Por qué 'La costa de los mosquitos' arrasa entre el público pero la crítica la detesta

·6 min de lectura

A estas alturas del partido, a casi nadie le debe extrañar que la crítica y el público de vez en cuando no estén de acuerdo en su opinión sobre una película o serie en particular. Sucede a menudo -más ahora con las redes sociales como hervideros de la opinión viral-, después de todo cada uno ve el producto con expectativas, gustos y ojos diferentes. Sin embargo, en los últimos días ha comenzado a circular una disparidad con la nueva serie de Apple TV+, La costa de los mosquitos, que a primera vista se antoja incomprensible.

El público la está alabando y dándole puntajes altísimos en webs especializadas, pero los sitios que recopilan críticas de medios le están dando porcentajes por debajo de la media habitual. Yo misma, que me dedico a las críticas también, me quedé estupefacta al ver la reacción negativa de otros medios cuando los dos capítulos estrenados hasta ahora me dejaron enganchadísima.

Pero después de mucho leer, buscar y comparar creo haber encontrado el secreto que explica la diferencia.

La costa de los mosquitos, cortesía de Apple
La costa de los mosquitos, cortesía de Apple

Si les suena el título de la serie es porque La costa de los mosquitos es la adaptación de la popular novela de Paul Theroux, adaptada previamente en la película que hizo Harrison Ford en 1986. En esta ocasión, la serie cuenta con el sobrino del autor en el papel protagonista, Justin Theroux (The leftovers), interpretando al idealista pero narcisista Allie Fox. La diferencia más evidente entre la novela (y la película) con la serie, es que esta nueva adaptación moderniza algunos aspectos de la historia para hacerla creíble a nuestros días y cambia la motivación inicial de sus personajes. En la historia original, Allie Fox era un inventor desilusionado con el capitalismo que traslada a su familia a Belice con la intención de formar una comunidad autosuficiente, con consecuencias nefastas. En la serie, Allie también es inventor, idealista y anti-consumo, con la diferencia de que su viaje comienza como una huida junto a su esposa Margot (Melissa George) y sus dos hijos tras llevar varios años siendo prófugos de la justicia. De momento, y tras dos episodios, no sabemos qué crimen cometieron, quién lo cometió o por qué.

Confieso que, hasta ahora, la serie me convenció por el tono trepidante, dramático y prometedor de la trama. Los espectadores somos testigos de dos personajes protagonistas que parecen ocultar más de lo que enseñan, que albergan una naturalidad criminal o antisistema todavía por descubrir. Justin Theroux y Melissa George forman una dupla de lo más efectiva como estos nuevos Bonnie and Clyde de las series, y solo por seguir viéndolos en acción ya merece la pena.

Por lo tanto, después de devorar los capítulos me llamaron la atención las reacciones de mis colegas de profesión. En RottenTomatoes le dan dado un desaprobado del 57% y en Metacritic han calculado un puntaje de 55 (sobre 100). Y no pude evitar preguntarme ¿cómo era posible? ¿Era yo la única que había caído en las redes de la serie? Enseguida me di cuenta que no: el público también la está aplaudiendo con una puntuación del 85% en RottenTomatoes, 8.2 en Metacritic y con más de 8 puntos (sobre 10) a cada episodio en iMDB.

¿Qué está pasando entonces? ¿Por qué la crítica la destroza y el público la alaba? Fue al leer las críticas que encontré el motivo principal: las que la aplauden son las que, como yo y los espectadores, solo hemos visto los primeros dos episodios; mientras la mayoría de las que muestran rechazo son las que dicen haber visto la temporada completa de siete capítulos.

La queja unánime es que, al parecer, la serie estira demasiado la huida familiar dejando lo más interesante de la trama para una segunda temporada, sin profundizar lo suficiente en las contradicciones del personaje protagonista, la temática o su análisis crítico a la América del consumo. Es decir, que la creación de una comunidad autosuficiente y el descenso a la locura del personaje protagonista brilla por su ausencia en esta tanda.

Muchas críticas aplauden la tensión adrenalínica de la serie y la profundidad prometedora que alberga la historia (como IndieWire y otras), pero otros critican que sea más un preámbulo de relleno (Boston Globe), o una huida que se hace tediosa (Los Angeles Times). Incluso algunas críticas tachan al personaje de Justin Theroux de “insufrible” (Chicago Sun-Times), de no aprovechar el material de la novela lo suficiente, de ser una serie de la que mantenerse alejado (CNN) y que "no tiene sentido" (Variety).

La opinión variada que ha desembocado en puntajes tan bajos ha llevado a que más de un espectador cuestione la opinión de la crítica en los mismos comentarios de las webs mencionadas, donde alguno se pregunta "¿Qué le pasa a los críticos?" y otros escriben frases como "los críticos están perdiendo su tacto" o "los críticos se equivocan". Y no me extraña, porque si nos basamos en lo visto hasta el momento La costa de los mosquitos apunta a ser una serie prometedora, con todos los ingredientes para convertirse en una de las producciones más comentadas del año. Si lo hace bien tiene posibilidades, incluso, de coronarse como serie de culto.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Entonces, me pregunto, si es cierto que la primera temporada estira demasiado la huida y deja la parte más intensa para otra temporada… ¿qué problema hay? Es decir, la trama que alberga la novela y su película es compleja, intensa y muy extensa. Adaptarla en una sola temporada quizás habría dado el mismo resultado que la película de 1986, que fue un verdadero batacazo de taquilla. Es más, Harrison Ford ha defendido la película dirigida por Peter Weir (El club de los poetas muertos, El show de Truman) en varias ocasiones, diciendo en 1992 que “estaba encantado de haberla hecho” a pesar del fracaso económico, y que el problema quizás fue que no “acogía el lenguaje del libro lo suficiente” pero que igualmente “estaba llena de emociones poderosas”.

En resumen, las críticas más negativas de La costa de los mosquitos, la serie, hablan desde el punto de partida de haber visto la temporada completa mientras muchos de los que llevamos dos episodios estamos entregadísimos a la causa. Quizás tengan razón y la serie no termine de estar a la altura de lo que promete, o quizás sea cuestión de gustos. Sea como fuere, yo seguiré dándole una oportunidad y que sea lo que tenga que ser.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente