El plan definitivo para terminar con la celulitis en verano

Es una de las mayores preocupaciones para las mujeres en lo que a su cuerpo se refiere. La celulitis se convierte en el centro de muchos de sus desvelos, tal y como confirma un estudio de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) y Epsilon Technologies, que ha concluido que el 25% de las menciones en Internet se corresponden al cuidado corporal, siendo esta la patología que más les preocupa. La lectura es clara: una de cada cuatro búsquedas se refieren a la piel de naranja. Con el verano ya casi llegando a su ecuador, nos hemos planteado si en estos meses en los que los bikinis, shorts y vestidos cortos son los reyes, estamos a tiempo de combatir este problema estético que tanto nos preocupa. Y, aunque no hay soluciones mágicas, sí que podemos afirmar que también en vacaciones podemos plantarle cara. Así nos lo han varias expertas, que nos han detallado el plan de acción definitivo para evitar la celulitis en las próximas semanas. 

brownie

"Cuando hablamos de celulitis siempre partimos de que es un problema multifactorial o lo que es mismo: un trastorno provocado por más de un factor. Y es que en su aparición influyen desde la predisposición genética hasta los cambios hormonales, los hábitos de vida (sedentarismo, tabaco, enfermedades…), la alimentación, la circulación e, incluso, la psicología (está demostrado que ciertos estados emocionales como el estrés favorecen su desarrollo)", nos cuentan las doctoras del centro médico estético Mira + Cueto. "Por tener tantos factores que influyen en su aparición, su tratamiento siempre es complejo y debe abarcar el mayor número de condiciones predisponentes posibles". ¿Cuáles son?

El ejercicio, siempre presente

"El sedentarismo contribuye al aumento de índice de masa corporal y disminuye el tono muscular, importante para mantener los miembros inferiores y glúteos tonificados y mantener el metabolismo activo. La práctica de actividad física regular no sólo mejora la tonicidad muscular, dejando el aspecto de la piel más terso y bonito, sino que también nos ayuda a combatir varios factores de riesgo predisponentes a la celulitis (alteraciones de microcirculación, acúmulo de toxinas, alto IMC y alto índice de masa corporal, estrés…)", continúan desde el centro Mira + Cueto. Y es que el ejercicio es una de las herramientas que mejor le sientan a las piernas y, por consiguiente, a nuestra celulitis. Desde Carmen Navarro nos sugieren incluso opciones para practicar en la piscina o en la playa. En la primera, puedes aprovechar para hacer estiramientos y movimientos circulares agarrada al borde de la misma, todos los días, 10 minutos son suficientes, ya que la ingravidez que proporciona el agua duplica la eficacia de los movimientos. ¿Y en la playa? “Caminar por la orilla, con el agua por encima de las rodillas, proporciona un suave masaje de contraste que ayuda a la microcirculación sanguínea, combate la hinchazón provocada por el calor y la retención de líquidos y es la terapia perfecta también para para las piernas fatigadas y con tendencia varicosa”, nos cuentan.

hunkemoller

Cuidado con las posturas en la playa

Desde los centros Carmen Navarro afirman que “una acción tan común y que hacemos sin darnos cuenta como es cruzar las piernas nos perjudica más de lo que imaginamos. Sentadas en la arena, en la hamaca mientras hablamos con nuestros amigos, al hacernos un selfie… pero esa postura nos bloquea los ganglios linfáticos y, como consecuencia, dificulta nuestra circulación y por lo tanto nuestro retorno venoso. La pierna que se apoya en la de abajo dificulta un correcto funcionamiento”. Así que, en verano, cuidado con las posturas. 

Atención con la dieta 

Hemos hablado de la dieta anticelulitis. Y en verano tampoco debes descuidarla si quieres mantener la situación bajo control. “Es cierto que al intervenir tantos condicionantes, la celulitis no puede eliminarse totalmente solo con dieta. Pero sí es cierto que puede mejorar mucho si se acompaña también de ejercicio y vida saludable”, nos cuenta Carmen Navarro, que explica que debemos tener especial cuidado con la ingesta de azúcar y sal, así como con el tabaco y el alcohol. Por el contrario, en nuestra dieta no pueden faltar el agua y los alimentos ricos en potasio, además de frutas (sandía, melón, frutos rojos, kiwi...)  y verduras, pescado azul o frutos secos. Y, además, en este centro madrileño recomiendan incorporar la gelatina como merienda o almuerzo. “Los aminoácidos que contiene ayudan a la formación de tejido conectivo que es el que se ve afectado por hormonas, falta de ejercicio, exceso de grasa y mala circulación”, explica la experta.

Son buena alternativa también los tés, infusiones y cafés de verano. “Una infusión de té de castaño de indias te ayudará a mejorar la circulación y a desinflamar. Y si te gusta el picante, recuerda que tiene grandes propiedades para descongestionar. Incluye pequeñas cantidades en tu dieta y notarás el resultado”, nos cuentan la directora de los centros Carmen Navarro. 

black-limba

Lee también: Celulitis vs. grasa localizada: las mejores solucciones a cada problema

El color ayuda a disimular

Al margen, hay opciones para intentar disimularla. Tal vez no lo habías pensado, pero la piel bronceada camufla los antiestéticos hoyuelos, tal y como nos cuentan en los Centros Carmen Navarro. “Es otro de los mejores recursos para ‘tapar’ los nódulos de grasa localizada, y los hoyitos que marca sobre la piel. El moreno disimula imperfecciones, y el autobronceador, bien aplicado, puede difuminar incluso estrías”, nos explica y recomienda realizarse un masaje autobronceador en un centro especializado. 

Aprovecha el momento de la ducha 

“Para mejorar la apariencia de tu piel y combatir este problema estético, utiliza un guante de silicona y trabaja la zona aprovechando ese momento. Te ayudará a combatir retención de líquidos además de eliminar toxinas y células muertas”, recomienda la experta en estética. Después, es un buen momento para aplicar tus cosméticos anticelulíticos, un eje importante también en tu plan anticelulítico en verano.

heidi

¿Y en cabina?

- Si aún no has llegado a tu destino de vacaciones, estás a tiempo de recurrir a un tratamiento en tu centro de belleza como Adipologie, basado en ultrasonidos de alta intensidad y baja frecuencia que aportan firmeza total desde el interior. Compacta el tejido definiendo de manera eficaz la silueta. Este tratamiento de los centros Carmen Navarro es rápido, indoloro y con efecto duradero, y tras una sola sesión se obtiene una reducción de hasta 2.5 cm en la zona tratada y son visibles un mes después del tratamiento. (Se recomiendan 3 sesiones, 1 cada 15 días. Precio por sesión: 300 €)

- También es una alternativa el tratamiento Drena Fit en el centro madrileño Santum. Se trata de una técnica cien por cien manual, en la cual mediante la aplicación de un gel a base de Camomila y Caléndula (de propiedades antiinflamatorias y calmantes) se realizan una serie de presiones estratégicas, manipulaciones drenantes específicas y estimulaciones en puntos diana. ¿Qué se consigue? Desbloquear la retención hídrica, la causa principal de la aparición de celulitis. Así, reduce los edemas  y potencia una red compleja de vasos que activan los fluidos del cuerpo ayudando así a que disminuya. (Precio: 150 euros por sesión de 60 minutos).

- Y una tercera alternativa es el protocolo tratamiento detox con algas marinas del Instituto de Benito, con acción anticelulítica, reafirmante y detox. Tras una valoración y diagnóstico personalizado, se procede a aplicar un exfoliante corporal de algas marinas a elegir dependiendo del problema que presente la paciente, para preparar la piel para penetración de los activos. Para la celulitis las más adecuadas son las algas pardas. Después se realiza un masaje drenante con los principios activos de las mismas y se envuelve a la paciente con una mascarilla. Se potencia así la eliminación del exceso de líquido, reducir volumen, mejorar la piel de naranja y eliminar toxinas. Se termina retirando el producto con agua y emulsionando la piel con activos hidratantes para finalizar el tratamiento con una piel tersa y sedosa. (Precio: 85 € por sesión de 75 minutos)