Pide a tus compañeros que trabajen en silencio o al final del día tendrás un zumbido en los oídos

¿Cuánto ruido puedes soportar? Así afecta la contaminación acústica a tus oídos

El bullicio que se genera en una oficina llena de gente puede dañar seriamente tu salud auditiva. (Foto: Getty)

El claxon de un coche, el del camión de la basura, el interior de una oficina con más de 15 personas, o los petardos, entre otros, son ruidos que sobrepasan los 65 dB, lo aceptable por el oído humano según la Organización Mundial de la Salud. Algunos, como un avión despegando, llegan incluso a alcanzar los 140 db, por encima del umbral del dolor.

Uno de los problemas auditivos más molestos que aparecen como consecuencia de la exposición permanente a estos ruidos son los acúfenos, comúnmente conocidos como pitidos en el oído. Actualmente, afectan al 8 por ciento de la población mundial y se estima que unos 25 millones de europeos y unos 3,5 millones de españoles los padecen.

Asimismo, el 78 por ciento de los pacientes son mayores de 40 años y el 66 por ciento de los casos corresponde a hombres. Los acúfenos son el resultado de una actividad anómala en la vía auditiva y entre sus causas destacan:

  • La sobreexposición a ruidos extremos.
  • Infecciones de oído
  • Cambios hormonales.
  • Sufrir estrés.
  • El consumo de algunos fármacos.
360 millones de personas sufren pérdida auditiva discapacitante en todo el mundo y la mitad de los casos se podrían evitar con prevención, según datos de la OMS. (Foto: Getty)

La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) define los acúfenos, también llamados tinnitus, como una percepción de ruido en el oído en ausencia de una fuente sonora.

Es decir, una persona que sufre acúfenos no puede disfrutar de un completo silencio. Hoy en día, los acúfenos representan el tercer síntoma más incapacitante que puede sufrir una persona, después del dolor intenso y los trastornos de equilibrio, alerta la SEORL-CCC.

Los acúfenos generan interferencia en la comprensión del mensaje auditivo y el 70 por ciento de los casos puede ir acompañado de una pérdida auditiva o hipoacusia. Además, pueden alterar el sueño, la capacidad de concentración, causar irritabilidad y mostrar síntomas de ansiedad o depresión.

Las principales fuentes de ruido que se escuchan a diario proceden del tráfico urbano, electrodomésticos, maquinaría, dispositivos móviles, juguetes, centros comerciales, y también discotecas, salas de conciertos o reproductores de música.

“El límite de ruido aceptable por el oído humano según la Organización Mundial de la Salud es de 65 dB, el equivalente al de una aspiradora; y pasa a ser doloroso a partir de los 125 dB, por ejemplo, el producido por un taladro”, asegura la doctora Mª José Lavilla, presidenta de la Comisión de Audiología de la SEORL-CCC.

Si tienes la sensación de padecer acúfenos acude al especialista para ponerte remedio cuanto antes.(Foto: OTOTECH)

La exposición continuada a la contaminación acústica puede provocar también acúfenos, “pitidos o zumbidos sin origen aparente”, afirma la doctora Lavilla. Pero también pueden aparecer otros síntomas como el vértigo, hiperacusia y algiacusia (mayor sensibilidad a los sonidos ambientales que pueden llegar a ser molestos e insoportables), fatiga auditiva, disminución de la discriminación auditiva, cefalea, insomnio, irritabilidad y disminución de la atención y memoria. Las personas con más riesgo de sufrir este tipo de trastornos son los adolescentes, y los empleados de ciertos entornos laborales.

Según la SEORL-CCC, un tercio de la población mundial y el 75 por ciento de los habitantes de ciudades desarrolladas padecen algún grado de sordera o pérdida auditiva causada por la exposición a sonidos de alta intensidad .

Desde Ototech, centro pionero, especializado en el tratamiento de los acúfenos, hipoacusia y vértigos, ofrecen una innovadora terapia basada en la electroestimulación. “Con ella conseguimos regenerar las células del oído interno que están dañadas y que producen el acúfeno, haciendo que éstas vuelvan a funcionar correctamente”, explica el Dr. Martínez-Monche, otorrinolaringólogo y director médico de Ototech. Además, esta terapia también produce mejoras en otros trastornos auditivos como la pérdida auditiva (hipoacusia) o la inestabilidad.

Además de su elevado porcentaje de curación y mejoría, la terapia de Ototech es “indolora, no es invasiva, no presenta ningún efecto secundario y tampoco requiere medicación complementaria”, añade. Son varias las investigaciones científicas que han demostrado la efectividad de la electroestimulación en el tratamiento de los acúfenos. Uno de los más recientes y relevantes estudios determinó que en el 33,6 por ciento de las personas estudiadas y tratadas, los acúfenos habían desaparecido por completo. Del mismo modo, la investigación concluyó que no se habían detectado efectos secundarios.

