Playas portuguesas en las que evadirse este verano

·7 min de lectura
Photo credit: Matteo Colombo - Getty Images
Photo credit: Matteo Colombo - Getty Images

Ahora que parece que nos encaminamos hacia un verano tal y como lo recordábamos antes de la irrupción de la pandemia, no queremos renunciar a los relajantes días interminables de sol y salitre. Por eso, estamos seguros de que predominarán las escapadas a playas recónditas y poco masificadas dentro y fuera de nuestras fronteras. Entre nuestros destinos predilectos, uno de nuestros crush sigue siendo la costa de Portugal y sus cinco islas.

De norte a sur, las playas de Portugal ocupan un lugar privilegiado en nuestro mapa de verano, empezando por zonas paradisíacas como el Algarve, siempre presente en las listas de veraneo más exótico gracias a playas como Dona Ana, Camilo o la cueva de Bengail. Sin embargo, también viajaremos hasta opciones más cómodas si planeas visitar sus principales ciudades: la playa do Senhor da Pedra cerca de Oporto y las playas de Guincho y Comporta si tu campamento base es Lisboa.

Que no te den vértigo los kilómetros, sobre todo si viajas desde Extremadura, Galicia, Salamanca o Zamora, ya que Portugal cuenta con preciosos pueblos fronterizos que amenizarán tu viaje hasta la costa. ¿Necesitas más ideas que se salgan de lo común? Salpicamos la lista con nombres exóticos, oleaje y acantilados imposibles esparcidos por el litoral, como las playas de Vale Furado, Ursa y Magoito. Y, por supuesto, no nos olvidamos de sus maravillosas islas, donde los paseos por la orilla y la desconexión alcanzan cotas inesperadas en paraísos como las Azores o Porto Santo. Sin duda, no hay que ir muy lejos para regalarse unas vacaciones a la altura y aquí hemos querido ordenar las playas de norte a sur para que puedas visualizar la ruta. ¿Lista para cruzar al país vecino?

Playa de Camarido

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

La sucesión de las playas de Moledo y Camarido arranca junto a la frontera gallega, en la desembocadura del río Miño. A su paseo interminable por la arena hay que sumar las vistas al Fuerte de Insúa, baluarte de defensa de la costa. Su viento y oleaje la convierten en uno de los mejores destinos para hacer surf si eres una amante de este deporte así que, si buscas más calma y soledad, camina hasta el extremo final de Camarido porque será tu rincón de paz.

Playa do Senhor da Pedra

Photo credit: Federica Gentile - Getty Images
Photo credit: Federica Gentile - Getty Images

En Vila Nova de Gaia aguarda el comodín perfecto si planeas visitar Oporto, ya que esta joya se encuentra a poco más de media hora de la ciudad de los puentes. También conocida como Playa de Miramar, el encanto añadido a su tranquilidad es la opción de tostarte a los pies de una capilla del siglo XVII que reposa sobre la piedra y que ha sido objeto de romerías, misticismo y leyendas.

Playa de Vale Furado

Photo credit: Photographer:Gil Reis - Getty Images
Photo credit: Photographer:Gil Reis - Getty Images

Una de tantas escenas con vertiginosos acantilados que encontraremos en la costa de Portugal. El acceso a Vale Furado no es el más sencillo, por eso cuenta con una calma añadida que sus bañistas saben apreciar. La encontrarás en la zona centro, cerca de la ciudad de Leiria.

Playa de Nazaré

Photo credit: Danita Delimont
Photo credit: Danita Delimont

Uno de los 15 lugares más bonitos de Europa par aun viaje exprés es sin duda Nazaré, donde ruge el Atlántico. Por eso se considera a este pueblo marinero la meca del surf y en su praia Norte se dan cita algunos de los mejores deportistas del mundo cuando se trata de coger olas. La playa de Nazaré está resguardada por un acantilado al que se puede ascender en funicular y del que se desprenden unas preciosas vistas. Es amplia y está flanqueada por pequeñas tiendas y terrazas, perfecto para quienes quieren evadirse sin perder contacto con la civilización.

Playa de Baleal

Photo credit: Jon Mann / EyeEm - Getty Images
Photo credit: Jon Mann / EyeEm - Getty Images


Lo insólito de esta playa localizada muy cerca de Peniche es que cuenta con agua a sus dos costados, ya que es lo único que conecta la isla de Baleal con la península. Para más intimidad, recorrer las pequeñas calas que se forman alrededor del islote. No tienen desperdicio.

Playa de Magoito

Photo credit: Matteo Colombo - Getty Images
Photo credit: Matteo Colombo - Getty Images


Quedarse con los ojos como platos y admirar la fuerza de la naturaleza. Eso es lo que haremos al poner un pie en Magoito. Imponente y perfecta para echar el día mientras sentimos el azuce del mar, la localizarás a 20 minutos de Sintra -un destino de cuento que merece la pena visitar-.

