¿Por qué Sergio Ramos no empieza la autocrítica por él mismo?

Sergio Ramos se lamenta durante el partido ante el Betis. (Foto David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images)

“Hemos estado intermitentes. El resultado es bastante justo y hay que hacer autocrítica”. Son las palabras del capitán del Real Madrid, Sergio Ramos, tras finalizar el encuentro ante el Real Betis Balompié. El teórico líder del equipo salía a dar la cara después de completar otros nefastos 90 minutos donde, como ya es costumbre, había tenido un impacto directo en los dos tantos encajados por Thibaut Courtois en un nuevo partido que ya forma parte de su colección personal de errores de bulto.

“En función del marcador que llevábamos nos hemos conformado con eso y nos hemos acomodado atrás. Deberíamos haber tenido más intensidad y luchado ciertas ocasiones”. En otras palabras, el encargado de sacar la defensa, construir los primeros pases de la fase ofensiva y aportar la solidez necesaria para marcar la diferencia en su propia área decidía repartir las culpas entre sus compañeros.

No obstante, el ‘4’ del Real Madrid daba carpetazo a la entrevista sin mencionar ninguna de sus decisivas dos acciones para poner en bandeja de plata la victoria del Betis. En este sentido, cabe recordar que el primer gol de Sidnei vino precedido de una absurda conducción de Sergio Ramos donde decide conducir el balón en salida, se le marcha largo y acaba arrollando al jugador del Betis para cometer penalti. A continuación, el balón acaba en los pies del brasileño que no duda en fusilar a Courtois.

Por otro lado, en el segundo gol de los hombres de ‘Rubi’, Karim Benzema envía un balón muy comprometido para el central, pero Ramos, quien ya estaba mal posicionado previamente, decide acabar de regalar su espacio. Así, no llega al balón, pierde el duelo y el conjunto verdiblanco encuentra una autopista en su zona con la consecuencia de hacer el gol de la remontada definitiva.

Raphael Varane: “Estábamos desorganizados arriba y necesitamos tener regularidad. Hoy ha sido un bajón, pero confiamos en darle la vuelta”.

Pese al tiempo que quedaba por delante y la entrada previa de Mariano Díaz y Federico Valverde al campo, un movimiento que ya aseguraba presencia en el remate y llegada de segunda línea, Sergio Ramos se colocó definitivamente como un delantero centro más. Con ello, en lugar de remendar sus dos desafortunadas acciones defensivas, desorganizó el sistema ofensivo del equipo, arrebató las zonas de remate a Mariano Díaz e incluso hasta le quitó algún remate franco al dominicano.

En una de sus peores temporadas desde que llegó al Real Madrid, Sergio Ramos sigue optando por frustrarse pocos minutos después de cometer errores defensivos y actuar como un delantero anárquico. Una fórmula que repite el conjunto blanco hasta la saciedad cuando el resultado es adverso y que, sorprendentemente, nunca sale bien. Entre tanto, el Real Madrid ya ha perdido la ventaja obtenida en El Clásico frente el Barça con Sergio Ramos como protagonista. Una semana más, el capitán aparece en todos los goles contrarios.

Más historias que te pueden interesar: