Piel atópica en hombre: ¿cómo sé si la tengo y cómo la trato?

jackd300621 046
Piel atópica: ¿cómo sé si la tengo, cómo la trato?COS

Puede que en ocasiones sientas la piel irritada. Si te afeitas a menudo y no utilizas el aftershave adecuado o te pones crema para hidratar la piel, es normal que la sientas tirante y con picor. También no elegir la crema antiedad adecuada puede provocar cierta reacción. Pero si notas un picor persistente, no solo en la cara sino también alguna zona del cuerpo, puede que estés padeciendo de piel atópica, un problema que afecta en España a más de un tres por ciento de la población. Pero, cómo puedes saber si lo que tienes es dermatitis atópica. Hemos hablado con Laura Caparrós, Farmacéutica especialista en dermocosmética y responsable del departamento Técnico y de I+D+I de Laboratorios Ozoaqua, para que nos explique todo lo que tenemos que saber sobre esta afección, cómo prevenirla y cómo tratarla una vez que ha aparecido.

¿En qué consiste la piel atópica y por qué se produce?

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que se caracteriza por la sequedad extrema e irritación de la piel. Se alternan periodos de brote, en los que aparecen erupciones en la piel (eccema atópico) e incluso en el cuero cabelludo, que provocan picor severo; y periodos de remisión, en los que la sintomatología desaparece. Todo esto suele tener un impacto negativo en la calidad de vida de las personas que la sufren, llegando a ocasionar problemas en la autoestima e incluso falta de sueño.

¿Cómo sé si tengo la piel atópica?

El síntoma principal es el picor, intenso y persistente. Por este motivo el paciente tiende a rascarse de forma compulsiva, apareciendo escoriaciones. Otro signo principal es la piel extremadamente seca, de color blanquecino y áspera en la que además aparecen zonas enrojecidas. Según la edad la zona del cuerpo en la que nos encontramos la dermatitis varía. En la edad adulta lo normal es verla en los brazos, las piernas y las articulaciones.

¿Qué puedo hacer para prevenirla y qué debo evitar para empeorarla?

Cuando nos encontramos en esos periodos de remisión, entre brote y brote, es aconsejable seguir unos hábitos de cuidado de la piel para prevenirla. Por ejemplo, a la hora de ducharnos deberíamos escoger un jabón con un alto contenido en aceites vegetales y que respete el pH fisiológico de la piel. De esta forma la piel, se limpiará de una manera suave y respetuosa sin alterar la función barrera de la misma. Por otro lado, se debe aplicar dos o tres veces al día una crema hidratante, altamente emoliente y calmante. Es importante utilizar cremas con ingredientes seguros para esta enfermedad, como por ejemplo los Aceites Ozonizados que ayudan a reparar la piel, reforzando y protegiendo la función barrera, mantienen el equilibrio de microbiota cutánea, …

Una vez que tengo un brote, ¿hay algo para calmarlo?

En caso de brote atópico, además de añadir a la rutina de cuidado diario un producto de cuidado intensivo para aplicar en zonas localizadas, como el Aceite ozonizado OzoAqua, se deben tener en cuenta otras recomendaciones como: evitar ducharse con agua muy caliente y que las duchas no duren más de 10 minutos, secar la piel con cuidado, a toques; y usar prendas de algodón evitando suavizantes y lejías.

Qué factores empeoran la dermatitis atópica

Existen multitud de factores que empeoran la dermatitis atópica. Por un lado, algunos agentes ambientales como los ácaros del polvo, el polen o el pelo de ciertos animales. Por otra parte, la contaminación, la sequedad ambiental y los cambios bruscos de temperatura. También puede afectar el cloro de las piscinas, las fibras sintéticas o productos de higiene y cosméticos inadecuados. Además, el estrés físico y psicológico es considerado el factor desencadenante más importante en adultos y adolescentes.

Por lo tanto, se vuelve fundamental el cuidado de la piel en la fase de prevención para evitar o espaciar lo máximo posible los brotes. Una higiene respetuosa y una hidratación con productos específicos se convierten en el mejor aliado para las pieles atópicas.