Playa de Ursa

Photo credit: Pjcross´s  Image - Getty Images
Photo credit: Pjcross´s Image - Getty Images

Otra playa de Sintra que sigue el razonamiento de que, a veces, lo bonito cuesta. Por eso, aunque no te animes a descender –con buen calzado– hasta su arena, merecerá la pena asomarse a contemplar las vistas. El nombre le viene de una de las formaciones rocosas que brotan del mar y que, según dicen, tiene forma de oso. Al llegar, aguas impecables y la calma más absoluta.

Playa de Guincho

Photo credit: Carlos Ciudad - Getty Images
Photo credit: Carlos Ciudad - Getty Images

Muy cerca del parque natural de Sintra-Cascais encontramos este paraíso protegido que alcanzó su momento de gloria en la película de James Bond de 1969. Los deportes de agua vuelven a ser protagonistas por los fuertes vientos, aunque esta playa cuenta con muchos más atractivos que darse un baño. Por ejemplo, recorrer el carril bici que bordea la costa hasta conectar con la localidad de Cascais, pasando por lugares tan especiales como la Boca del Infierno.

Playa de Comporta

Photo credit: Santiago Urquijo Zamora - Getty Images
Photo credit: Santiago Urquijo Zamora - Getty Images

Tras arrozales, dunas y bosques de pino descansa este conjunto de interminables kilómetros de arena ubicado a hora y media de Lisboa. La playa de Comporta y la playa de Carvalhal forman parte del deseado Alentejo así que, además del mejor baño del verano, aquí podrás disfrutar de los 'beach clubs' más selectos y alojamientos a la altura: desde coquetas cabañas en la arena a hoteles sostenibles que han enamorado a la mismísima Tamara Falcó.

Playa de Odeceixe

Photo credit: Martina Katz - Getty Images
Photo credit: Martina Katz - Getty Images

Viajamos hasta la desembocadura de la Ribeira de Seixe, donde se forma esta lengua de arena rodeada por pequeñas lagunas, perfectas para que los más pequeños disfruten y que contrastan con el característico mar abierto Atlántico flanqueado por acantilados escarpados. ¿Un plus? Justo al sur queda la playa naturista das Adegas.

Playa de Dona Ana

Photo credit: John Harper - Getty Images
Photo credit: John Harper - Getty Images

El esplendor del Algarve hecho playa, y es que las rocas abruptas de Dona Ana atraen a turistas –quizás demasiados– de todas partes del mundo. La encontrarás a un paseo de la ciudad de Lagos y la reconocerás por sus apetecibles aguas turquesas frente a las verticales formaciones rocosas que se esparcen por su litoral. Queda muy cerca de otra joya, algo más estrecha, la Playa de Camilo. ¡Ah!, y puestos a admirar formaciones rocosas, no olvides acercarte también a Ponta da Piedade.

Cueva de Benagil

Photo credit: Elena Pueyo - Getty Images
Photo credit: Elena Pueyo - Getty Images

Le toca el turno a otra de esas imágenes que nos han hecho querer viajar en tantas ocasiones. Junto al pueblo de pescadores que lleva el mismo nombre aguarda esta maravilla de la naturaleza. Existen excursiones en barco que se adentran en la cueva de Benagil, aunque no podremos abandonar la embarcación. Por eso mucha gente opta por acceder en kayak o paddle surf al más puro estilo verano fit. A pesar de que no responde al concepto de playa propiamente dicha, aquí encontrarás arena, una orilla y mucha gente tratando de fotografiar los rayos de sol que se cuelan por su enorme agujero.

Playas de la ría de Formosa

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

Sin salir del Algarve, la ría Formosa es un parque natural que a lo largo de 60 kilómetros aglutina islas con playas de ensueño, como la tranquila Barreta –por algo la conocen como Ilha Deserta–, las más animadas Fuseta, Tavira o Armana y la coqueta Culatra, de alma marinera. Desde 'beach clubs' a auténticos pueblos pesqueros, encontrarás todo lo que se le puede pedir a un viaje exprés en barco desde la península. Es una buena forma de equilibrar una visita a Faro, la capital del Algarve donde, por cierto, también se come muy bien.

Playa de Mosteiros

Photo credit: REDA&CO - Getty Images
Photo credit: REDA&CO - Getty Images

Te proponemos unas vacaciones en el Paraíso. A 1.500 kilómetros de la costa lusa encontramos el archipiélago de las Azores. São Miguel es la más grande y turística de sus islas y donde yace la Playa de Mosteiros, una lengua de arena negra volcánica resguardada por la roca. Es famosa por los fotogénicos islotes que sobresalen del agua y por los preciosos atardeceres que contrastan con su tono azabache.

Playa de Porto Santo

Photo credit: Thomas Pollin - Getty Images
Photo credit: Thomas Pollin - Getty Images

Un viaje a Madeira no estaría completo sin una escapada a Porto Santo. Conocida como la isla dorada, recorrer los nueve kilómetros de fina arena de su playa salvaje será tu única preocupación. Eso y llegar hasta Ponta da Calheta, el extremo en el que sus aguas cristalinas se entrelazan con las rocas. Conocida como la Perla del Atlántico, merece la pena viajar a Funchal, su capital.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente