Quién es Pete Buttigieg y por qué puede terminar convirtiéndose en el gran rival de Trump

Poco a poco y con mucho retraso se empiezan a conocer los resultados de los caucus demócratas de Iowa, estado en el que empieza la carrera para conocer al que será el rival de Donald Trump en las presidenciales del 3 de noviembre de 2020.

Y de momento salta la sorpresa porque el gran favorito para obtener la nominación, Joe Biden, se la pega y una figura bastante desconocida hasta hace unos meses ha conseguido un gran apoyo. Se trata de Pete Buttigieg. Bernie Sanders también sale reforzado de esta primera batalla.

Pete Buttigieg (AP Photo/Charlie Neibergall)

Pese a que Iowa apenas elige a 41 delegados de los 1.990 que son necesarios para ganar la nominación, lo cierto es que salir bien situado de este pequeño estado localizado en el centro del país, es crucial para los candidatos.

Al ser el primero en pronunciarse, hace que los candidatos sean conscientes de en qué punto se encuentran, consigue que los menos votados se replanteen si siguen en la carrera y para los donantes supone un punto de inflexión sobre si seguir apostando por su elección o cambiar a otra más ganadora.

Además, históricamente ha tenido mucha influencia en la elección final del candidato demócrata. Tanto es así que en los últimos años de Iowa salieron vencedores Al Gore (2000), John Kerry (2004), Barack Obama (2008) o Hillary Clinton (2016), que a la postre fueron los candidatos del partido en las presidenciales.

Así pues, aunque la importancia numérica del estado es limitada, su valor simbólico es alto. Y en este escenario es Pete Buttigieg el que sale reforzado. Un candidato que recuerda a Obama en algunas cosas; es joven, bastante más desconocido que sus rivales, posee un discurso unificador de la formación y su campaña va al alza.

Joe Biden ha sido el gran derrotado de Iowa (Photo by JOSEPH PREZIOSO/AFP via Getty Images)

Este graduado en Oxford y Harvard tiene una carrera política limitada, pero es capaz de conectar muy bien con las masas. Llega a la carrera tras haber sido alcalde de su localidad, South Bend, de apenas 100.000 habitantes y situada en el conservador estado de Indiana, y presenta un perfil bastante atípico, pero que puede jugar a su favor en una campaña tan polarizada como esta.

Buttigieg ha obtenido numerosos reconocimientos académicos a lo largo de su vida (ha estudiado en las mejores universidades), es políglota (habla fluidamente el español entre otros) y tiene un amplio bagaje cultural. Se considera muy religioso, es veterano de Afganistán (fue oficial de Inteligencia de la Armada) y es homosexual. Su salida del armario en Indiana, un estado tan tradicional, fue muy comentada, pero no le restó votos.

La importancia de la edad

Su labor en South Bend ha sido positiva, ya que ha aumentado la tasa de empleo y ha dejado atrás la crisis industrial, fijando la mirada en las nuevas tecnologías. Su escasa experiencia política se contrapone con una visión global que puede dar un nuevo impulso a unas elecciones en la que los candidatos son de avanzada edad.

Tanto Biden como Sanders o Warren en su partido como Trump en los republicanos superan los 70 años. Los 38 con los que cuenta Buttigieg pueden ser un activo, siguiendo el ejemplo de líderes como Emmanuel Macron en Francia, Pedro Sánchez en España o Justin Trudeau en Canadá.

Otra ventaja con la que cuenta el joven candidato es su posicionamiento dentro del partido demócrata. El de Indiana tiene un perfil moderado dentro de la formación que en unas hipotéticas presidenciales puede llegar a beneficiarle, atrayendo voto conservador de gente descontenta con Trump.

Rumbo a New Hampshire

La siguiente parada es New Hampshire, un estado en el que tras los resultados previsiblemente se reducirán los candidatos (en este momento hay más de una decena). También un buen termómetro para saber si Biden continúa sin remontar y Buttigieg pasa de ser la gran sorpresa a uno de los contendientes que hay que tener en cuenta. La carrera promete ser larga.

Más historias que te pueden interesar: