Qué es el plantfulness o cómo las plantas pueden ayudarte con el estrés

·5 min de lectura
Photo credit: Courtesy of Press Office
Photo credit: Courtesy of Press Office

No sabemos si fue antes el huevo o la gallina, la pandemia o las redes, las redes o la pandemia, pero las plantas -especialmente las plantas de interior- experimentan su edad de oro. Y es que esta es la historia de cómo estas y la nueva corriente para aliviar el estrés a la que han denominado 'plantfulness', desterró a las meditaciones inmóviles del mindfulness de un plumazo.

Dice Eva Durán, precursora y divulgadora de los beneficios del plantfulness, que siempre que pregunta a las personas el por qué les gustan las plantas, las respuestas son casi idénticas y se repiten: "las plantas nos dan paz, serenidad, hacen hogar, son refugio, nos conectan con la naturaleza, cuidan de nosotros mientras cuidamos de ellas, nos relajan, nos calman, embellecen, decoran, nos hacen olvidar los problemas..." Y sobre esto, las razones y los métodos para lograr un estado de paz mental a través de ella, ha publicado un libro, Plantas para ser feliz, editado por Vergara. Un libro que merece ser leído si tus plantas están entre tus pasiones.

Ella misma confiesa que la meditación tradicional tal cual estaba planteada, no le funcionaba... hasta que empezó a oír hablar de los beneficios de los baños de bosque. Fue entonces cuando ató los cabos. "Comencé a entender por qué me sentía tan relajada y a la vez tan llena de energía después de un paseo por la naturaleza."


¿Por qué las plantas nos hacen sentir TAN BIEN?

Eva reflexiona sobre ello en su libro y vuelve al origen: "el ser humano ha estado ligado a la naturaleza durante milenios. Es su hábitat natural". Pero desafortunadamente, hay una parte B en la evolución y es que, tal y como afirma, "el estilo de vida ha ido cambiando hasta el punto de que hoy en día la mayoría de los humanos nacemos, crecemos y vivimos en urbes, dentro de bloques de hormigón, metal y cristal. Eso no es lo natural y nos desconecta de nuestras necesidades reales y primigenias."

Photo credit: Courtesy of Press Office
Photo credit: Courtesy of Press Office


Según los datos de medioambientalistas como Jules Pretty, se calcula que durante 350.000 generaciones, la gente ha vivido en estrecha relación con la naturaleza frente a las 6 generaciones que se calcula que la gente se hacina en las grandes ciudades tal y como las conocemos hoy en día. Es escalofriante.

La jungla en la que vivíamos ha dejado de ser verde para pasar a ser gris, como seres humanos, nos hemos desnaturalizado por completo y evidentemente, ha traído consecuencias. Entre otras cosas, ritmos de vida frenéticos y hábitats no naturales que han convertido al estrés en la enfermedad del siglo XXI. De ahí la recuperación de la vida natural, la explosión del cuidado por la naturaleza y el amor por nuestras plantas olvidadas en la terraza en forma de prácticas de plantfulness que les ayudan a ellas... y a nosotros.

La biofilia frente al tecnoestrés

Durán reflexiona también de forma muy interesante sobre estos términos que han llevado, indudablemente, a que el plantfulness sea casi una necesidad.

La biofilia es el término que el psicoanalista y psicólogo social Erich Fromm utilizó para definir el amor apasionado por la vida y todo lo que está vivo. Es el término que define nuestra necesidad biológica de estar conectados con la naturaleza. Y este código, forma parte de nuestro ADN.

En cambio, según algunos estudios, se calcula que pasamos aproximadamente un 90% de nuestro tiempo bajo techo. Los estadounidenses, más, incluso (un 93%). Y es que bajo techo, hemos fomentado una cultura de tecnoestrés fundamentada en las pantallas que nos ha llevado a un estado perenne de ansiedad, dolor de cabeza, fatiga, tensión, insomnio, irritabilidad... Así que tómatelo en serio. Tu amiga, esa "loca de las plantas", no está tan "loca". Es más bien una visionaria. Una genia. Y seguramente, viva mejor que tú.

Photo credit: Courtesy of Philosophy di Lorenzo Serafini
Photo credit: Courtesy of Philosophy di Lorenzo Serafini

Qué es el plantfulness

Eva Durán empezó a utilizar este término en 2019, cuando intentaba analizar lo que sentía con sus plantas. Y como plantfulness entendemos que son aquellos momentos de paz física y mental cuando paseas por tus plantas, hoja a hoja, color a color, como si lo hicieras por un bosque. Sin más intenciones que dejarte llevar, sintiendo la naturaleza, observando y reseteando el ruido que tienes en tu interior. Vuelve a recuperar algunos estudios para afirmar que dicen que con tan sólo 3 minutos observando una pequeña planta que haya en tu escritorio de forma consciente, puedes llegar a romper esa espiral de fatiga mental en la que has entrado y reponer energías para seguir.

Las mejoras

Practicar el plantfulness, dejarte llevar con tus plantas y vivirlas de forma consciente, puede reportarte muchos beneficios. Entre otros, Durán enumera 6.

Mejora la concentración

Pues tratar con plantas no es una tarea mecánica, sino que activa todos los sentidos.

Mejora la creatividad

Porque si la fatiga mental es capaz de destruirla por completo, practicar estos momentos de plantfulness puede ayudarte a descargar mentalmente para retomar después con más energía y facilidad tu actividad.

Mejora la observación

Porque te ayuda a aprender a percibir cada mínimo cambio en ellas. Observar es la clave en el cultivo de plantas y por ende, observarse a uno mismo, es la clave para autocultivarse y ser mejor persona.

Mejora la autoestima

Porque ser capaz de cultivar y ver crecer a un ser vivo, te hace sentir feliz, pleno y te llena de poder.

Mejora la constancia

Especialmente si eres una persona que no la tiene para nada dominada, pues en el cultivo de plantas la clave es "siembra y recogerás". Sin prisa... pero sin pausas.

Mejora la frustración

Porque te enseña que hay que aceptar la vida tal y como viene. Y en la naturaleza, todo es cíclico y hay nacimientos, pero también muertes. Pero la vida sigue, incluso cuando algo sale mal.


Así que es del todo tentador sumarse a esta forma de meditar, de conectar con uno mismo para hacer frente a ese estrés que nos desafía, para hacer brotar nuestro yo interior más real. Ese que cambia la percepción de lo que nos rodea y la manera de sentir. Y como bien dice Nena Von Flow, "entre saber y entender, nos quedamos con sentir".


Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente