Un piso decorado con estilo contemporáneo y masculino

·3 min de lectura
Photo credit: Zhenya Muravyova
Photo credit: Zhenya Muravyova

El dueño de este piso de 57 metros cuadrados –un hombre de negocios soltero, con pasión por la aventura, los viajes, la fotografía y la música–, quería que su hogar fuese un espacio polivalente y funcional que reflejase su personalidad. Para conseguirlo, la interiorista Olga Rifkin optó por los colores de la naturaleza: blanco y gris cálido, azul celeste y chocolate combinados con nogal americano y detalles gráficos en negro y latón. Todo ello siguiendo un estilo contemporáneo, sofisticado y masculino. Al estar ubicado en la última planta del edificio y contar con acristalamiento casi continuo a lo largo de la fachada, el piso goza de la máxima luz natural. Además, disfruta de unas vistas estupendas a un parque forestal. Por eso mismo, la gama cromática se inspiró en la naturaleza.

Photo credit: Zhenya Muravyova
Photo credit: Zhenya Muravyova

La cocina se planteó como una extensión del salón.

Photo credit: Zhenya Muravyova
Photo credit: Zhenya Muravyova

El porcelánico de gran formato es el protagonista del suelo de la cocina y el mobiliario. Su diseño inspirado en el mármol, con vetas de color marrón grisáceo y acentos canela, fluye entre los ambientes, formando un revestimiento uniforme.

Photo credit: Zhenya Muravyova
Photo credit: Zhenya Muravyova
Photo credit: Zhenya Muravyova
Photo credit: Zhenya Muravyova

El gran sofá en forma de U, diseñado por la interiorista, se puede utilizar para ver la televisión o dormir la siesta.

Photo credit: Zhenya Muravyova
Photo credit: Zhenya Muravyova

Las rejillas de los altavoces del sistema de cine son casi invisibles, ya que están integrados y pintados en el color del techo. Por otro lado, las cortinas opacas aterciopeladas permiten disfrutar de una sesión de cine en condiciones.

Para el salón, se eligió una alfombra de Rug Republic con un patrón abstracto inspirado en las obras del siglo XX.

Photo credit: Zhenya Muravyova
Photo credit: Zhenya Muravyova

Al dormitorio se accede a través de una puerta corredera con perfilería metálica y vidrio mate, una magnífica solución para llenar de luz natural la zona de entrada.

Photo credit: Zhenya Muravyova
Photo credit: Zhenya Muravyova

El dormitorio también puede usarse como zona de trabajo. La cama con el cabecero tapizado en terciopelo está hecha a medida y queda alineada con el escritorio, y como el nivel de los alféizares de las ventanas es más bajo que el del escritorio, lo único que se percibe tras el tablero son las hojas de las plantas.

Photo credit: Zhenya Muravyova
Photo credit: Zhenya Muravyova

El papel pintado de color chocolate oscuro tiene detalles en latón y un ligero relieve aterciopelado.

El patrón en zigzag agrega dinamismo y hace que el techo parezca más alto. También el fresado de las puertas de los armarios se inspira en el papel pintado.

Photo credit: Zhenya Muravyova
Photo credit: Zhenya Muravyova

Para el cuarto de baño se eligió un porcelánico que tiene una tonalidad gris azulada muy agradable a la vista. La textura recuerda a las técnicas de pintura monocromática japonesa o de difuminado de acuarela.

Para la interiorista, este azulejo está asociado al cielo, que encaja perfectamente en el concepto principal del proyecto: la admiración por la belleza de la naturaleza salvaje y el ascetismo característico de los interiores masculinos.

Photo credit: Zhenya Muravyova
Photo credit: Zhenya Muravyova

Los muebles de la zona de entrada están hechos a medida, con las puertas en el mismo gris cálido con acabado mate que encontramos en las paredes.

Photo credit: Zhenya Muravyova
Photo credit: Zhenya Muravyova

Proyecto e información: Cortesía de Olga Rifkin. Estilismo: Ekaterina Shapoválova.