¿Por qué las carreteras no están llenas de coches autónomos, si la tecnología ya se ha inventado?

Estamos terminando 2019. Un montón de compañías tecnológicas llevan años investigando y desarrollando los coches autónomos, vehículos que conducen solos por la carretera. Se han hecho pruebas en autopistas y calles, ye incluso marcas como Tesla lo han incluido en sus últimos lanzamientos. Sin embargo no es para nada una tecnología que esté en las calles y que se haya popularizado. ¿Por qué?

Elon Musk, el fundador de Tesla, asegura que sus coches están cerca de ser completamente autónomos, pero que todavía falta tiempo para que se cumpla el sueño de que todo el mundo a bordo pueda echarse una siesta mientras su vehículo les lleva sanos y a salvo a su destino.

¿Por qué las carreteras no están llenas de coches autónomos, si la tecnología ya se ha inventado? REUTERS/Edgar Su

 Aparentemente, los coches autónomos de Tesla, de Google o incluso de marcas como Ford ya funcionan perfectamente… en circuitos o en autopistas. Sin embargo, las pruebas realizadas en condiciones normales no arrojan resultados especialmente esperanzadores.

 Buen ejemplo de este fracaso en las pruebas es el de Uber. Elaine Herzberg, una mujer de 49 años, murió atropellada por un coche autónomo de Uber en marzo de 2018. Según datos de la investigación oficial, el vehículo sí que detectó la presencia de la mujer, pero decidió continuar su marcha, con fatales consecuencias.

 Al parecer, el sistema detectó a tiempo que Herzberg cruzaba de manera indebida la calle en medio de la noche, pero no la esquivó con un volantazo o frenando: simplemente decidió continuar como si no pasara nada, matándola en el acto. Eso sí, cuando percibió el golpe en el capó, el coche frenó en seco.

Este tipo de circunstancias serían intolerables en el mundo real, por supuesto. Y sin duda, es en buena parte responsable del parón que sufre el mundo de los coches autónomos.

 En Estados Unidos, el país en el que más se está investigando y desarrollando el coche autónomo, 41 de los 50 estados que forman la nación han elaborado leyes que regulan su uso. Sin embargo, aunque empresas como Cruise, propiedad de General Motors, o Aurora, propiedad de Amazon, publicitan sus pruebas en el mundo real, no hay fecha de que pongan uno de sus vehículos en la calle.

Dan Albert, un historiador especializado en el mundo del automóvil y autor de "Are We There Yet?", da un nuevo motivo del retraso. Para él, algunas compañías han exagerado los beneficios de sus sistemas de "autoconducción", y se necesitan comunicaciones más claras sobre lo que la tecnología puede y no puede hacer.

 Pero no hay duda de que los vehículos autónomos eventualmente extenderán las opciones de movilidad a las personas mayores, las personas con discapacidades y otras personas que no tienen acceso o la capacidad de conducir solos. Y todavía hay esperanzas de que reduzcan la cantidad de muertes en las carreteras.

 Finalmente, ¿cuándo llegarán estos vehículos?

 En un reportaje publicado en la CNBC, varios expertos predicen cuándo llegará el momento. "Esperamos que los vehículos de nivel cuatro sean factibles en pequeñas cantidades en los próximos cinco años", asegura Chris Urmson, CEO de Aurora. "Lo que eso significa es que probablemente verás cientos o quizás miles de vehículos, ya sea entregando paquetes o moviendo personas por los vecindarios, o tal vez transportando productos en nuestras autopistas".

"Esto es algo que necesitamos hacer con la sociedad, con la comunidad y no con la sociedad", dijo. “Y nos lo tomamos muy en serio. Estamos construyendo sistemas de seguridad que tendrán un gran impacto positivo en la vida de las personas. El adagio tecnológico de "moverse rápido y romper cosas" seguramente no se aplica a lo que estamos haciendo aquí”, defiende el ejecutivo de la empresa especializada en coches autónomos.

Más historias que te pueden interesar

El FBI advierte que las Smart TV esconden un enorme peligro

El lado oscuro de los coches autónomos: destruirán hasta 128 tipos de trabajos

VW sigue el ejemplo de BMW y prueba coches autónomos en Alemania