Cómo eliminar las huellas de la Navidad en tu piel

Pocos son los que no sucumben a los excesos culinarios de las fiestas navideñas. El alcohol, las grasas y la falta de sueño perjudican la salud de tu piel. Te damos las claves para afrontar el año con ‘buena cara’

El alcohol es el mayor enemigo de la salud de nuestra piel esta Navidad. Y es que tras los maratones navideños, el cutis se vuelve frágil, se deshidrata y pierde luminosidad y lozanía. (Foto: Lookdoré)

Las Navidades han tocado a su fin y después de tanto jolgorio va a costar retomar la rutina y mostrar nuestra mejor cara porque los excesos culinarios de estas fechas pasan factura y, desde luego, no son compatibles con una piel sana.

Piel apagada, manchas, flacidez y falta de flexibilidad son algunos de los resultados visibles del consumo excesivo de comida grasa, dulces y sobre todo, de alcohol en la piel, por no hablar de las temidas ojeras.

Así nos lo cuenta Adriana Juanes, directora médica del Instituto Ricart del Centro Médico Ruber Internacional de Paseo de la Habana, en Madrid, “las comidas copiosas pueden afectar a la piel provocando acnécuperosis (enrojecimiento de las mejillas) y tez cetrina o apagada”.

Además, comer mal y el consumo de bebida alcohólicas reduce los niveles de vitamina A en el cuerpo, de tal manera que a algunos problemas de sequedad y descamaciones sigue el envejecimiento prematuro de la piel. Y ¡ojo! porque los efectos del alcohol a corto plazo no son pasajeros, tienen consecuencias posteriores; la piel tiene memoria, ¿recuerdas?

Y es que al mismo tiempo que el alcohol nos hace desinhibirnos, hablar con nuestro jefe en la cena de empresa sin titubear o incluso bailar con el cuñado con el que no tenemos demasiado feeling, obliga a nuestro hígado a trabajar el doble para estar en capacidad de liberar toxinas, pero ¿cuál es el problema?

Cuando ese proceso no se da naturalmente a causa del alcohol, la acumulación de grasa, entre otros, puede producir acné en nuestra piel o empeorarlo considerablemente. Si después de haber consumido una buena dosis de alcohol han aparecido granos en tu rostro, ahí tienes el ejemplo.

Paso 1: Volver al redil

Tras el desfase y la permisividad de estas fechas hay que tratar de recuperar los buenos hábitos cuanto antes porque el exceso continuado puede hacer que algunos problemas cutáneos como la psoriasis o la rosácea se agraven.

“El alcohol impide la absorción de muchas vitaminas y oligoelementos, dejando a la piel sin alimentos esenciales con los que nutrirse”, confirma la dermatóloga Paloma Cornejo, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología, quien señala que la mejor manera de contrarrestar estos efectos es con una dieta "rica en frutas y verduras, infusiones, proteínas derivadas del pescado y suplementos de magnesio, antioxidantes y omega 3. Todo ello contrarrestará unos días llenos de alcohol, tabaco y excesos".

En épocas de muchas salidas y compromisos "lo más importante es poner en orden las defensas de la piel, primero realizando una limpieza de las de leche y tónico y a continuación (si tienes una larga noche por delante) aplicar una ampolla de efecto flash, pequeños cócteles de vitaminas y oligoelementos que ya se encargará el alcohol de absorber y que además la preparan para obtener un maquillaje impecable y de larga duración”, explica Cornejo. (EXTREME-PHOTOGRAPHER / Getty)

Reducir las calorías, controlar la ingesta de hidratos de carbono y beber más de dos litros de agua al día será de vital importancia para depurar nuestro organismo y restablecer los niveles de hidratación en los días posteriores a las fiestas. Usar algún drenante natural "para disminuir la retención de líquidos”, también puede ser muy aconsejable.

Paso 2: Resetear la piel

Tan importante es volver a una dieta equilibrada que nos ‘limpie’ por dentro como realizar una limpieza de cutis en profundidad. Y no hace falta que te dejes el sueldo en un centro de estética, basta con que cada noche te tomes unos minutos para masajear tu rostro con las yemas de los dedos y una leche limpiadora. Luego, retírala suavemente con unos discos de algodón o con una esponja natural humedecida en agua. Para notar una mejoría en tu piel debes repetir este ritual tanto por la mañana como por la noche. 

El agua Micelar y el algodón también es una opción válida para limpiar tu piel, no así las toallitas desmaquillantes. Después de la limpieza conviene aplicar un tónico (mediante pequeños toques) empapado en un algodón, y tu crema habitual, de día o de noche.

Es aconsejable, nos cuentan desde LookDoré, aplicar a nuestra piel un tratamiento nutritivo para conseguir una piel más hidratada y hacer frente a esa reducción de vitamina A producida por el alcohol. También puedes usar productos específicos como el Booster Anti-Imperfecciones de esta misma firma para prevenir imperfecciones y disminuir la producción de sebo en la piel, manteniendo su equilibrio y ayudando a contrarrestar el efecto perjudicial del alcohol.

Dormir es el mejor truco de belleza. (Foto: Getty)

Paso 3: Llevar un ritmo de sueño adecuado

Los excesos en azúcares y alcohol también hacen que estemos hinchados y retengamos líquidos, generando bolsas en lo ojos, que empeoran con la falta de sueño propia de estas fiestas. No dormir lo suficiente añade al rostro signos de fatiga y evita que nuestra piel se regenere correctamente. Por eso, en los días posteriores a las navidades, construye una nueva rutina de sueño, en la que consigas dormir un mínimo de siete u ocho horas, tratando de acostarte cada día a la misma hora.

¿Cuál es tu truco para tener buena cara?

Más historias que pueden interesarte:

El cuidado de la piel más allá de las Navidades

Por qué se hinchan las manos y los pies

El acné inverso o los golondrinos: cómo saber si ese grano (o bulto) es algo más

De cómo el ambiente (y todo lo que haces) puede afectar a la salud de la piel

7 productos que debes evitar (en tu dieta) para lucir una piel sana