Cuando los pingüinos dominaron la Tierra

Cuando los pingüinos dominaron la Tierra

Después de los dinosaurios, llegamos los mamíferos como fauna dominante. O al menos así lo tenemos asumido todos. Pero no es del todo cierto: hubo una época, muy corta – en términos geológicos – en que fueron otros animales los que dominaron: los pingüinos.

De hecho, este tipo tan particular de ave colonizó grandes masas de tierra, llegando a nado desde distintos lugares. Y se asentaron en lo que hoy en día es Nueva Zelanda, en aquel momento un paraíso tropical.

En un artículo publicado recientemente se describe una especie más de pingüino de aquella época, hoy en día ya extinto. Y resulta muy interesante porque es prácticamente igual que los pingüinos modernos, a diferencia de otras especies de su misma época – algunos del tamaño de un humano moderno.

Pero, ¿por qué es tan interesante este fósil? Porque el hecho de que los pingüinos dominasen la Tierra y los océanos no deja de ser una curiosidad, con el recorrido que le queramos dar.

Pues la gracia está en que demuestra una teoría sobre el origen de los pingüinos que se sospechaba desde hacía tiempo: que aparecieron y se desarrollaron en Nueva Zelanda, y que en su origen eran animales tropicales. Lo que choca bastante con las aves torpes, incapaces de volar que encontramos en la Antártida.

Durante unos dos millones y medio de años, los pingüinos se dedicaron a colonizar distintos lugares. Desde sus zonas originales cerca de Nueva Zelanda, fueron migrando para encontrar nuevos hábitats en los que desarrollarse. Pero para eso tuvieron que cambiar, y bastante.

El cambio fundamental que tuvo que ocurrir fue la capacidad de nadar. Que puede parecer algo menor, pero no lo es en absoluto. Nadar durante largos periodos y recorrer grandes distancias implica cambiar bastante tu manera de moverte.

En esencia, variar las alas para que sirva como aletas. Pero claro, esto tiene una consecuencia clara, que es la de perder la capacidad de volar. En su momento “tuvieron que elegir”, y se decidieron por la natación en lugar del vuelo.

Que les salió bien durante un tiempo. Pero las condiciones en el planeta fueron cambiando, y los mamíferos las aprovecharon para evolucionar. Poco a poco, el grupo al que nosotros pertenecemos se fue haciendo fuerte y convirtiéndose en la fauna dominante.

Y los pingüinos no pudieron competir. Así que se vieron abocados a adaptarse, dejando atrás los hábitats más propicios y especializándose en otros más extremos, donde pocas otras especies podían sobrevivir: las zonas polares de la Antártida.

Así llegamos hasta el momento actual, en el que los pingüinos han quedado restringidos a zonas extremadamente frías – salvo unos pocos que aún viven en Nueva Zelanda. Poco queda de aquel momento, breve en la historia de la Tierra, en que los pingüinos tomaron el relevo a los dinosaurios.

Más historias que te pueden interesar: