Pistas para neutralizar al #enemigoinvisible de la Navidad

Mónica De Haro

El desparrame gastronómico generalizado (¡ojo, que vienen los atracones del roscón!) puede hacer que empecemos al año en un estado de salud deplorable. Así retomarás los hábitos de vida saludable tras la Navidad

El aumento de peso y las indigestiones no son lo peor que te puede pasar tras los atracones navideños. Si no le pones freno ya, las comilonas pueden acarrearte problemas de salud serios. (Foto: Getty)
El aumento de peso y las indigestiones no son lo peor que te puede pasar tras los atracones navideños. Si no le pones freno ya, las comilonas pueden acarrearte problemas de salud serios. (Foto: Getty)

Las fiestas navideñas son sinónimo de excesos. Las comidas copiosas, la práctica de menos ejercicio físico y un mayor consumo de alcohol pueden llegar a incrementar peligrosamente los niveles de colesterol en sangre. En verdad,

Durante las fiestas navideñas se produce un cambio de hábitos muy significativo. Estos cambios transitorios hacen que los niveles de colesterol fluctúen y que puedan incrementarse hasta en un 10 por ciento. Es difícil objetivar dónde se encuentra el colesterol y percibir de una manera tangible estos aumentos, por ello consideramos que la hipercolesterolemia es el enemigo invisible de la Navidad“, nos explica el Dr. Lorenzo Silva.

De hecho, la Fundación Española del Corazón (FEC) recuerda que en España 1 de cada 2 españoles presenta niveles de colesterol superiores a los recomendados, es decir, más de 200 miligramos por decilitro (mg/dl), según datos del estudio de Nutrición y Riesgo Cardiovascular de España (ENRICA).

Las comunidades con más prevalencia de colesterol alto son Galicia, Canarias, Extremadura y Murcia. Y ya por debajo de la media se encuentran País Vasco, Navarra, Madrid y la Comunidad Valenciana.

Además, dicho estudio también reveló que más del 55 por ciento de los pacientes con colesterol alto no son “conscientes de la problemática ni toma medidas para reducirlo”.

No se trata de ponerse a dieta sino de recuperar el equlibrio y aligerar tus menús. (Foto: iStock/Getty)
No se trata de ponerse a dieta sino de recuperar el equlibrio y aligerar tus menús. (Foto: iStock/Getty)

Por todo ello, los cardiológos aconsejan no tener el colesterol superior a la cantidad recomendada y recuerdan que es uno de los factores de riesgo más determinantes en el desarrollo de la enfermedad cardiovascular.

Según la Guía Europea sobre Prevención de la Enfermedad Cardiovascular es aconsejable que el colesterol total no supere los 190 mg/dl y el colesterol LDL (conocido como “malo”) esté por debajo de 115 mg/dl en la población general para reducir uno de los riesgos de aparición de enfermedades cardiovasculares.

Por ello desde la FEC nos recuerdan la importancia de cuidar la salud cardiovascular tras los excesos de la Navidad impulsando una campaña de sensibilización bajo el hashtag #enemigoinvisible y destacando el papel fundamental de la alimentación equilibrada y el ejercicio físico practicado de manera regular.

Caminar entre 45-60 minutos al día para reducir el colesterol

“Cuanto antes actuemos para mejorar nuestro estilo de vida, más probabilidades de éxito tendremos. Adquirir buenos hábitos a principios de año es gratificante porque refuerza positivamente la autoestima y ayuda a que pasen a formar parte de nuestro estilo de vida”, nos cuenta la Dra. Petra Sanz, miembro de la FEC.

En este sentido, la fundación insiste en que reducir el colesterol alto es más fácil de lo que parece a través de un estilo de vida cardiosaludable.

Entre las recomendaciones que lanzan desde la entidad se encuentran:

  • Seguir una alimentación rica en vegetales, fruta y fibra y baja en grasas saturadas.

  • Evitar el consumo de alcohol y

  • Caminar, al menos de 45 a 60 minutos al día, durante cinco días a la semana.

Además según apunta la nutricionista Begoña Caneda, “combatir el colesterol alto es más fácil de lo que parece y no supone una carga muy pesada para el día a día“.

Olvídate ya de los dulces navideños y empieza a desintoxicar tu organismo con alimentos realmente beneficiosos como nueces y círtricos. (Foto: Getty)
Olvídate ya de los dulces navideños y empieza a desintoxicar tu organismo con alimentos realmente beneficiosos como nueces y círtricos. (Foto: Getty)

Consejos prácticos para retomar los hábitos de vida saludable tras la Navidad:

1. Aumentar el consumo de frutas y verduras puede resultar más sencillo añadiendo una pieza de fruta a los cereales del desayuno o al yogur de media tarde, o incluyendo una ensalada pequeña diaria antes del plato principal en la comida.

2. Comer sano no tiene por qué ser aburrido, las redes sociales e internet pueden servir de inspiración y proporcionarnos recursos para planificar bien las comidas y la lista de la compra.

3. Practicar regularmente actividad física. Todo el ejercicio cuenta, desde salir a correr a subir las escaleras en vez de tomar el ascensor.

4. Mantener un buen ritmo de descanso y combatir el estrés. Las técnicas de meditación y relajación pueden ser de gran ayuda.

5. En el caso de que se tenga el colesterol alto, se recomienda integrar en la alimentación diaria alimentos reductores de colesterol alto, como los lácteos enriquecidos con esteroles vegetales, y las grasas saludables que encontramos en el aceite de oliva, las nueces y el pescado azul.

También te puede interesar:

El embutido (ibérico) que puedes tomar esta Navidad sin remordimientos

¿Qué debemos saber sobre colesterol y riesgo vascular?

¿Quién dijo que comer bollos es malo para el colesterol?