Por qué (demonios) él adelgaza y tú no

Ponerse a dieta con la pareja puede resultar muy frustrante porque, en general, los hombres tienen más facilidad para perder peso. La ciencia explica la razón de esta diferencia entre sexos

Los hombres “queman” las calorías mejor que nosotras porque producen más enzimas en el tracto digestivo, lo que les ayuda a deshacerse de más grasa abdominal. Además, sufren menos alteraciones hormonales. (Foto: Getty)

Ponerse en forma y adelgazar en pareja (de forma saludable) es tu reto harto complicado. Y no, no es tan ideal como lo pintan la Pedroche o Rosanna Zanetti y sus respectivos ‘Davides’, la primera parte con ventaja al tener un chef en casa y la segunda… ¡pues también! Quién no haría cientos de abdominales teniendo a Bisbal de coach. En fin, que muchos son los que lo intentan, y no pocos los que acaban como el rosario de la aurora. Y es que ¡a ellos les luce mucho más! De media, los hombres pierden el doble de peso que las mujeres en el mismo tiempo. ¿Se puede saber qué hacemos mal?

Para descubrir el motivo de semejante afrenta, un grupo de investigadores ha analizado los progresos de más de 2.500 hombres y mujeres que siguieron la misma dieta durante ocho semanas y el estudio, publicado en ‘Diabetes, obesidad y metabolismo’, lo confirma: los hombres pierden peso más rápidamente que las mujeres.

¿Qué juega en nuestra contra? Pasar por una serie de procesos hormonales que nos hacen retener más líquidos y ser más propensas a sufrir problemas con el control de la tiroides. (Foto: Getty)

La dieta, muy estrictiva (800 calorías), consistió en sopas, batidos y cereales calientes, más una ingesta de 375 gramos diarios de verduras bajas en calorías como tomates, pepino o lechuga. ¿Los resultados? Ellos lograron quitarse de encima 11,8 kilogramos mientras que ellas sólo adelgazaron 10,2 kilogramos.

¿Qué demonios hacemos mal? Nada. Gran parte de la culpa la tiene el metabolismo femenino, mucho más lento y complejo que el masculino. En este caso la genética y la constitución juegan en tu contra. Ellos reaccionaron antes al cambio de alimentación, reduciendo más su nivel de grasa y su ritmo cardíaco.

Por el contrario, las mujeres participantes en el estudio sufrieron daños colaterales al reducir la ingesta de alimentos ya que sus niveles de colesterol bueno (HDL) bajaron al tiempo que perdieron densidad mineral en sus huesos. Pero no hay que alarmarse, los expertos explican que esto de debe a que los hombres tienen más músculo y un índice metabólico más alto.

Para que no haya líos debéis adaptar la dieta a las necesidades físicas de cada uno, en función de vuestros hábitos, tomároslo con humor, y sobre todo, apoyar al otro en su lucha contra báscula. (Foto: Getty)

También influye el hecho de que ellos acumulen grasa en la zona abdominal (grasa visceral) y nosotras en caderas, nalgas y muslos (grasa subcutánea), lo cual por cierto tiene mucho que ver con nuestra capacidad de parir. Bien, pues para quemar las grasa visceral, el metabolismo se debe acelerar; sin embargo, este no se activa en el caso de la grasa subcutánea, por eso las mujeres perdemos menos calorías.

Otro motivo por el que los hombres adelgazan antes es que su ingesta diaria habitual es muy superior a la nuestra, y por tanto, la restricción calórica impuesta por la dieta es mucho más severa para ellos.

Pero, ¡tranquilas!  A la larga salimos ganando. Si bien es cierto que ellos pierden más peso, esto solo se cumple a corto plazo. Cuando la dieta se prolonga en el tiempo, el peso que conseguimos perder hombres y mujeres se iguala. Así lo confirma un estudio, publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, que puso a prueba diversos sistemas de pérdida de peso, desde la dieta Atkins al método Weight Watchers, para conocer las diferencias entre sexos.

De hecho, sólo el 30 por ciento de los hombres conserva su talla un año después de haber alcanzado su peso óptimo, frente al 60 por cientode las mujeres que sí lo logran.

¿Hacéis dieta juntos o coméis cosas diferentes para mantener la línea?

También te puede interesar:

Claves para tapear sin que la báscula (y tu estómago) lo note

La dieta que activa el gen de la longevidad

¿Cómo afectan los horarios de tus comidas a tu salud?