Por cada hombre nueve mujeres sufren esta enfermedad crónica, incurable y poco frecuente

El principal signo de alerta son las manifestaciones cutáneas pero esta enfermedad autoinmune puede afectar a todo el organismo (articulaciones, riñones, corazón, cerebro) y causar alteraciones psicológicas como depresión y ansiedad

El 70 por ciento de los casos de lupus corresponden al Lupus Erimatoso Sistémico (LES), la forma más grave de esta patología, de los que 9 de cada 10 pacientes son mujeres, principalmente, en edad fértil. (Foto: Getty)
El 70 por ciento de los casos de lupus corresponden al Lupus Erimatoso Sistémico (LES), la forma más grave de esta patología, de los que 9 de cada 10 pacientes son mujeres, principalmente, en edad fértil. (Foto: Getty)

Lupus es un padecimiento crónico e inflamatorio que puede provocar daños irreversibles en órganos y tejidos e incluso la muerte a temprana edad, suele tener manifestaciones como manchas rojas en mejillas y nariz, que dan un aspecto de ‘alas de mariposa’, éstas no desaparecen y van cambiando de color rojo hacia un tono violeta, pueden dejar cicatrices en cara y en partes del cuerpo expuestas al sol.

A pesar de que el lupus no es una enfermedad contagiosa, mucha gente no se siente cómoda abrazando, estrechando la mano, compartiendo comida o sentándose al lado de un paciente de lupus

Además conlleva dolor articular, trastornos circulatorios en los dedos, afectación orgánica y síntomas patológicos generales como fiebre, fatiga, pérdida de peso, mialgia y artralgia. También puede manifestarse con problemas psiquiátricos primarias (psicosis, demencia…) o secundarias (depresión, ansiedad, manía, trastornos de la personalidad).

Otros síntomas son úlceras dentro de la boca, uñas frágiles y quebradizas. También aumenta la caída del cabello y, en casos más graves, puede dejar sin cabello de forma permanente ciertas áreas.

Es característico del lupus eritematoso sistémico el enrojecimiento malar en forma de mariposa (eritema), que empeora con la luz solar. (Foto: iStock/Getty)
Es característico del lupus eritematoso sistémico el enrojecimiento malar en forma de mariposa (eritema), que empeora con la luz solar. (Foto: iStock/Getty)

Aún no hay una cura para el lupus y se desconoce qué lo causa, aunque suelen padecer este trastorno las personas que tienen un familiar con la enfermedad o problemas infecciosos que se complican con factores ambientales (como exposición al sol), así como con algunos medicamentos.

También determinados estados hormonales parecen desempeñar un papel en el desarrollo del LES, ya que se observa una mayor incidencia entre las mujeres en edad fértil y en ocasiones tras la toma de anticonceptivos hormonales (por ejemplo, la píldora).

Para determinar la presencia de lupus eritematoso sistémico, se toman en consideración las molestias del paciente y se analiza la presencia de anticuerpos contra estructuras del propio organismo. Además, el diagnóstico incluye el estudio microscópico de una muestra de piel y riñón. Lo importante a la hora de diagnosticar la enfermedad es que se den simultáneamente varios síntomas típicos.

Todavía hay cierto estigma social, ya que a pesar de que el lupus no es una enfermedad contagiosa, son muchas las personas que consideran que el contacto con un paciente que sufra esta enfermedad podría hacer que se transmitiera. (Foto: Getty)
Todavía hay cierto estigma social, ya que a pesar de que el lupus no es una enfermedad contagiosa, son muchas las personas que consideran que el contacto con un paciente que sufra esta enfermedad podría hacer que se transmitiera. (Foto: Getty)

Si bien el diagnóstico oportuno evita daños importantes en los diversos órganos incluyendo la piel y mejora la calidad de vida del paciente, el lupus es una enfermedad que no tiene cura y sólo se controla siendo conscientes de la importancia de protegerse de la exposición solar, ya sea con medios físicos como sombrilla, sombrero, ropa de manga larga o al usar un bloqueador con un factor de protección solar (FPS) 50+, ¡también en invierno!

Por otro lado, para evitar daños importantes y un buen control de la enfermedad, el tratamiento busca principalmente inhibir la reacción inmune del cuerpo (inmunosupresión) y mitigar las molestias. Para ello resultan de ayuda los medicamentos para bajar lar tensión arterial o los analgésicos, antiinflamatorios o esteroides, según nos cuenta la doctora María Guadalupe Ortiz Pedroza, integrante de la Fundación Mexicana de Dermatología.

También te puede interesar:

Existe aunque no se vea y no es contagioso (tampoco por vía sexual)

La enfermedad autoinmune (conocida como ‘lobo’) que ataca a mujeres de 15 a 40 años

El lupus, la enfermedad de las mil caras

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente