Por qué no deberías sucumbir a la fiebre del nail art (entre otros beauty-hits)

Uñas de gel, manicura permanente, pestañas postizas... Los dermatólogos españoles alertan de los peligros que conllevan las lacas de uñas de duración prolongada y los pegamentos de pestañas postizas, ¿son malos para la piel y la salud?

Apasionada del nail art y de los diseños más arriesgados, la actriz Blanca Suárez suele lucir unas manos perfectas en cada una de sus apariciones públicas. (Foto: Getty)

Influencers y celebrities han elevado este ritual de belleza a la categoría de básico y prácticamente nos vemos obligadas a llevar siempre la manicura perfecta. Pero no solamente se ha popularizado el uso continuo de esmaltes de duración prolongada semipermanente, las pestañas postizas o las extensiones también se han puesto de moda.

Cómo será la cosa que ni siquiera para vivir una experiencia tan primitivamente bestial como Supervivientes, Isabel Pantoja ha renunciado a este hábito. La tonadillera ha exigido tener sus manos perfectas y gozar de ciertos privilegios para seguir luciendo su cabellera tan larga y brillante como siempre, sin rastro de canas.

La demanda ha crecido tanto que marcas como O.P.I, Deborah, Pronails, Loreal, Essence o Essie han sacado al mercado sus propios esmaltes de gel semi-permanente e incluso algunas venden el kit completo con la lámpara UV o LED incluida, lo que ha provocado un aumento de las dermatitis alérgica. La cosa se nos ha ido de las manos, y los especialistas advierten que su uso puede ser nocivo, ¡y no solo para las uñas!

Esta tendencia"sumada a la comercialización de kits domésticos, ha provocado un aumento en el diagnóstico de la dermatitis alérgica por contacto tanto en ámbitos profesionales como no profesionales", según han contado más de 1.600 especialistas reunidos en el encuentro anual organizado por la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Además de debilitarlas, un abuso de la manicura permanente también pueden provocar infecciones por hongos o bacterias en las uñas e, incluso, reacciones alérgicas a los químicos que componen los geles y esmaltes. (Foto: Getty)

La aplicación consecutiva del esmaltado en gel puede causar debilidad, pérdida de brillo y una mayor facilidad de ruptura. Pero lo peor que puede pasar por el abuso de manicura y las lacas no es que afee tus uñas y estén quebradizas, con manchas o estrías.

Estas son según la Fundación Piel Sana, las alteraciones más frecuentes derivadas de la obsesión por lucir una manicura a la moda. Además, podría camuflar enfermedades de las uñas si se usa repetidamente, e incluso enmascarar signos de otras patologías que se manifiestan a través de ellas como problemas renales, hepáticos, endocrinos y cutáneos.

Y es que los expertos alertan de que el mal uso de cosméticos que contienen acrilatos, junto con la percepción de que no hay repercusión para la salud, está incrementando los casos de dermatitis. Por eso, consideran importante dar a conocer los efectos secundarios asociados a estos productos y regular su uso.

“Es lo mismo que se ha hecho anteriormente con las tiazolinonas, conservantes con amplia difusión en cosméticos habituales como toallitas limpiadoras, cremas o productos de higiene y limpieza”, apunta la doctora Tatiana Sanz, miembro del Grupo de Dermatitis de Contacto y Alergia Cutánea de la AEDV.

El mayor peligro de estas sustancias, y en concreto de los acrilatos es que pueden provocar una reacción cruzada entre ellos. De manera que si has desarrollado una sensibilización puntual a un alérgeno concreto, puede asociarse a otros acrilatos y repercutir en la vida futura del paciente.

Así puede llegar a afectarte

Al parecer la exposición a acrilatos utilizados para otras finalidades podría derivar en dermatitis de contacto a pegamentos. Por ejemplo, los expertos mencionaron que la sensibilización al pegamento de las pestañas postizas puede provocar alergias a otros productos como los pegamentos quirúrgicos, los adhesivos médicos o los cementos utilizados en odontología y traumatología.

Es decir, que si dentro de unos años tienes que someterte a alguna intervención por cuestiones de salud podrías tener un problema serio.

Esta técnica para lucir unas manos o pies perfectos durante más tiempo puede dañar la lámina ungueal y hacer que las uñas se hagan más finas, pierdan brillo y se rompan con más facilidad. (Foto: Pinterest/Cosmopolitan)

Por otro lado, hay que recordar que incluso se ha llegado a asociar con un mayor riesgo de cáncer de piel. Y ¡cuidado! Que las lámparas de secado de las uñas tampoco se libran. Hay casos descritos en la literatura médica de cáncer de piel en las manos, que probablemente se deban a estas lámparas. Así que aunque la dosis de UVA recibida tras una manicura sea baja y no tenga grandes efectos a largo plazo, a falta de estudios concluyentes sobre los efectos y la regulación de estas lámparas, lo más sensato es utilizar protección solar (con cobertura UVA, por supuesto) antes de la sesión de manicura.

Más productos que deberías evitar

Los expertos también han puesto el foco sobre otros alérgenos muy frecuentes que pueden pasar desapercibidos como los antioxidantes galatos, incluidos en las barras de labios hidratantes o las fragancias de las pastas de dientes y desodorantes.

Los textiles también han sido objeto de debate por producir alergias debido a los alérgenos que incluyen los tintes y antioxidantes de las gomas de las prendas sintéticas.

Otra de las dificultades que presentan estos alérgenos es que la dermatitis no siempre afecta a la zona donde se ha aplicado el acrilato. Es decir, no hay una relación directa entre la localización sobre la que se ha producido el contacto y el lugar donde se ha producido la reacción alérgica.

Con lo cual las sustancias que generan reacción se pueden trasladar, a través de las manos (o vía aerotrasportada) a otras zonas difíciles de identificar ya que no es el mismo sitio en el que se ha aplicado el producto. Esto generará proceso de búsqueda junto con el paciente para identificar los productos causantes.

En resumen, no conviene plantearse la manicura semi-permanente de forma frecuente. Si aún así vas a hacerlo, pon en práctica estas medidas preventivas:

  • No llevar estos esmaltes más tiempo del recomendado, máximo 3 semanas.

  • Realizar un mantenimiento adecuado, y no retirar cutículas.

  • Mantener la uña hidratada.

  • Usar solo productos de calidad, aunque sean más caros, y nada de comprar esmaltes por Internet. Según este estudio de la OCU, más de 16 esmaltes incluyen sustancias tóxicas.

  • Aplicar primero una base protectora.

  • Usar un top coat para proteger el crecimiento y el brillo final.

  • Acudir a un experto para que retire el esmalte del modo adecuado.

  • Si la uña no está sana (revisa el color y la dureza) evitar este tipo de manicura.

  • Intercala el uso de gel semipermanente (resérvalo para ocasiones especiales) con el esmaltado estándar para dar un respiro a las uñas y dejar que crezcan y se reparen.

  • Incluir una crema con fotoprotección en la piel de manos y pies en la rutina de la manicura o pedicura.

¿Eres fan de la manicura permanente? ¿Usas postizos a menudo?

También puede interesarte:

Onicomicosis: lo peor de estos hongos no es que afeen tus uñas

Las uñas perfectas de Isabel Pantoja causan enfado en la red

Si estás enferma, tus uñas te lo dirán

La cosmética con placenta, el nuevo beauty-hit para esta temporada

Hongos en las uñas, más que un problema estético