Por qué se siguen doblando las películas al español: las cifras mandan

Aunque México ha liderado la industria del doblaje desde hace muchos años, recientemente otros mercados han ganado participación en el mercado, como Colombia, Argentina y Chile. Foto: Getty Images.

A algunos les da pereza leer, otros en realidad es que no lo saben hacer (en Latinoamérica hay 32 millones de analfabetos dice la Unesco, de un total de 630 millones de habitantes), y unos más porque hacen parte de la audiencia de las películas infantiles y juveniles, que se encuentran entre las que más asistencia atraen (en 2019, ocho de las diez películas más taquilleras en el mundo estaban dirigidas a este público, según Box Office Mojo, entre ellas Frozen II, El Rey León, Spiderman, Capitana Marvel o Toy Story 4). Por estas, y otras razones, el doblaje en el cine que se proyecta en la región impera sobre el idioma original, por más que a una parte de la industria les moleste.

Carlos Sánchez, vicepresidente del Consejo de Empresas Mexicanas de la Industria del Doblaje –CEMID-, señaló en diálogo con Yahoo Finanzas que entre el 65 % y el 70 % de la exhibición en su país es doblada. Y en Colombia, de acuerdo con cifras de Cine Colombia, el principal distribuidor del país, ese porcentaje sube al 87 %.

Estos ejemplos, que se registran en dos de los tres mercados cinematográficos más pesados de Latinoamérica (México reportó en el Box Office Latam 2019 ingresos por taquilla de US$869,5 millones, y Colombia de US$197 millones; Brasil fue el segundo con US$639 millones), reflejan una realidad que, según quienes hacen parte de la industria, responde más a una demanda del mercado que a un capricho comercial.

Munir Falah, presidente de Cine Colombia, el principal exhibidor del país (con 46 % de participación del mercado), aseveró a Yahoo Finanzas, que la decisión de ofrecer una película doblada en vez de su idioma original obedece a las asistencias que se dan cuando exhiben una misma película en las dos versiones, en teatros con diferentes entornos socioculturales y económicos.

“Es una decisión de mercadeo, y para eso no hay una metodología científica. Hemos colocado una misma película en su idioma original subtitulada y doblada al español, y asiste más público a la segunda opción. Hay gente que se queja, pero es una minoría. Cada país tiene sus propias políticas, hay algunos donde por ley se tienen que doblar las películas, como en México o España”, explica Falah.

Según las empresas distribuidoras de cine, las películas dobladas son las que tienen más demanda. Foto: Getty Images.

El agente cinematográfico Luis Guillermo Sosa, experto en esta industria, plantea que el tema también pasa por un asunto sociocultural, en el que a algunos espectadores “les da pereza leer”, pero además que la oferta de cine se ha democratizado, y hoy hay teatros en complejos comerciales ubicados en sectores socioeconómicos muy disímiles, que hacen que cualquier persona pueda ir a ver su película favorita, sin importar su nivel educativo.

“Eso también influye. Por eso la industria del doblaje se ha tecnificado y ha acudido a estrategias como invitar a famosos a que hagan el doblaje o adaptar el doblaje según el público al que vaya dirigido”, asegura Sosa, quien advierte que la decisión de ofrecer una película doblada es una estrategia para atraer grandes grupos familiares, que optan por estas alternativas para ir junto a niños o adolescentes, e incluso con adultos mayores que no tienen la agilidad de leer tan rápido como lo requiere un subtítulo cinematográfico.

Sosa, de todos modos, en parte entiende a quienes se quejan del doblaje que en ocasiones se presenta, dado que “respetar el idioma original también hace parte del cine”.

El doblaje, eje de una polémica en México

Entre enero y febrero de este año, en México se ha registrado un debate que ha girado en torno al doblaje en el cine de ese país. Mientras el senador Martí Batres propuso que todas las películas que llegaran a ese mercado tendrían que doblarse al español, María Novaro, directora del Instituto Mexicano de Cinematografía, señaló que hasta 50 % de las películas que se estrenen en lenguas extranjeras en México se podrán doblar al español, informó el diario El Economista.

En aquel país, la industria del doblaje es quizá la más fuerte del continente. De acuerdo con el portal Cine Premiere, entre el 60 % y el 70 % de los contenidos audiovisuales doblados al español latino a nivel global se realizan en ese territorio, con cerca de 35 estudios y 7.000 empleos directos e indirectos generados.

Justo por el peso que tiene esta industria es que el debate se ha centrado entre quienes buscan reconocer el papel de quienes laboran en el doblaje como actores intérpretes que buscan mejorar sus condiciones laborales, y aquellos que defienden la decisión autónoma de los productores de ajustarse a lo que les exija su mercado.

Allí, cuenta Carlos Sánchez, del CEMID, la decisión de ofertar películas dobladas o en su idioma original corre por cuenta de los mismos productores, pero es un hecho que en algunas regiones mexicanas, y según el nivel socioeconómico y cultural de su población, los títulos doblados casi “triplican” en audiencia a las que van en su idioma de origen.

Otro fenómeno demográfico con el que no contaban hace unos años es que en la actualidad el incremento en la expectativa de vida ha hecho que haya una población adulta, que pasa de los 75 años y hasta los 90, que está yendo a cine, y ha obligado a ofrecerles alternativas que faciliten su experiencia.

Artículos relacionados: