Portugal da una lección a España y a Blas Cantó en Eurovisión 2021

·5 min de lectura

Por Alberto Cano. - La segunda semifinal de Eurovisión cerró la lista de participantes para la gran final de este sábado 21 de mayo, donde 26 países competirán por hacerse con el micrófono de cristal. En esta segunda gala hubo muchas sorpresas, como el rock finlandés Dark Side de Blind Channel, las divas pop serbias de Hurricane con Loco Loco o temas íntimos como Tout l'Univers del sueco Gjon's Tears, en España muy reconocido gracias a la docuserie de Rocio Carrasco.

Pero si hay una propuesta que generó una sorpresa inesperada fue la de Portugal con Love Is On My Side del grupo The Black Mamba.

The Black Mamba en Eurovisión 2021 (EBU / Andres Putting)
The Black Mamba en Eurovisión 2021 (EBU / Andres Putting)

Se trataba de un tema con ritmos soul, funk y blues que fue presentado ante el escenario del Ahoy Arena de Róterdam con una muy atractiva, sobria y cinematográfica puesta en escena con la que la banda portuguesa realizó toda una exhibición de elegancia. Los espectadores no tardaron en caer rendidos ante la canción e interpretación del grupo, puesto que no solo fue elegida para pasar a la final de Eurovisión, sino que se disparó en las apuestas hasta situarse en el top 10.

Lo curioso es que la candidatura de Portugal pasó muy desapercibida tras anunciarse que The Black Mamba representaría al país con Love is On My Side. El tema, el primero que Portugal presenta íntegramente en inglés al festival, empezó ocupando puestos muy bajos en las webs de apuestas y nadie parecía confiar en la propuesta. Inició los ensayos ocupando el puesto 26, pero tras su actuación en la segunda semifinal subió casi repentinamente a la octava posición, superando a algunas de las candidatas favoritas de la edición como Chipre, Bulgaria, San Marino o Lituania.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

No es la primera vez que a Portugal le funciona enviar una propuesta más adulta y sobria al festival. En 2017, con la participación de Salvador Sobral, huyeron del artificio y de la pirotecnia tan característica de Eurovisión para presentar una bossa-nova íntima como fue Amar Pelos Dois. La voz de Sobral y su minimalista puesta en escena no solo los llevó a ganar el festival, también a obtener el que hasta ahora es el mayor récord de puntos del festival.

Sin embargo, este 2021, ante propuestas como la de Italia, Francia o Malta que se erigen desde hace meses como las grandes favoritas a arrasar en la final, parece improbable que vaya a repetirse el éxito de Amar Pelos Dois, aunque sí parece que claro que Portugal obtendrá una posición muy digna en el certamen.

Aunque su nombre no nos suene, lo cierto es que The Black Mamba es un grupo que goza de gran prestigio en Portugal. Fue creado en 2010 por Pedro Tatanka y Miguel Casais, quienes buscaban llevar al público su gusto por el blues, el soul y el funk y la música de los 60 y 70, especialmente los estilos afroamericanos. Además de Tatanka y Casais, que se encargan respectivamente de la voz y la batería de la banda, The Black Mamba cuenta también con Marco Pombinho en la guitarra acústica, Rui Pedro “Pity” Vaz en el bajo y Guilherme “Gui” Salgueiro en el piano.

Su primer álbum, lanzado en 2010 y titulado igual que el nombre del grupo, se agotó rápidamente en tiendas y ocupó los primeros puestos en iTunes en Portugal. A este le siguieron otros dos discos, Dirty Little Brother en 2014 y The Mamba King en 2018, y numerosas giras por todo el mundo. Ahora llegan a Eurovisión con Love is On My Side, tema que habla sobre la esperanza y que curiosamente fue compuesto por Pedro Tatanka en un viaje a Rotterdam. Ahora la canción regresa a la ciudad holandesa para representar a su país en Eurovisión y cerrar así un círculo.

El caso del éxito de Portugal en Eurovisión choca respecto al de España, cuyo efecto ha sido precisamente el contrario. Aunque Blas Cantó no actuó en ninguna de las semifinales al tener España el pase a la final asegurado por ser miembro del Big Five, durante la segunda gala se vio un clip de un minuto de su actuación de Voy a quedarme y esta fue subida íntegra al Youtube de Eurovisión. Y tal y como se veía anticipando, la reacción de los espectadores europeos fue de total indiferencia y llevó a nuestro representante a bajar hasta la última posición de las apuestas.

Aunque la puesta en escena de Voy a quedarme demostró elegancia, contó con una buena realización y Blas Cantó estuvo sobresaliente a nivel vocal, la candidatura sigue quedando deslucida por un tema poco competitivo, por una propuesta escénica en la que no queda plasmada la historia personal que Blas y por una nula promoción por parte de Televisión Española. Pero sobre todo, porque cada año vamos al festival sin saber jugar las cartas, sin saber presentar una candidatura atractiva que funcione sobre un escenario como el de Eurovisión y haciéndolo todo a última hora y mal.

Tal vez deberíamos tomar ejemplo de nuestros vecinos de Portugal, quienes con una propuesta aparentemente poco eurovisiva como Love is On My Side se han metido a Europa en el bolsillo. Y es que con simplemente un tema impecable, un trabajo de puesta en escena realizado con mucho mimo y una apuesta por la emoción antes que por la grandilocuencia, se ha convertido en una de las grandes apuestas de este festival de Eurovisión de 2021.

Más historias que te pueden interesar: