Piñeiro condena el fanatismo religioso en la obra que opta al Premio Hammett

·2 min de lectura

Gijón, 14 jul (EFE).- La escritora argentina Claudia Piñeiro ha condenado el “fanatismo” religioso en su última novela, “Catedrales” (Alfaguara), un thriller basado en la historia de una familia que busca respuestas a un crimen sin resolver cometido treinta años antes, que opta al Premio Dashiell Hammett en la trigésimo cuarta Semana Negra de Gijón.

Piñeiro (Burzaco, Buenos Aires, 1960) ha presentado la obra este miércoles en el festival literario como un alegato en contra de la represión que ejercen “todas las religiones” y la familia sobre la libertad de las personas.

“El fanatismo está presente en todas las religiones y, aunque creamos que es algo de culturas de países lejanos, está muy cerca de nosotros y afecta a la vida cotidiana”, ha dicho la escritora bonaerense.

Ha escrito “Catedrales”, su décimo sexta novela, con la intención de romper “los estereotipos” y la “hipocresía” de una sociedad que adapta los valores a conveniencia y está dirigida por hombres.

La novela parte del hallazgo del cadáver de una joven de 17 años, Ana, descuartizada y quemada, sin que se sepan las circunstancias de su muerte 30 años después, cuando su familia continúa buscando unas respuestas que la administración del Estado no le da.

A partir del caso policial sin resolver, la autora se adentra en los distintos personajes de la familia, en la que cada uno con sus creencias religiosas o su falta de fe condiciona la vida del resto.

La escritora, ganadora del Premio Pepe Carvalho de novela negra 2018, por decisión unánime del jurado que la consideró “un referente ético y literario” y galardonada con el Clarín y el Sor Juana Inés de la Cruz, por “Las viudas de los jueves” (2005) y “Las grietas de Jara (2009), respectivamente, compite por el Hammett con Lorenzo Silva, Alberto Gil, Elía Barceló y Marta Sanz.

Reconocida por su posición favorable a la legalización del aborto y defensora de los derechos de la mujer, la escritora ha dicho que le “subleva” que la religión se meta con la vida personal de las personas y que los políticos utilicen a las mujeres como “moneda de cambio” en sus propios “tejes y manejes”.

En su opinión, la Iglesia debe limitarse a explicar el dogma y no intervenir en las decisiones personales de la gente, pero para los líderes religiosos “todo es dogma y deberían ser más responsables”.

“Me da mucha bronca que el papa Francisco diga que el aborto es un delito de guante blanco o que defienda los valores de una sociedad patriarcal, en la que casi todas las decisiones son tomadas por hombres”, ha dicho.

Estas reflexiones están implícitas en el desarrollo de la trama de “Catedrales”, una novela que se escapa del policíaco clásico para adentrarse en el conflicto familiar desatado por un crimen que se cometió 30 años antes.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente