Por qué te equivocas (y mucho) cuando pides bebidas 'light' o 'zero'

Mónica De Haro

Piensas que te cuidas más al elegir esta opción pero ¡cuidado! Tomar a diario refrescos o zumos ‘light’ no sólo atrofia tu cerebro y empeora tu memoria, también podría provocarte alzhéimer o ictus

Tomar más de 5 bebidas azucaradas, edulcoradas, light o zumo por semana puede aumenta el riesgo de padecer síndrome metabólico. (Foto: Getty)
Tomar más de 5 bebidas azucaradas, edulcoradas, light o zumo por semana puede aumenta el riesgo de padecer síndrome metabólico. (Foto: Getty)

Las bebidas azucaradas (aunque sean ‘light’) son responsables de la actual pandemia de obesidad y de las enfermedades asociadas como las cardiovasculares y la diabetes, según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Obviamente, los peligros se asocian a una ingesta elevada de estos productos, es decir, a las personas que toman a diario este tipo de refrescos.

Sin embargo, los expertos acaban de lanzar otra advertencia a los consumidores (y un órdago a los fabricantes) al afirmar que las bebidas ‘light’ atrofian el cerebro. Por tanto, el daño no se focalizaría -como se pensaba hasta ahora- en el corazón sino que hay otros órganos vitales que pueden verse seriamente afectados por un consumo excesivo.

¿Realmente son una opción saludable? (Foto:istock/Getty)
¿Realmente son una opción saludable? (Foto:istock/Getty)

De hecho, un estudio llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (EE.UU.) muestra que las personas que consumen frecuentemente bebidas azucaradas tienen una memoria episódica más débil y un menor volumen total cerebral.

Publicado en Alzheimer’s & Dementia y Stroke, el estudio también alerta de que las personas que beben a diario refrescos dietéticos –como los ‘light’ o ‘zero’– presentan, frente a aquellas que toman como máximo una de estas bebidas a la semana, un riesgo tres veces superior de desarrollar la enfermedad de Alzheimer o de sufrir un ictus.

“Más concretamente, añade Matthew Pase, director de la investigación, quienes los consumen tienen un alto riesgo de sufrir un ictus isquémico, en el que los vasos sanguíneos cerebrales se ven obstruidos, y la enfermedad de Alzheimer, la forma más común de demencia”.

Además de los refrescos y los zumos, los néctares y aguas de sabores también están bajo la lupa. (Foto: Getty)
Además de los refrescos y los zumos, los néctares y aguas de sabores también están bajo la lupa. (Foto: Getty)

Ante esta afirmación, la Asociación del Alzhéimer señala que los mayores factores de riesgo para la enfermedad del Alzhéimer son el aumento de la edad, la historia familiar y la genética, no el azúcar, de ninguna fuente.

“La correlación no significa necesariamente causalidad”, aclara Dean M. Hartley, director de Iniciativas Científicas de la Asociación del Alzheimer de Estados Unidos. Por su parte, William Dermody Jr., vicepresidente de política de la Asociación Estadounidense de Gaseosas, el principal lobby de la industria de refrescos en Estados Unidos., señala que “Los autores de este estudio reconocen que sus conclusiones no pueden ni prueban causa y efecto.

En realidad, el aspartamo (principal edulcorante artificial) está declarada como una sustancia segura en unos 90 países. La Organización de Alimentos y Agricultura de Naciones Unidas (FAO) establece la dosis máxima diaria en 40 miligramos por kilo de peso.

Por lo tanto, para superar esta dosis, una persona tendría que tomar un total de 14 refrescos edulcorados con aspartamo para que se considerara un riesgo para la salud. No obstante, hay que recordar, que alimentos como los yogures o las gominolas también cuentan con aspartamo.

El consumo regular (1 o 2 latas) de refrescos de dieta puede aumentar hasta 60 por ciento el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. (Foto: Getty)
El consumo regular (1 o 2 latas) de refrescos de dieta puede aumentar hasta 60 por ciento el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. (Foto: Getty)

Una de las razones es que el aspartamo provoca un aumento de azúcar en la sangre y picos en los niveles de insulina, lo cual podría generar una mayor resistencia, favoreciendo la aparición de esta enfermedad explica un estudio publicado en American Journal of Clinical Nutrition.

No obstante, al margen de estas apreciaciones, esta nueva investigación demuestra la relación entre el consumidor de estas bebidas ‘saludables’ y factores de riesgo cardiometabólicos, desencadenantes de patologías cerebrovasculares y demencia.

Para demostrarlo, los autores sometieron a 4.000 participantes del Estudio de Salud de Framingham (FHS) mayores de 30 años a pruebas de imagen por resonancia magnética y a distintos test cognitivos. Al mismo tiempo, durante 10 años realizaron un seguimiento a 2.888 personas mayores de 44 años para analizar la relación entre el consumo de estas bebidas y el ictus, y de 1.484 participantes mayores de 59 años para evaluar una posible asociación con la demencia.

Los resultados confirman los perjuicios para el cerebro que conlleva el consumo de refrescos, zumos y bebidas azucaradas. Un efecto negativo que, según indican los autores, no se explican por la posible presencia de enfermedades preexistentes, caso de las patologías cardiovasculares, la diabetes o la hipertensión arterial.

“Sabemos que limitar los azúcares añadidos es una estrategia importante para una buena nutrición y un peso saludable, y hasta que sepamos más al respecto, la gente debería utilizar las bebidas artificialmente edulcoradas con precaución. Es cierto que pueden jugar un papel en el caso de las personas con diabetes o que tratar de perder peso, pero debemos alentar a la gente a que beba agua, leche semi o desnatada u otras bebidas sin edulcorantes añadidos“, concluye Rachel K. Johnson, ex presidenta del Comité de Nutrición de la Asociación Americana del Corazón (AHA).

¿Qué opinas de estos productos? ¿Sueles consumirlos? ¿Te han ayudado a perder peso o crees que no funcionan e incluso que podrían empeorar las cosas?

También te puede interesar:

Deja de tomar esto, además de adelgazar (sin esfuerzo), evitarás muchas enfermedades crónicas

Cómo evitar que el azúcar que consumes a diario empeore tu salud

3 razones sorprendentes para dejar los refrescos