Por qué se hinchan las manos y los pies

Seguro que te ha pasado alguna vez, notar de pronto las manos y los dedos tan hinchados que incluso no puedes quitarte los anillos. Estas son algunas causas que generan hinchazón y enrojecimiento en manos y pies

Las manos hinchadas pueden ser síntoma de mala circulación de la sangre, exceso de sal en la alimentación, artritis o retención de agua o líquidos. (Foto: Getty)

La hinchazón generalizada está comúnmente causada por problemas circulatorios y un exceso de líquidos en los tejidos (edema), que pueden ser temporales y desaparecer por sí mismos, o que pueden deberse a problemas de salud como insuficiencia cardíaca, insuficiencia hepática o trastornos renales (en especial el síndrome nefrótico, una enfermedad del riñón asociada a un aumento de colesterol y triglicéridos en la sangre.)

Aunque la retención de líquidos es la causa principal de la hinchazón o edema, los problemas circulatorios suelen aparecer si hay colesterol alto, presión arterial alta o descompensada, u otros motivos, que hacen que la circulación empeore, sobre todo en brazos y piernas; por ello puedes notar las manos hinchadas y con edema.

Aunque un masaje ayuda aliviar el dolor y combatir la pesadez de piernas, es aconsejable ir al médico general o cardiólogo para identificar la causa e iniciar el tratamiento. (Foto: Getty)

A su vez, la mala circulación provoca una acumulación de sangre. Muchas personas obesas de mediana edad o mayores suelen presentar hinchazón leve al final del día, debido a la acumulación de sangre. Esto puede estar relacionado con la alimentación o con la falta de ejercicio.

Edemas que dejan huella

En caso de hinchazón de pies y tobillos hay que comprobar “si dejan huella cuando se los presiona con el dedo”, cuenta el doctor Javier Segovia, presidente de la Sección de Insuficiencia Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), ya que la presencia de hoyuelo (fóvea) podría ser una manifestación de insuficiencia cardiaca, una situación en la que el corazón es incapaz de bombear sangre en cantidad suficiente para llevar riego a todos los órganos del cuerpo. 

Además, el experto señala que si aparece hinchazón en las piernas durante varios días y va acompañada de otros síntomas como mareos, cefaleas, falta de aire, sudoración fría o incluso de una pérdida de consciencia transitoria podría ser un indicio de emergencia cardíaca.

¿Un trastorno inflamatorio crónico?

También podríamos estar ante un caso de artritis reumatoide (AR), una forma de artritis y un tipo de enfermedad autoinmune que genera hinchazón en las manos, muñecas, pies y rodillas. Suele provocar rigidez, dolor y dificultad para mover articulaciones. Además causa enrojecimiento en o cerca de la articulación. Ocurre cuando el sistema inmunitario del cuerpo ataca su propio tejido articular.

El aumento del diámetro de los nudillos y la inflamación son manifestaciones de artritis reumatoide. Aunque también podría tratarse de una reacción alérgica o una infección; ocurre cuando los gérmenes entran en nuestra piel por alguna lesión, a veces basta un pequeño corte o herida. (Foto: Getty)

Tener los pies o las manos rojas e hinchadas también podría ser un indicio de artritis psoriásica, una enfermedad inflamatoria autoinmune crónica caracterizada por la inflamación de las articulaciones.

Esta enfermedad también causa dolor, rigidez e hinchazón en las articulaciones y alrededor de ellas y frecuentemente aparece entre los 30 y 50 años de edad, aunque se puede desarrollar en cualquier momento de la vida. Aunque la causa exacta de la artritis psoriásica se desconoce, se cree que los genes, el sistema inmunitario y factores ambientales contribuyen a su aparición.

Problemas con la báscula

Pero hay otras razones más simples por las que se pueden hinchar las manos y los pies como el exceso de peso, el tener unos kilos de más, provoca alteraciones en nuestro sistema linfático, haciendo que retengamos líquidos tanto en manos como en pies. Los sentimos hinchados, no nos caben los zapatos, por ejemplo, y en las manos sentimos como un hormigueo ante esos dedos ligeramente hinchados.

Muchas personas mayores suelen presentar hinchazón leve al final del día, debido a la acumulación de sangre. Esto puede estar relacionado con la alimentación o con la falta de ejercicio. (Foto: Getty)

Ojo con los condimentos

Como sabrás, llevar una dieta alta sal, tomar algunos medicamentos (para la presión arterial alta, diabetes, esteroides o píldoras anticonceptivas), o incluso por la práctica de ejercicio.

En el caso de la comida, tiene más importancia de la que piensas. Una dieta con exceso de sal provoca retención de líquidos, y como te hemos explicado, la retención de líquidos es prima hermana de la hinchazón. Todo esto se soluciona fácilmente, con ejercicio, una buena hidratación a través de la dieta, que debe ser lo más sana y verde, rica en magnesio y potasio (esto abre las arterias).

 “Los alimentos ricos en sal, azúcares y grasas saturadas nos hacen retener líquidos, dificultan la digestión y terminan hinchándonos. Pero también lo hacen alimentos saludables y ligeros como las manzanas, y algunas verduras y legumbres”, cuenta en La Vanguardia la dietista Montse Feliu.

Para solucionarlo basta con beber más agua, dar una caminata de 20 minutos y tomar, por ejemplo, un té diurético como el de perejil, para combatir la hinchazón de las manos, piernas y pies

Por otro lado, el Dr. Segovia recomienda “comer de manera equilibrada, consumiendo muy poca sal y controlando el azúcar, haciendo ejercicio diario a una intensidad moderada, y olvidándonos del tabaco podemos prevenir los factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, niveles de colesterol elevado, diabetes, obesidad), cuidando así nuestra salud cardiovascular”.

Apúntate a los diuréticos naturales como el té verde, el apio, las zanahorias, los tomates, la cebolla, la berenjena, los espárragos, la alcachofa, el berro, el pepino, las coles de Bruselas, la lechuga…

Y cuando notes que se te hinchan las manos haz estos ejercicios compensatorios:

  1. Mover el pulgar hacia dentro y hacia fuera repetidamente, algo tan sencillo consigue restablecer el equilibrio de los líquidos.

  2. Abrir y cerrar las manos, doblando los dedos, porque este simple ejercicio ayuda a drenar el exceso de líquidos.

  3. Introducir los pies o las manos en un balde con agua caliente y luego fría también es una excelente estrategia.

  4. Juntar las palmas de las manos como si estuvieras orando y levantarlas por encima de tu cabeza. Esto también nos ayuda a compensar nuestra circulación.

  5. Los guantes y medias compresoras también son muy útiles ya que ejercen una presión adecuada en manos, pies y dedos, liberando el exceso de líquido.

Y recuerda, además de la mala circulación, cuando los pies o las manos se hinchan puede estar provocado por otras causas como la diabetes, la hipertensión, la insuficiencia cardiaca o renal, y por lo tanto debes observar si hay otros síntomas como poca o mucha orina, taquicardia o cansancio excesivo al hacer pequeños esfuerzos. Si es así, no lo dejes, y acude al médico a obtener un diagnóstico preciso.

También podría interesarte:

Piernas hinchadas: podría ser un aviso de que el corazón no funciona tan bien como debería

A los 20 también puedes tener calambres (y varices) en las piernas

Aliados naturales para combatir la celulitis, un trastorno más circulatorio que estético

Los mejores remedios contra las piernas cansadas

Por qué tus piernas y tobillos tienen este aspecto