Por qué The Boys (Amazon) es más grande que cualquier serie de Marvel en Netflix

Hace tiempo que las adaptaciones de superhéroes ya no son solo cosa del cine. Las series basadas en los comics de Marvel y DC llevan una larga temporada abriéndose camino con todo tipo de propuestas, y la cosa se pondrá aún más calentita ahora que Disney+ y Warner Bros. preparan un arsenal de contenido para sus nuevas plataformas. Sin embargo, este año hubo una serie que dio la estocada inesperada a los reyes del género: The Boys de Amazon Prime Video.

The Boys (Jan Thijs; Amazon Prime Video)

Y para rematar su éxito acaba de ser nombrada la serie de superhéroes más popular, por encima de las que Netflix hizo con Marvel. Y solo hay que ver su primer capítulo para entender por qué.

Para empezar, recordemos que Marvel y DC no son los únicos hogares de las viñetas, también tenemos Dark Comics -de donde salió el éxito de Netflix, The Umbrella Academy- o Dynamite Entertainment, el hogar de The Boys. Esta serie de ocho capítulos se estrenó a finales del mes de julio en Amazon, con una campaña promocional inmensa (seguramente viste los carteles en autobuses o el metro) y una historia que aportó un soplo de aire fresco a un género que lleva tiempo colmando la televisión y el cine. Y según las últimas estadísticas, su primera temporada ha sido más popular que el inicio de cualquiera de las adaptaciones de Marvel en Netflix. Es decir, Daredevil, Jessica Jones, Iron Fist y Luke Cage.

La firma Parrot Analytics analizó los resultados de la primera temporada con el resto de las series de Marvel en Netflix, al tratarse de propuestas que estaban dirigidas al mismo grupo demográfico y con un rating similar debido a los niveles de violencia y temática. Los resultados de la estadística fueron publicados por ScreenRant, colocando a The Boys por encima de todas.

Una de las explicaciones más evidentes al fenómeno es que la serie de Amazon bebe del éxito inaugural del resto, ya que fueron ellas las que abrieron el camino a series más adultas alejadas del Universo Cinematográfico de Marvel dedicado a un público más amplio. Digamos que The Boys lo tuvo más fácil para llegar al público que el superhéroe ciego de Marvel. Y es que Daredevil fue la primera de todas, que por muy buena que fuera su primera temporada, fue más bien un experimento para testear la disponibilidad del público a pasarse al mundo de las series con otras historias salidas de las viñetas. Corría el año 2015, la demanda aún era baja y Netflix no tenía el poderío de ahora.

El experimento funcionó. La serie protagonizada por Charlie Cox fue un éxito, dando luz verde a Jessica Jones, cuya primera temporada tuvo más demanda que Daredevil según la firma de estadísticas, y que a su vez sembró el camino para la primera tanda de su spin off, Luke Cage, y luego Iron Fist. Pero en las cifras encontraron que todas ellas tuvieron demanda en la primera semana del estreno, para luego bajar un mes más tarde. Sin embargo lo conseguido por The Boys es diferente.

The Boys (Jan Thijs; Amazon Prime Video)

Básicamente, la demanda fue creciendo, multiplicándose por tres después de la semana del estreno, gracias sobre todo a una campaña de marketing que fue in crescendo, las buenas críticas y al “boca a boca” entre usuarios que compartían el hype por la serie en redes sociales.

De todos modos, dejando a un lado las estadísticas, el éxito de The Boys no me sorprende. Se trata de una serie diferente que deja en shock al espectador desde el primer episodio, sin pedir permiso ni disculpas. Te sacude de repente y ya no hay vuelta atrás. La serie no espera para causar conmoción, sino que utiliza sus primeros 60 minutos para dejar claro que estamos ante una propuesta cargada de sangre y dosis de violencia, en donde los malos son muy malos y los buenos tampoco lo son tanto.

La historia desafía al resto de propuestas de superhéroes que vimos en series y cine, a excepción de Deadpool por ser a la que más se parece. Aquí estamos ante un grupo de superhéroes de tipo Vengadores que utilizan sus poderes para vender una imagen de salvadores cuando, en realidad, abusan de quien pueden solo porque pueden. La serie analiza los límites del poder cuando se tiene, presentando a unos héroes asesinos, abusadores y perturbados que, de repente, suman a una heroína pueblerina e inocente.

Pero lo mejor de todo es que la trama no se centra en ellos como únicos protagonistas, sino en unos antihéroes de a pie que quieren desenmascarar la realidad. Una cruzada que comienza cuando la novia del protagonista es atropellada, literalmente, por el superhéroe más rápido del grupo. Una especie de Flash que la desintegra por completo.

The Boys (Jan Thijs; Amazon Prime Video)

The Boys es una serie que por momentos resulta incómoda, pero valiente en su propuesta. Es original y efectiva, y no desaprovecha el tiempo en desarrollar sus tramas, utilizando cada minuto de sus ocho episodios para no perder nuestra atención. En cada capítulo hay acción y en cada capítulo se revela algo nuevo. La trama avanza y no se estanca, mientras mantiene su dosis irreverente de principio a fin.

A pesar de la popularidad que describen las estadísticas, es cierto que The Boys no es para todo el mundo, pero sirve para demostrar que existe mucho material en el mundo del comic aun por explorar (HBO será la próxima con su versión de Watchmen). Pero merece la pena darle una oportunidad si todavía no entraste en la locura que la rodea.

Otras recomendaciones del streaming:

Recordando a 'Dolores Claiborne', la película de Stephen King más infravalorada

Fleabag, la serie sensación del momento: cuando una mujer no tiene miedo a reírse de sí misma

Diagnosis, la serie de enfermedades raras que se convertirá en tu nueva obsesión de Netflix

'The Affair', la serie que demuestra cómo los hombres y mujeres nos percibimos de forma diferente