El riesgo de consumir porno sin control en el confinamiento

En este confinamiento se ha incrementado el consumo de pornografía, pero si no se tiene control y se hace con medida, tiene consecuencias negativas porque convierte la masturbación en un acto mecánico para desahogarse y romper la dinámica del estrés.

Cuando se tiene un encuentro erótico lo más importante es estar presente, en el aquí y en el ahora, conectar la mente y el cuerpo para conseguir placer, pero cuando la masturbación se hace como desahogo hay una tendencia a disociar la mente y el cuerpo y esto luego se verá reflejado en las relaciones sexuales con otra persona. Iremos con un 'chip' puesto para buscar el orgasmo, pasarlo y bien y terminar.

Pero el sexo es mucho más e implica conexión con nosotros mismos y con la otra persona. El porno no te obliga a usar la imaginación y la calidad de la excitación es muy baja. Así que recuerda: el porno sí, pero siempre y cuando lo uses como una herramienta que sume y no que sustituya.