A quienes defienden que sus hijos son suyos, el Papa ya les dijo que no en 2017

En medio de la polémica por el pin parental, veto parental o censura parental -da igual el nombre que se le quiera dar porque viene a significar lo mismo-, ha surgido un debate no tan secundario sobre de quién son propiedad los hijos. A un lado, la derecha asegurando que sus hijos son suyos y que nadie puede decidir en qué valores educarles más allá de ellos. Al otro, la izquierda argumentando que los hijos de las personas homófobas -entre otras cosas- tienen derecho a ser educados en la igualdad. Y entre media de unos y otros, el Papa Francisco, que dictó sentencia sobre el pin parental antes incluso de que Vox lo enarbolase como una de sus medidas estrella.

Fue allá por 2017, en el Angelus que pronunció el último día del año. Según recuerda ABC y puede escucharse en el vídeo recuperado en Twitter sobre estas líneas, aquel día el Sumo Pontífice habló en su discurso de cómo María, José y Jesús construyeron su familia basándose en el amor recíproco y en la confianza en Dios.

Y en medio de ese contexto, Francisco I recordó que “el Evangelio dice: ‘Llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor (Lucas 2, 22), como requería la ley de Moisés. Los padres de Jesús van al templo para confirmar que el hijo pertenece a Dios y que ellos son los custodios de su vida pero no son los propietarios. Y esto nos hace reflexionar. Todos los padres son custodios de la vida de los hijos, pero no propietarios y deben ayudarlos a crecer, a madurar”.

El Papa lo dijo en un contexto evidentemente religioso según el cual los niños pertenecen a Dios. Pero ahora sus palabras, al menos una parte de ellas, han sido recatadas por los tuiteros para contestar a los líderes de los partidos de la derecha que han mostrado su indignación por lo que ellos creen que es inmiscuirse en su derecho como padres a educar a sus hijos en los valores que consideren oportunos o acordes a su doctrina aunque estos sean la desigualdad y la homofobia.

Desde el Ministerio de Educación, cuya cartera ostenta Isabel Celaá, avisaron que iban a recurrir la implantación del pin por considerarlo ilegal y la ministra aclaró que “no podemos pensar de ninguna manera que los hijos pertenecen a los padres. Hablamos de interés del menor, de los derechos constitucionales de los menores”. La declaración de la ministra no gustó nada en la bancada contraria y desde los perfiles de los líderes de Vox y PP y estos respondieron rápido a su afirmación.

Santiago Abascal, cuyo partido es ideólogo de la medida, respondió que "los hijos no pertenecen a los padres. ¡Claro! Nuestros hijos pertenecen al Estado, o peor aún: al PSOE o a Podemos. Pretenden arrebatar a las familias la patria potestad sobre los hijos. Este es un gobierno de perturbados y totalitarios”.

Pablo Casado también contestó a las afirmaciones de Celaá sin mencionar, eso sí, nada sobre el estado mental de nadie. “Mis hijos son míos y no del Estado, y lucharé para que este Gobierno radical y sectario no imponga a los padres cómo tenemos que educar a nuestros niños. Saquen sus manos de nuestras familias”, publicó.

A todos, Abascal, Casado y aquellos que también piensan como ellos que sus hijos son suyos, desde Twitter les han recordado las palabras del Papa, que guía sus designios en tantos aspectos de su vida, sobre cómo los padres no son propietarios, sino custodios de sus vástagos.

Más historias que te pueden interesar:

Recuperan unas palabras del Papa Francisco de hace dos años para responder a los partidos de la derecha que defienden el pin parental. (Foto: REUTERS/Guillermo Granja)