¿Qué pintan Ana de Armas y Zendaya en el juicio de Johnny Depp?

·4 min de lectura
Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

El juicio entre Johnny Depp y Amber Heard sigue su curso y lo cierto es que no nos gusta como se está comportando internet ante el mismo. Cada movimiento de Amber Heard se convierte en carne de memes, burlas y fake news por parte de unos defensores de Depp que, en su vertiente más dura, dan bastante miedo. Se ha instaurado el mensaje de que sí, hay que creer a todas las mujeres que dicen ser víctimas de abusos, excepto si se llaman Amber Heard. Nosotros ya hemos dicho que nos parece un juicio sin ganadores y, aunque Depp tenga el favor del público dada su popularidad, todo lo que se está diciendo y demostrando del comportamiento de ambos, de sus reacciones violentas o sus adicciones, no debería precisamente mejorar la imagen pública y profesional de ninguno de los dos.

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

Sin embargo, hemos de admitir que las dos mayores sorpresas del juicio las ha protagonizado, directa o indirectamente, Amber Heard. Ya os hablamos del episodio de "la caca en la cama", pero esto tiene más que ver con una estrategia de su defensa. Igual que Johnny Depp construyó en el juicio un argumentario intentando reflejar las pérdidas económicas y laborales que le ha causado Heard, esta está intentando hacer lo propio. Sin embargo, al contrario que Depp, cuya carrera estaba en lógico declive debido a la edad en el momento del escándalo, la de Heard estaba comenzando a destacar. Por eso, el testimonio era de Kathryn Arnold, consultora y productora de Hollywood, que pasó a abogar por cómo las acusaciones de Depp contra Heard, y el odio que esto provocó contra ella en redes, ha cortado su progresión.

Solo hay que ver la enorme campaña orquestada contra la actriz para que sea borrada de Aquaman 2 para comprender estas acusaciones, que según Heard le habrán hecho perder unos 45 millones en futuros contratos y rodajes. Sin embargo, la viralidad y las burlas de las redes vienen por lo alto que apuntó Arnold en las comparativas.

Photo credit: ABC
Photo credit: ABC

La frase que más chocó fue aquella en la que comparó a Amber Heard con Zendaya. Mientras desvelaba spoilers de Aquaman 2 y decía no saber quién es Patrick Wilson, coprotagonista de Aquaman, la actriz argumentó que la comparativa entre Heard y Zendaya esta justificada. Al fin y al cabo, una es "la novia de Aquaman" y la otra es "la novia de Spider-Man".

En la industria gusta su trabajo pero no pueden trabajar con ella ahora mismo.

El problema, que incendió sobremanera a Twitter, fue que redujeran la carrera de Zendaya a Spider-Man. Sin duda Marvel ha sido un pasaporte a la fama para la actriz, pero esta ya contaba con una enorme base de fans desde pequeña, con su destacado trabajo en Disney Channel y sus singles musicales. Por no hablar de su repercusión en el mundo de la moda. Además, le restó credibilidad que las comparase por similitudes como la edad, cuando Zendaya tiene 11 años menos que Heard.

Para Arnold, sin embargo, el ascenso de Heard se truncó en 2020 cuando el abogado de Depp, Adam Waldman, la acusó de "engañar con el abuso" en 2020. Mientras que los abogados de Depp argumentaban que Zendaya y otros actores de DC cuyos contratos salieron a coalición (Gal Gadot, por ejemplo), fue otra comparativa arriesgada la que copó las redes. Si Zendaya no valía dada su fama previa y su gran diferencia de edad, le tocaba el turno a un tiro algo menos desviado, Ana de Armas.

Photo credit: Netflix
Photo credit: Netflix

Arnold argumentó que la evolución prevista para Heard en 2018 se preveía similar a la que ha vivido Ana de Armas, al menos desde su pequeño papel en Blade Runner 2049. Sin embargo, la actriz cubana consiguió destacar en la superproducción de Villeneuve en un papel bastante escaso, brilló sobre un reparto estelar en Puñales por la espalda y se adueñó de Sin tiempo para morir en cinco minutos de reloj. No parecen comparables al olvidable y accesorio papel de Mera en Aquaman. Es cierto que Heard, antes de 2018, tenía mucha mejor prensa, aunque gran parte de ella venía de tener uno de los rostros más bellos según la ciencia. También que su carrera hubiera ido seguramente mejor sin tanto escándalo y tanto odio. Sin embargo, quedó demasiado en evidencia que estas superlativas comparativas solo eran un intento de poner el listón de las reclamaciones bien alto, pero que tampoco reflejan la realidad de Heard en la industria. Además, a Amber Heard ya nadie le perdona nada, pero es que meterse con Ana de Armas y con Zendaya es delito capital en redes.

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente