Por primera vez en 360 años, las brújulas de Reino Unido apuntarán al norte

Por primera vez en 360 años, las brújulas de Reino Unido apuntarán al norte

En las próximas semanas, y por primera vez en 360 años, las brújulas marcarán el norte en el Reino Unido. Bueno, no en todo el Reino Unido, en realidad en el Observatorio de Greenwich. Y es algo que no volverá a ocurrir en cientos de años. Pero si las brújulas sirven para señalar el norte, ¿cómo es esto posible?

En realidad, existen dos “polos norte”. Uno es el norte geográfico, uno de los dos puntos del planeta que coinciden con el eje de rotación. El otro es el norte magnético, el polo de imán que forma el campo magnético terrestre. Lo que ocurre es que no coinciden.

[Te puede interesar: Descubren que la Tierra puede cambiar sus polos magnéticos mucho más rápido de lo que creíamos]

A la diferencia entre el polo magnético, que es a donde apuntan las brújulas, y el polo norte geográfico lo conocemos como “declinación magnética”, y hace referencia a los grados, bien al este o al oeste, que nos desvía la medición.

De hecho, para poder orientarse con un mapa y una brújula – una actividad que, por desgracia, se está perdiendo – hay que conocer la declinación y tenerla en cuenta a la hora de situarnos en el mapa. La mayoría de brújulas cuentan con la posibilidad de hacerlo, y se puede consultar la declinación en el siguiente enlace.

Porque ahí está la gracia de todo este asunto: el norte magnético se mueve. Por eso cada cierto tiempo coincide con el norte geográfico, que permanece estático. El campo magnético de la Tierra varía, y con él la declinación.

Según los cálculos más recientes, la línea de declinación cero o ágona se mueve hacia el oeste aproximadamente 20 kilómetros cada año. Esta ágona es la que se va a situar sobre el Observatorio de Greenwich en los próximos días.

[Te puede interesar: El sol a punto de intercambiar sus polos (y el mundo no se acabará)]

Visto todo esto, caben dos preguntas. La primera es clara: y esto, ¿a quién le importa? Es decir, ¿tiene algún efecto en la vida diaria? ¿Van a dejar de funcionar los sistemas de navegación, los GPSes o incluso las brújulas? No, evidentemente no. Es un dato anecdótico, sin más relevancia en la vida diaria. No vamos a notar nada.

La segunda tiene que ver con Greenwich. Porque el meridiano de Greenwich pasa, entre otros muchos lugares, por España: cerca de Monte Perdido en Huesca, Castellón, Denia, Altea… Y sin embargo, ninguno de esos lugares tendrá declinación cero en los próximos días.

De hecho, en España ya tuvimos este acontecimiento geomagnético. En 2016 el ágona se situó sobre Alicante a primeros de Noviembre. En Madrid, por poner otro ejemplo, ocurrirá en 2025. Y para la mayoría de la población, pasará sin pena ni gloria.

Me enteré leyendo aquí.