuánto ascendió la fortuna de Isabel II. Según Forbes, la monarquía británica está valorada en unos 88 billones de dólares (unos 75.500 millones de euros); en opinión de The Sunday Times Rich List, la fortuna personal de la reina habría llegado a 350 millones de libras (unos 387 millones de euros).

Palacios, cuadros, coches... pero ¿sabías que también era dueña de todos los delfines del Reino Unido? ¿O de una colonia de murciélagos? ¿O de tres centros comerciales donde no tiene que pagar nada, compre lo que compre? Estas son las posesiones más valiosas de la reina.

El fondo marino británico

Photo credit: Last Resort - Getty Images
Photo credit: Last Resort - Getty Images

En 1066, fecha de la conquista normanda de Inglaterra, quedó establecido que el monarca era el dueño del territorio submarino. El soberano es dueño no solo del agua que hay bajo la superficie sino de la tierra del fondo, por lo que también posee los derechos de la explotación minera. Un primer ministro calculó que perforar el lecho marino podría suponerle a la reina una ganancia de 60.000 billones de dólares (más de 50.000 millones de euros). Se ve claramente que el terreno se ha revalorizado en este milenio.

Valorado en: unos 84.500 millones de euros

Lo posee desde: 1066

Una extensión de 2,6 billones de hectáreas por todo el mundo

Photo credit: Photograph by Nattachai Sesaud - Getty Images
Photo credit: Photograph by Nattachai Sesaud - Getty Images

Era la mayor terrateniente del mundo con 2,6 billones de hectáreas. Y lo es por goleada, porque el segundo en la lista de terratenientes, el rey Abdulá de Jordania, 'solo' tiene 221 millones de hectáreas. Te quedará más claro si te decimos, simplemente, que es la dueña de la sexta parte del planeta Tierra. Por supuesto que tiene que pagar sus impuestos, pero consigue unas ventajas fiscales del 15%. Muchas de estas propiedades se consiguieron en los años del colonialismo.

Valorado en: unos 75.000 millones de euros

Lo posee desde: 1066

La placa continental de Gran Bretaña

Photo credit: John Harper - Getty Images
Photo credit: John Harper - Getty Images

Otra propiedad de lo más extraña y valiosa, la plataforma continental del Reino Unido; la Corona posee los derechos sobre todas las aguas que hay alrededor de sus costas: Canal de la Mancha, mar de Irlanda, Atlántico Norte y mar del Norte, donde se encuentran grandes cantidades de petróleo y gas. La monarquía consigue precios especiales en las adjudicaciones para perforar ciertas áreas, sujetas también a limitaciones de producción.

Valorado en: 55.000 millones de euros (el petróleo)

Lo posee desde: 1964 (los derechos de perforación)

La torre de Londres

Photo credit: photo75 - Getty Images
Photo credit: photo75 - Getty Images

El soberano es, técnicamente, dueño y señor de este maravilloso edificio. Los cimientos datan de finales del siglo XI, pero se hizo muy conocida al convertirse en prisión en los siglos XVI y XVII, donde estuvieron encerrados por ejemplo Sir Walter Raleigh y la reina Isabel I antes de llegar al trono.

Fue usada como palacio real durante la dinastía Tudor y, de nuevo, fue prisión en las dos guerras mundiales antes de ser restaurada y convertirse en hogar de las joyas de la corona de Inglaterra y en uno de los grandes atractivos turísticos de la capital británica.

Valorada en: más de 47.000 millones de euros

La posee desde: 1953

Hyde Park

Photo credit: Jorg Greuel - Getty Images
Photo credit: Jorg Greuel - Getty Images

¡Será por terrenos! La monarquía tiene hermosas extensiones campestres... y es dueña de parques urbanos, como Hyde Park. Fue reclamado por la monarquía en 1660 y desde entonces es uno de los cuatro parques reales que rodean Kensington Palace. En él, los londinenses pasean, practican deporte, almuerzan, socializan, etc y también ha sido escenario de míticos conciertos y localización para películas, como 'La vuelta al mundo en ochenta días o ' Johnny English'.

Valorado en: 16.000 millones de euros

Lo posee desde: 1660

Seis residencias reales

Photo credit: Heritage Images - Getty Images
Photo credit: Heritage Images - Getty Images


Todos los expertos coinciden en la dificultad de tasar las residencias reales. Son seis en total: el palacio de Buckingham (su centro de operaciones), el palacio de Windsor (la casa de campo), el palacio de Holyrood Palace (su residencia escocesa), el castillo de Balmoral (donde pasa el verano), Sandringham Estate (la casa de vacaciones) y el castillo de Hillsborough (su hogar irlandés).

Dicen que, de todos ellos, el favorito de la reina es el castillo de Balmoral, donde se refugió durante la pandemia del COVID. Asimismo, la reina tiene otras posesiones inmobiliarias que fueron palacios reales en el pasado, como la Torre de Londres, pero que ahora han pasado a patrimonio nacional para que puedan ser visitados por el público.

Valoradas en: unos 15.200 millones de euros

Las posee desde: finales del siglo XI (castillo de Windsor)

150.000 obras de arte

Photo credit: ROYAL COLLECTION TRUST/© QUEEN ELIZABETH II
Photo credit: ROYAL COLLECTION TRUST/© QUEEN ELIZABETH II

La popularmente conocida como 'Royal Collection' es una de las colecciones de pintura particulares más importantes del mundo. La inició Carlos I en el siglo XVII y, desde él, ha sido heredada por cada uno de los monarcas británicos. Jorge IV (1762-1830) fue uno de los soberanos que más invirtió en adquirir pinturas para un muestrario que, con el tiempo, ha llegado a las 150.000 obras de arte con firmas renombradas como Rafael, Vermeer, Canaletto y Van Dyck. Entre ellos, el que dicen que era el cuadro favorito de la reina, 'Eñ constructor de barcos y su esposa' (arriba), de Rembrandt.

Valorado en: unos 8.500 millones de euros

Las posee desde: el siglo XVII

Regent Street

Photo credit: Alexander Spatari - Getty Images
Photo credit: Alexander Spatari - Getty Images

Si en el Monopoly 'made in Spain' está claro que ganas la partida cuando posees el Paseo de la Castellana o el Paseo de Gracia, imagínate si pones una casa o un hotel en Regent Street, la calle comercial más elegante del mundo. The Crown State es el dueño de la mayor parte esta calle, aunque no se sabe desde cuándo; posiblemente el acuerdo sea mucho anterior a Isabel II.

Valorado en: unos 1.700 millones de euros

Lo posee desde: desconocido

Tres centros comerciales

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

Si revisáramos la lista de posesiones reales, nos llamaría la atención un apartado que se denominaría algo así como 'inmobiliaria minorista y de ocio' en la que podríamos comprobar que, además de otras fincas, es dueña de tres centros comerciales. Se calcula que de ellos obtiene unos 2.000 millones de dólares (unos 1.700 millones de euros). Según The Crown State, en 2019 habrían pasado por los centros comerciales de la reina unos 100 millones de compradores. La superficie de estos 'mall' supera los 650.000 metros cuadrados y, al parecer, es una rama "en desarrollo" de las inversiones de Isabel II.

Valorados en: unos 1.700 millones de euros

Los posee desde: No se sabe

Todas las minas de oro de Escocia

Photo credit: Jeff J Mitchell - Getty Images
Photo credit: Jeff J Mitchell - Getty Images

¿Cómo será posible gestionar esto? El soberano posee el derecho a todas las minas de oro de Escocia, lo que le reportaría una enorme fortuna, pero... ¿podría ser explotado? ¿Iría ella misma a limpiar las pepitas de oro que se encuentren? No se sabe con exactitud cómo y por qué se añadieron las minas a los dominios de la monarquía, pero sí se sabe que han dado oro en muchas ocasiones. Por si este dato te resultaba bizarro, tenemos otro más: la Corona también tiene el monopolio de la pesca del salmón en Escocia.

Valorado en: unos 255 millones de euros

Las posee desde: no se sabe

Una colección enorme de huevos Fabergé

Photo credit: The Sydney Morning Herald - Getty Images
Photo credit: The Sydney Morning Herald - Getty Images

Es uno de los objetos más valiosos de los que posee la reina; hay huevos Fabergé que han alcanzado los 28 millones de euros en el mercado del arte. El rey Eduardo VII y la reina Alexandra comenzaron la colección real a principios del siglo XX y parece ser que reunieron ¡unos 600! Varias de las piezas han sido regalos de otros países, especialmente de las monarquías danesa y rusa. Isabel II era su responsable y es muy difícil ver expuestos alguno de ellos.

Valorados en: unos 170 millones de euros

Los posee desde: 1900

La finca de Balmoral

Photo credit: Bettmann - Getty Images
Photo credit: Bettmann - Getty Images

Situada en Aberdeenshire, al noroeste de Escocia, se extiende a lo largo de 20.000 hectáreas: con tierras de cultivo, bosques, manadas de ciervos, ponis, urogallos, animales de las Highlands... La primera vez que apareció en los documentos de la Corona fue en 1451, con el nombre Bouchmorale, que mezclaba el gaélico y el galés.

El castillo que conocemos terminó de construirse en 1856 y este, junto con toda la propiedad, fue adquirido por el príncipe Alberto, consorte de la reina Victoria. Otro dato curioso es que la tierra no es propiedad de la corona sino de la propia Isabel II.

Valorado en: unos 120 millones de euros (solo el castillo)

Lo posee desde: 1451

La finca de Sandringham

Photo credit: Radcliffe/Bauer-Griffin - Getty Images
Photo credit: Radcliffe/Bauer-Griffin - Getty Images

Situada en Norfolk (Inglaterra), a unos 160 km de Londres, es donde la familia real suele pasar las navidades y hace tiempo saltó a los periódicos porque se había habilitado como autocine. La finca entera cubre unas 8.000 hectáreas y fue adquirido por la corona en 1862 como regalo de bodas para el entonces príncipe de Gales, Eduardo VII, por su boda con Alejandra de Dinamarca.

Los reyes Jorge V y Jorge VI –este último padre de la reina– fallecieron en Sandringham, un lugar en el que trabajan unas 200 personas entre cuidadores, jardineros, granjeros y que ha sido utilizado tradicionalmente para cazar. Eduardo VII ponía los relojes media hora antes para disponer de más tiempo para la caza, en lo que extraoficialmente se conocía como la 'hora Sandringham'.

Valorado en: 55 millones (solo la mansión)

Lo posee desde: 1862

El diamante cortado más grande del mundo

Photo credit: Print Collector - Getty Images
Photo credit: Print Collector - Getty Images

La 'Gran estrella de África' es un diamante mítico de 530 quilates que cuesta la friolera de 43 millones de euros: para que te hagas una idea, 40 millones es la cantidad que el Gobierno de España destinará a ayudas para el cine en 2021–. La primera que lo lució fue la reina María, en 1910, y después se usó como parte del cetro real, que se conserva en la torre de Londres.

Se le llama el diamante Cullinan (Thomas Cullinan era el presidente de la empresa minera que lo descubrió) y, aunque costó mucho ser cortado, de él se extrajeron nueve piezas que se engarzaron posteriormente en una de las coronas reales.

Valorado en: 43 millones de euros

Lo posee desde: 1910

Un equipo de caballos de carreras

Photo credit: Stockbyte - Getty Images
Photo credit: Stockbyte - Getty Images

Las carreras de caballos son una enorme tradición en Gran Bretaña. A Su Majestad no la vimos nunca participando en una –a pesar de que lleva montando desde que era niña y aún hoy cabalga sin ninguna ayuda–, ni apostando en el hipódromo, pero era una gran aficionada a montar.

En los años 40 fue por primera vez copropietaria de un caballo de carreras con la reina madre y, desde entonces, se calcula que ha ganado unas 450 carreras con sus ejemplares y que le ha reportado unos 7,6 millones de euros. Diversas fuentes aseguran que Isabel II poseía unos 30 caballos de carreras y que siempre estaba atenta a añadir nuevos animales a su equipo.

Valorados en: 7,6 millones de euros

Los posee desde: los años 40

La tiara de diamantes

Photo credit: Tim Graham Royal Photos - Getty Images
Photo credit: Tim Graham Royal Photos - Getty Images

Es una de las joyas de la corona más populares y caras: la tiara de diamantes fue creada por Rundell & Bridge en 1820, que costó 8.216 dólares de los de entonces. Fue encargada por el rey Jorge IV y popularizada por la reina Victoria; Isabel II la llevó en grandes ocasiones, como su coronación en 1953 o aperturas del Parlamento.

Es la misma que luce la reina en los billetes y en los sellos de la Commonwealth, y puedes reconocerla en numerosos cuadros de diferentes monarcas de la historia británica reciente. Cuando no la lleva la soberana, se puede admirar en la Queen's Gallery del palacio de Buckingham.

Valorada en: unos 600.000 euros

La posee desde: 1953

200 bolsos Launer

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images


Aunque podría elegir cualquier marca, los bolsos de Chanel o de Lagerfeld no eran del gusto de Su Majestad. Desde que la Reina Madre le regalara uno del diseñador londinense Launer en los años 50, se convirtieron en su obsesión y llegó a poseer 200 bolsos de esta firma. Sus favoritos son los modelos Royale y Traviata, y cada uno cuesta unos 2.100 euros, así que solo tenemos que echar la cuenta.

Valorados en: unos 422.000 euros

Los posee desde: los años 50

Todos los cisnes del río Támesis

Photo credit: Dan Kitwood - Getty Images
Photo credit: Dan Kitwood - Getty Images

Google dice que la reina –o, mejor dicho, la monarquía británica– es dueña, exactamente, de "todos los cisnes mudos no reclamados" en cualquiera de las aguas de Inglaterra y Gales, pero parece que ella se preocupa especialmente de los del Támesis. ¿Sabes cuántos hay actualmente en este rio? 437. Y si comprar un cisne cuesta unos 300 dólares (250 euros), esto supone que el valor de estos animales es de aproximadamente 110.000 euros.

Hace muchos años, las clases altas británicas servían en sus mesas cisne como uno de los más exquisitos platos. Para que no sucediera eso, la reina mandaba contar cada año los ejemplares del Támesis para que no se esquilmasen y continuaran con un número elevado.

Valorados en: unos 110.000 euros

Los posee desde: el siglo XV

Dos jaguares negros

Photo credit: Andrey Tutov - Getty Images
Photo credit: Andrey Tutov - Getty Images

Un prefecto de Brasil regaló en 1958 a Isabel II dos jaguares negros que se llaman Aizita y Marques y que ahora se pueden admirar en el zoo de Londres, junto con otros animales exóticos que también han servido de presente para la monarca. El jaguar negro es uno de los felinos en extinción, solo quedan 600 ejemplares en el mundo y se cree que solo un 6% de los jaguares son negros.

Valorados en: unos 47.000 euros

Los posee desde: 1968

Un par de 'dorgis'

Photo credit: WPA Pool - Getty Images
Photo credit: WPA Pool - Getty Images

Fueron los acompañantes más famosos de Isabel II, incluso se les hizo una película de dibujos animados en 2019: 'Corgi: las mascotas de la reina'. En 2012 fallecieron los corgis que tenía desde largo tiempo atrás y se quedó solo con dos 'dorgis' –mezcla de teckel y corgi– llamados Vulcan y Candy.

Su Majestad siempre ha tratado muy bien a sus amigos animales, que tienen habitación propia en Buckingham, llamada Corgi Room. Duermen en camas elevadas, reciben regalos especiales en navidad y el resto del año cuentan con juguetes y trato especial.

Valorados en: unos 675 euros

Los tiene desde: 2007

Una colonia de murciélagos

Este reportaje se llama 'Las posesiones más caras de Isabel II', pero también podríamos haberlo titulado 'Las posesiones más extrañas' porque eeehhh... también era dueña de una colonia de murciélagos. Al parecer, estos mamíferos encontraron acomodo en el salón principal del castillo de Balmoral, pero la reina ordenó que no los expulsaran. Todo lo contrario, sus empleados dejan salir y entrar a los murciélagos libremente porque a Su Majestad le gustaba atraparlos con un cazamariposas...

Valorado en: incalculable

Lo posee desde: 2019

Todos los delfines del Reino Unido

Photo credit: borchee - Getty Images
Photo credit: borchee - Getty Images

En 1324, el rey Eduardo II dio a conocer que "el rey poseerá todas las cosas del mar en todo el reino, ballenas y esturiones capturados en el mar o en cualquier otro lugar dentro del reino, excepto en ciertos lugares privilegiados por el rey". Parece una declaración del pasado, pero sigue siendo cierto. Isabel II fue dueña de todos los delfines, ballenas y marsopas de sus aguas.

Valorado en: incalculable

Los posee desde: 1324