Un piso art déco de 100 metros con estilo art déco

·3 min de lectura
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto

¿Sabes ese momento cuando entras en un espacio vacío en el que hay eco, huele diferente y tienes muy claro que ese no es tu hogar? Pues eso mismo sintieron los dueños de este piso de 100 metros cuadrados con una pequeña terraza en Alicante, al acceder al inmueble tras la entrega de llaves. ¿El problema? Las paredes lisas y blancas, la homogeneidad y la carencia de personalidad.

Para transformarlo en un verdadero hogar, contaron con el equipo de Taffestudio. La vivienda debía ser cómoda, atender a sus necesidades y tener un toque elegante y sofisticado, así que el estudio de arquitectura trabajó con una paleta de colores y materiales similares para crear una buena coherencia en cada estancia.

Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto

Al entrar en la vivienda original, había muchas puertas de madera. La solución consistió en diseñar dos grandes puertas de hierro dorado y vidrio, logrando así una separación visual semi-abierta que da amplitud a la casa.

Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto

Las protagonistas del proyecto se alzan con un estilo art decó con arcos en color dorado y dan paso a las zonas de día y de noche. El recibidor, con un mueble de madera con puertas de rejilla de ratán vintage, destaca por el papel pintado con estampado de pata de gallo que continúa por la cocina, conectando ambas áreas.

Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto

La primera estancia es la cocina, donde solo estaba realizado el mobiliario de la derecha. De este modo, se construyó todo el lineal de mobiliario izquierdo, obteniendo entonces un perímetro totalmente rectangular, buscando la practicidad. La zona de chapado frontal de la encimera se trabajó con un espejo, dando la impresión de mayor amplitud y profundidad.

Frente a esta, se instaló un gran mueble en toda la pared que enmarca la televisión, almacenaje para cocina y una mesa a medida con cantos redondeados con una pata de hierro lacado en dorado, en conexión con el hall.

Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto

En el comedor, alrededor de la gran mesa redonda, coronada con una lámpara dorada y bolas de mármol, se colocaron seis sillones tapizados con ante verde esmeralda. Quedaba un amplio hueco en la esquina, que se aprovechó con un armario revestido con ratán. Este, en equilibrio con los elementos lacados en dorado y las pinceladas verdosas, crea un ambiente fresco y vivaz.

Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto

En el fondo, formando una ele, se dispusieron los dos sofás en un tono gris claro, vestidos con cojines de colores y diferentes texturas. El rincón lo enmarcan dos ilustraciones del artista Carlos Peñalver. Todo esto, bañado por una luz natural cálida que se filtra tras las cortinas elegidas.

Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto

A través de un pasillo con zócalos de madera de hasta un metro de altura, llegamos a la zona de noche.

Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto

El dormitorio de invitados, siguiendo la gama cromática que veíamos en estancias anteriores, se revistió con papel pintado. El conjunto compuesto por el cabecero acolchado en color gris, las mesitas de noche con herrajes dorados, la ropa de cama y las lámparas doradas, conforman la estancia, donde no falta una imponente lámpara de ratán trenzado que viste todo el techo.

Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto

Por último, en el dormitorio principal, un gran cabecero cubre por completo toda la pared. Contenido en una franja azul oscuro, con la finalidad de dar más profundidad al espacio, se envuelve con unos listones de madera que recorren el lateral derecho, subiendo por techo, y finalmente, bajando por el otro lado para enmarcar la mesita de noche. La gama cromática escogida para este cuarto es más sobria, elegante y acogedora: tonos azules oscuros, tierra, beige y dorados.

Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto

A diferencia del cabecero de la habitación de invitados, este abarca toda la pared, siendo mucho más distinguido y noble. Junto a las dos lámparas que cuelgan del techo, conciben un espacio de descanso con pinceladas de lujo.

Se utilizaron materiales como la madera natural, terciopelo, herrajes dorados y detalles en mármol.

Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto

La pared que queda frente a la principal se vistió con molduras perfectamente ubicadas, otorgando simetría y dejando espacio para la televisión.

Photo credit: @robgarciaphoto
Photo credit: @robgarciaphoto

Diseño, arquitectura e interiorismo: @taffestudio.


Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente