Por qué las oficinas pueden convertirse en un caldo de cultivo de covid-19 en esta segunda fase

Por qué las oficinas pueden convertirse en un caldo de cultivo de covid-19 en esta segunda fase

Ahora que empezamos a salir del confinamiento, en algunos territorios antes que en otros, a muchos nos asaltan dudas: ¿qué distancia hay que mantener con la gente que hace deporte? ¿cómo va a organizarse el transporte público? ¿cómo consigo medir la distancia de seguridad?

Pero de lo que no parecemos ser tan conscientes es de que los riesgos de contagiarse son mayores en los espacios cerrados, y que la cosa se complica si pensamos en espacios poco ventilados. Y esto es un problema de cara a volver a las oficinas.

Porque, si nos paramos a pensarlo, una oficina no suele tener buena ventilación. Dejando al margen que para acceder a muchas de ellas hay que coger un ascensor, tal vez la mejor definición de sitio poco ventilado – sí, existe la posibilidad de subir por escalera, pero eso plantea otros problemas logísticos – una oficina es el lugar más propicio para los contagios.

Varios estudios – por ejemplo este, aunque sea un preprint – demuestran que el factor que más aumenta el riesgo de contagio es compartir un espacio con personas ya contagiadas. Algo que en una oficina es casi inevitable.

De hecho, el factor “tiempo de exposición”, por llamarlo de alguna manera, es muy importante. Que te pase una persona corriendo, por mucho que tenga la respiración acelerada, a una distancia menor que la de seguridad, pero durante un tiempo muy breve, supone muy poco riesgo.

Y aquí entramos en el tema de la ventilación. Renovar el aire ayuda a evitar que la cantidad de virus en una determinada sala aumente. Es como tener un vaso de agua con azúcar y echar más agua.

Pero si por diseño el edificio no está pensado para renovar el aire, o no hacerlo más que de una manera limitada, como ocurre en muchas oficinas por cuestiones de climatización, la cantidad de virus no disminuirá. Y tendremos una exposición mayor.

¿Significa esto que no es seguro volver a las oficinas? Lo que es importante es que seamos conscientes de que un entorno cerrado, con poca ventilación o renovación de aire, es un lugar con mayor riesgo de contagio y que por lo tanto las oficinas – así como hospitales, gimnasios, prisiones… - tendrán que repensar la manera en que se vuelva a la actividad.

Más historias que te pueden interesar: