Por una compra sostenible: sin plásticos ni envases, ¡se puede!

Se acaba de celebrar el Día de la Gastronomía Sostenible, y te invitamos reflexionar sobre tus hábitos de consumo, ¿qué haces para preservar la naturaleza, ¿y por la conservación de los bosques? ¿y por una comida más nutritiva?

No sólo lo ecologistas están en contrar de envolver frutas y verduras en plástico, la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados también lo considera absurdo; y apoyan el uso de otro tipo de envases y embalajes. (Foto: Getty)
No sólo lo ecologistas están en contrar de envolver frutas y verduras en plástico, la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados también lo considera absurdo; y apoyan el uso de otro tipo de envases y embalajes. (Foto: Getty)

Bandejas de carne, de pescado, de embutidos, tetrabrik de leche, paquetes de galletas, cartones de huevos, enlatados, conservas, paquetes de pastas, de arroces… ¡todo viene embalado! Hoy en día es misión “casi imposible” encontrar alimentos o cualquier cosa que necesitemos sin que venga envuelto de un modo y otro. ¿Lo peor? Que una vez consumido, ese embalaje es para tirar lo que genera grandes cantidades de residuos contaminantes.

¿Sabías que más de 10 millones de toneladas de plástico llegan cada año a los océanos? Como consumidores hay pequeños gestos que puede contribuir a mejorar las cosas. Nunca es tarde para intentar reducir nuestra huella lo máximo posible usando bolsas de tela o envases de cristal (lo más obvio) o dando un paso más, y tal y como cuentan los colectivos ecologistas a El Confidencial, dar la bienvenida a los estropajos vegetales, cepillos de dientes de bambú, táperes de acero inoxidable o lejía biodegradable, ¿cómo lo ves?

Si te lo propones puedes hacer la compra sin plástico, envases y materiales desechables. (Foto: Getty)
Si te lo propones puedes hacer la compra sin plástico, envases y materiales desechables. (Foto: Getty)

Por ejemplo, tal y como señala tal el Dr. Carlos Fdez. Fuentes, director médico del Grupo NC Salud: “hoy en día podemos encontrar todo tipo de alimentos frescos en cualquier momento del año en nuestro supermercado. La variedad que tenemos ahora genera grandes posibilidades en nuestros platos, con alimentos de cualquier parte del mundo y en cualquier época del año. Pero, además del beneficio que supone este aumento de las variedades de frutas, verduras u otros alimentos que podemos comer a destiempo, hay que tener en cuenta lo que implica esta ventaja ya que son varios los factores que influyen tanto en nuestro cuerpo como en nuestro planeta”.

Por una parte, debemos de tener en cuenta que los alimentos que no son de temporada requieren un mayor gasto energético para producirlos. Si atendemos al lugar de origen de dicho alimento, contamos con el mismo problema de alteraciones a nivel organoléptico, esto es, alteraciones en el sabor, etc., debido a la utilización de cámaras frigoríficas para conservarlos durante el viaje. A esto se suma un valor socio-económico añadido. Es decir, que cuanto mayor sea la distancia hasta el lugar del que proviene el alimento, estaremos consumiendo un mayor número de recursos para acercarlos hasta nuestras mesas.

Utiliza tarros de cristal o tuppers de vidrio herméticos. Los alimentos se conservan mejor, hasta saben mejor y son mucho más limpios. (Foto: Getty)
Utiliza tarros de cristal o tuppers de vidrio herméticos. Los alimentos se conservan mejor, hasta saben mejor y son mucho más limpios. (Foto: Getty)

¿Y qué me dices de los envases? El uso del plástico por y para todo condiciona la sostenibilidad medioambiental. Consumimos un exceso de plásticos para envolver alimentos que, ya de por sí, cuentan con envolturas naturales que les protegen. Las frutas y verduras son un buen ejemplo de ello. Estamos totalmente acostumbrados a ver en el supermercado bandejas en las que existe ya una cantidad seleccionada de plátanos, tomates o aguacates y que resultan de gran facilidad para su compra. Pero lo que tenemos que tener en cuenta es de los millones de kilos de residuos que se generan en algo que podría evitarse al completo. Otro ejemplo muy claro lo muestran las frutas peladas y troceadas que se venden para un consumo instantáneo.

Por otra parte también se deben de tener en cuenta la cantidad de kilos de comida que se desperdician a diario tanto de nuestras neveras como de restaurantes, hoteles, etc. Esto hace que, a la vez que la comida, se están desperdiciando muchos recursos, como pueden ser los hídricos. Coge aquí especial relevancia hablar de una economía sostenible, para la cual es imprescindible tener en cuenta todo lo comentado anteriormente y poner todos los medios disponibles para que las generaciones venideras conserven todos los recursos y privilegios con los que contamos ahora. Es decir, la aplicación de las 3 “R”: reducir el despilfarro de alimentos, reutilizar las sobras y reciclar adecuadamente.

Pequeños gestos como:

  • Planificar los menús semanales para una mayor organización y previsión de lo que se necesita comprar.

  • Reciclar la basura que generamos en casa.

  • Tratar de tener a la vista los alimentos perecederos que tengan más tiempo y que se puedan echar a perder-

  • Evitar comprar productos embalados que no tendrían necesidad de estarlo.

Estas son algunas de las opciones que puedes llevar a cabo, pero ya que estás, únete al llamado “desperdicio cero”, la iniciativa que tiene por objetivo reducir al máximo la basura y contribuir así a la conservación del medio ambiente. También resulta interesante tratar de consumir productos ecológicos, ya que evitan los elementos químicos para su producción, los cuales se pueden depositar en nuestro organismo y derivar en otros problemas de mayor envergadura. Pero el cambio más significativo que podemos hacer es el de integrar la dieta mediterránea en nuestra dieta, gracias a los múltiples beneficios que trae consigo.

¿Llevas a cabo alguna de estas prácticas? ¿Qué otras medidas medioambientales crees que son necesarias?

También te puede interesar:

Zero Waste: qué puedes hacer (en casa) para evitar el despilfarro alimenticio

¡Deja de tirar comida! Cómo pasar de ‘foodwaste generator’ a reaprovechador

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente