Si no puedes con tu enemigo únete a él: jugar a Pokemon Go en familia puede ser beneficioso para los niños

Además de fomentar el ejercicio físico, puede mejorar la comunicación entre padres e hijos, estrechando lazos familiares

Los expertos dicen que “el juego es beneficioso para la salud de los jugadores ya que mantiene a los usuarios en constante movimiento”. (Foto: Getty Images)

Que Pokemon Go es un fenómeno de masas es una realidad absoluta. A pesar de la lluvia de críticas negativas que ha recibido, este popular videojuego es uno de los pocos que motivan a los usuarios a estar activos y quemar calorías.

Miles de personas de todos los rincones del mundo se han lanzado a las calles para lograr capturar los 133 Pokemons que habitan nuestras ciudades.

Aunque gusta tanto a mayores como a pequeños, lo cierto es que son estos últimos los que más atraídos se sienten hacia este tipo de videojuego en el que realidad y fantasía se unen creando la aventura de lograr “cazar” todos estos pequeños seres fantásticos.

Este hecho, que podría considerarse como un simple entretenimiento, puede preocupar a los padres, sobre todo ante la llegada inminente de la vuelta al colegio y los quehaceres diarios.

Sin embargo, todo depende del cristal con el que se mire, la tecnología ya forma parte del día a día de los más pequeños y puede servir de apoyo para que aprendan y adquieran nuevos valores.

Tal y como explica la psicóloga infantil y experta de Doctoralia Isis Torres, “no podemos proteger a los niños de la cantidad de tecnología a la que viven expuestos. Es más, ellos ven a los adultos utilizar smartphones continuamente y muchas veces, somos nosotros quienes les proporcionamos acceso a ellos”. No podemos proteger a los niños de las nuevas tecnologías pero sí podemos utilizarlas para que aprendan y crezcan.

Para ello, el juego es una de las mejores opciones. Videojuegos como Pokemon Go, que estimulan la actividad y las relaciones entre personas, y que gustan tanto a adultos como a niños, pueden ser una buena herramienta para que padres e hijos pasen ratos juntos y compartan aficiones, así como para acercar la actividad física y estimular las relaciones interpersonales entre los más pequeños de la casa.

image

Los expertos valoran positivamente la fiebre por jugar que ha desatado este nuevo juego y consideran que “es un avance porque vemos a niños en la calle o reuniéndose en parques jugando con sus amigos, por lo que no van a estar todo el día sentados frente a un televisor”.

Uno de los beneficios de Pokemon Go es el de mantenerse activo, pues es necesario salir a la calle y caminar para cazar Pokemons, competir contra otros participantes e ir avanzando en los distintos niveles. Esta característica del videojuego puede ser una perfecta ocasión para que los padres fomenten la actividad física entre sus hijos, saliendo juntos a jugar y planeando itinerarios.

Y es que la condición física y la salud de los niños se ha convertido en una preocupación para la sociedad, pues “aproximadamente un 30% de niños se encuentran por encima del peso que les corresponde, lo cual les puede conducir a desarrollar importantes problemas cardiovasculares en el futuro”, comenta el Dr. Manuel Fernández, pediatra especializado en neurología y experto de Doctoralia.

Con este tipo de juegos, “se favorece la práctica de ejercicio físico no como una rutina sino como una forma de desconectar del estrés en familia”, añade el experto.

image

Universidades como Miami Dade College ha ofrecido a sus alumnos un espacio "seguro” y sin tráfico a los jugadores. (Foto: Getty Images)

Otro de los beneficios que los padres pueden obtener de jugar a juegos como Pokemon Go con sus hijos es el de una mejor comunicación y relación interpersonal. Según Torres, la riqueza de un juego no radica sólo en el tipo de juego, sino que es el compartirlo con otras personas lo que realmente lo convierte en una experiencia especial y positiva.

Por ello este juego supone una oportunidad excelente para que padres e hijos interactúen de manera lúdica. “Podemos dejar que el niño juegue a Pokemon Go y que él descubra cómo hacerlo, o bien jugar con él, interesarnos por lo que hace, compartir su satisfacción, celebrar sus logros, enseñarle a estar atento al entorno, investigar estrategias, etc.”

Además, tal y como comentábamos al principio, es un juego que gusta a varias generaciones “por lo que niños y mayores pueden encontrar una forma de entretenimiento de interés común”, comenta la psicóloga. Así, facilitamos el contacto social y se crean vínculos en mayor medida que con otro tipo de videojuegos.

En muchas ocasiones se habla más de los efectos negativos que los videojuegos pueden producir, como dependencia y aislamiento, pero lo cierto es que si se emplean como recursos educativos y se enseña a los niños a utilizarlos correctamente, pueden ser herramientas muy beneficiosas para ellos. Como cree también el Dr. Fernández: “Los videojuegos no tienen por qué ser malos. Lo importante es ser capaz de gestionarlos adecuadamente”.

También te puede interesar:

Esta noche, vais a dormir (aunque tengáis un bebé)

Para que no les duela la espalda de mayores: menos ‘maquinitas’ y más juegos tradicionales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente