‘Peter von Kant’, de François Ozon, una delicia queer

·3 min de lectura
Photo credit: 'Peter von Kant'
Photo credit: 'Peter von Kant'

El director más prolífico del cine francés está que no para. Presenta su última película en San Sebastián y ya tiene hasta fecha de estreno para la siguiente, ‘Madeleine’. Según parece basada en una comedia de teatro de los años 30 (‘Mon crime’, de Georges Berr y Louis Verneuil), sobre el asesinato de un banquero parisino, protagonizada por Isabelle Huppert y Fabrice Luchini y que, con gran probabilidad, se mostrará en el festival de Berlín 2023.

Su filmografía no se deja encasillar en un género concreto, al alternar intensos dramas(eutanasia, pedofilia, prostitución, duelo…) con ligeras comedias, pero siempre con un hilo que sustenta toda esta estructura de imágenes e historias: el amor, en la complicada alquimia de la búsqueda o de su dolorosa desaparición.

Denis Menochet (gran actor francés que disfrutaremos por partida doble, por su presencia también en ‘As bestas’) era la opción menos esperada para encarnar al protagonista de esta relectura de ‘Las amargas lágrimas de Petra von Kant’. Segunda adaptación del cineasta francés de una obra de Rainer Werner Fassbinder, tras ‘Gotas de agua sobre piedras calientes’ (2000).

Un delirio queer sobre un famoso cineasta, sin duda como homenaje al propio Fassbinder, enamorado de un ambicioso joven (que no para de chulearle), aconsejado por una glamurosa diva, Isabelle Adjani (como la típica amiga mariliendre) y una pequeña intervención de una grandísima actriz, en versión cameo de lujo, que no desvelaremos… Todo ello bajo la inspiración visual y narrativa, mucho más de Almodóvar, que de Fassbinder.

Photo credit: 'Peter von Kant'
Photo credit: 'Peter von Kant'

Una ligera y agradable comedia que, de repente, engancha con un personaje de la trama: Karl, el asistente del cineasta. Con solo su primera escena, en un papel en que no tiene ni una sola línea de diálogo (si recuerdo bien), François Ozon crea uno de esos personajes secundarios míticos, capaz de fagocitar todas las miradas del público.

Desde su aparición en pantalla no pude dejar de pensar que me recordaba muchísimo a Javier Giner (aun consciente de que me va a matar, asumo el riesgo). Su parecido no solo es físico, sino también a nivel intelectual. Javier Giner publicó un desgarrador, por su sinceridad, y magnífico libro sobre la adicción. Karl, interpretado por el talentoso Stephan Crepon, sufre de una innegable adicción hacia un cineasta que idolatra y al que asiste en cada minuto de su existencia, por íntima que sea.

Es impresionante como la película muestra que no solo uno se destruye por la adicción a ciertas substancias químicas. También existe la adicción a las personas y algunas son tan nocivas, como la droga más dura. ¿Logrará Karl desintoxicarse de Peter? ¿Morirá en el tiempo? Como siempre, sigo sin saber si prefiero al Ozon-guionista más que al Ozon-director, pero lo que es innegable es que la última escena de Karl y Peter, por su originalidad en la dramaturgia y la sutileza de la trama, es uno de los mejores momentos cinéfilos de la cosecha 2022.

Photo credit: 'Peter von Kant'
Photo credit: 'Peter von Kant'

Perlak 70º Festival de San Sebastián

Título original: Peter von Kant. Dirección y guión: François Ozon (a partir de una obra de Rainer Werner Fassbinder). Música: Clément Ducol. Fotografía: Manuel Dacosse. Reparto: Denis Menochet, Isabelle Adjani, Khalil Ben Gharbia, Stefan Crepon. Duración: 84 min. País: Francia (2022). Distribuidora: Caramel films. Estreno: 14 de octubre de 2022.

Sinopsis: Peter von Kant es un director de cine de éxito. Vive con su asistente Karl, a quien le gusta maltratar y humillar. Sidonie es la gran actriz que fue su musa durante muchos años. Ella es quien le presenta a Amir, un apuesto joven de escasos recursos. Peter se enamora de Amir al instante y le ofrece alojamiento en su apartamento y ayudarle a entrar en la industria del cine. El plan funciona, pero en cuanto adquiere fama, Amir rompe con Peter, dejándole solo para enfrentarse a sus demonios.