Ahora, con motivo de la nueva apertura de una nuevo centro, en la web de OTOTECH podrás realizar el TEST DEL ACÚFENO, para poder vivir en primera persona la sensación de padecer acúfeno. Una iniciativa que sirve para que los usuarios empaticen con la sensación de los acúfenos y como esto afecta en la calidad de vida de los pacientes, en España lo padecen 3,5 millones de personas.

Vivir cerca de una ruta aérea aumenta el riesgo de hipertensión, infarto e ictus. (Foto: Getty)

Si al llegar a casa notas ese zumbido ya sabes la razón: has estado expuesto al ruido durante varias horas al día, y esto tiene un efecto directo sobre la concentración, el estrés y la falta de paciencia. Puede que esto provoque un mayor nivel de fatiga y trastornos del sueño.

Decálogo de Cuidados del Oído:

1. Usar protectores auditivos en caso de exposición continua al ruido: existen ciertos entornos laborales que exponen a los trabajadores a intensidades muy altas de ruido durante un tiempo prolongado por lo que es fundamental incidir en el uso de protectores.

2. Cuidados ante el ruido: se recomienda evitar los ruidos impulsivos (petardos, disparo…), alejarse de las fuentes de ruido, disminuir el ruido que generamos y reducir el tiempo de exposición a sonidos de alta intensidad. Oír música a más de 110 decibelios puede provocar pérdida auditiva precoz. Si se tienen en cuenta los criterios establecidos por la directiva europea, lo permitido en función del tiempo y volumen sería: escuchar un reproductor musical a 95 dB durante 15 minutos al día y los sonidos de una discoteca a 104 dB durante dos minutos por noche. Se deberá limitar el tiempo de exposición a reproductores de música personales (incluidos los teléfonos móviles) a 40 horas semanales si el nivel de presión es de 80 db y a 5 horas semanales en caso de 89 db.

3. Acudir al especialista: los otorrinolaringólogos recomiendan consultar en caso de inflamación, dolor, taponamiento, zumbidos, secreción de oído, ya que pueden derivar en problemas de la audición. Por otra parte, es recomendable consultar en cuanto se note pérdida auditiva, aunque mínima. Algunos signos pueden ser la dificultad de seguir una conversación o la necesidad de subir el volumen de la televisión. Éstos pueden ser tratados y, en algunos casos, se puede prevenir su progresión.

4. Revisiones periódicas: Es recomendable acudir a revisión de manera periódica, al menos una vez al año, si existen factores de riesgo (antecentes familiares, exposición a ambiente ruidoso…) y a partir de los 50 años, para realizar una prueba de audición.

5. No introducir objetos o sustancias extrañas: se deben utilizar sólo productos indicados para el oído y siempre bajo consejo médico por lo que hay que evitar el uso de aceites, soluciones salinas, gotas, agua oxigenada, bastoncillos u otros objetos, ya que éstos últimos, pueden empujar la cera hacia adentro y dañar el tímpano.

6. Recomendaciones para limpieza de oído: los expertos aconsejan limpiar solo la parte más externa del oído con una toalla o gasa. Nunca introducir objetos extraños ni los dedos para su limpieza ni rascado. Si se necesita una limpieza frecuente se aconseja que sea realizada por un especialista.

7. No automedicarse: es importante saber que el uso indiscriminado de medicamentos tanto de uso tópico como por vía oral puede ser perjudicial para los oídos, como es el caso de los antibióticos, ya que pueden generar resistencias.

8. Durante el baño: el agua de baños públicos, ya sea de mar, pantanos o piscinas, puede estar contaminada, es por ello que es importante para prevenir infecciones cumplir unas normas de higiene y limpieza básicas antes y durante el baño (ducha y el uso de aseos). Será el especialista, valorando cada caso de forma individual, el que recomiende el uso o el no uso de tapones durante el baño.

9. Evitar los golpes: hay que prestar especial cuidado a los deportes de contacto que pueden provocar traumatismos en la zona del oído y ocasionar problemas. En caso de golpe o traumatismo directo en la zona del oído se recomienda consultar al especialista.

10. Tratar de manera adecuada las otitis en los niños. En caso de sospecha de pérdida auditiva en un niño por parte de padres y profesores se recomienda acudir al especialista, ya que aun en ausencia de dolor, fiebre o secreción, puede existir una otitis recurrente, que de no ser bien tratada puede cronificarse y derivar en hipoacusia.

También te puede interesar:

Qué hacer si un amigo tuyo sufre una insolación

¿Por qué cuando te ríes un buen rato llegan a dolerte los abdominales?