La pesadilla marital de Joan Collins mientras era la mayor estrella televisiva con 'Dinastía'

·8 min de lectura

A sus 88 años Joan Collins puede decir que ha vivido varias vidas en una: estrella de la era dorada de Hollywood, olvidada al superar la treintena, víctima de la misoginia de su industria y penurias económicas, pero resucitando de sus cenizas cada vez que apostó por sí misma. Fue novia de Warren Beatty, amiga de Roger Moore y hasta recibió consejos de Marilyn Monroe. Contrajo matrimonio en cinco ocasiones, divorciándose en cuatro de ellos, y hasta hizo historia siendo portada de la revista Playboy tras superar los 50. Su vida cuenta con tantos capítulos, a cuál más interesante, que acaba de estrenar un documental en la BBC narrado y protagonizado por ella misma, sin dejarse nada ni a nadie en el tintero.

En This is Joan Collins la estrella británica repasa su vida amorosa y profesional mientras recuerda Dinastía como la época en que “estaba en la cima del mundo”. Sin embargo, mientras hacía explotar los ratings como la malvada Alexis Colby y dejaba huella como una de las grandes villanas de la historia televisiva, en casa y lejos de los focos vivía una pesadilla marital con su cuarto marido.

Actress Joan Collins and husband Peter Holm attend the 43rd Annual Golden Globe Awards on January 24, 1986 at Beverly Hilton Hotel in Beverly Hills, California. (Photo by Ron Galella/Ron Galella Collection via Getty Images)
Actress Joan Collins and husband Peter Holm attend the 43rd Annual Golden Globe Awards on January 24, 1986 at Beverly Hilton Hotel in Beverly Hills, California. (Photo by Ron Galella/Ron Galella Collection via Getty Images)

Olvidada a los 45 años, reducida a papeles esporádicos en series y protagonista de películas de terror de poca monta (como El imperio de las hormigas o Las orgías de la locura), Joan Collins apostó por renovarse de nuevo con una cinta que fue un éxito en Reino Unido. Se titulaba The Stud (1978) y estaba basada en una novela de su propia hermana. La producción se vendió como la alternativa británica a Fiebre del sábado noche y mostraba a una Joan convertida en una ninfómana de cuidado. Fue de las más exitosas de 1978 en su país e hizo que Joan descubriera un detalle que hasta entonces desconocía: que al público le encantaba verla en el papel de villana. Y así, justo después de haber descubierto que su tercer marido Ronald S. Kass había rehipotecado su casa y estaban ahogados en deudas, llegó la oferta que encajaba a la perfección con su descubrimiento: el papel de exesposa villanesca en la telenovela Dinastía.

Corría el año 1981 y la serie no había enganchado a la audiencia todavía. Fue entonces cuando Collins se sumó para la segunda temporada, dando vida a la vengativa Alexis Colby y recurriendo a su look habitual de maquillaje y peluquería para crear un icono de glamur televisivo. Con ella en pantalla, sus guerras verbales y físicas con Linda Evans -que interpretaba a Krystle Carrington, la nueva esposa de su ex marido, el magnate petrolero Blake Carrington (John Forsythe)- y sus frases de villana maquiavélica en planos que destacaban su belleza, Joan Collins hizo que se dispararan los ratings de la serie, convirtiéndose en todo un fenómeno internacional. Sin embargo, mientras el éxito volvía a tocar a su puerta, su tercer matrimonio se desmoronaba y tras 11 años casados, ella y Kass se divorciaban.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Era el tercer divorcio para la actriz tras acumular separaciones difíciles y dolorosas. El primero tuvo lugar en 1956 con Maxwell Reed, un actor 14 años mayor que ella con quien contrajo matrimonio después de que el hombre se aprovechara de ella en la primera cita. Ella misma contó lo vivido varias veces -en entrevistas, columnas y ahora en el documental- revelando que tenía 18 y experiencia nula con los hombres, cuando aceptó ir al hotel del actor en la primera cita. Una vez allí le pidió que le esperara mientras iba a ducharse, le entregó una revista con fotos explícitas y le sirvió un ron con Coca Cola. Collins no recuerda nada después de aquello, sino que el hombre supuestamente la violó tras drogarla con esa bebida. Nunca se lo dijo a sus padres ni lo reportó a la policía por miedo a ser juzgada. Collins accedió a casarse con él a pesar de todo, divorciándose cuatro años más tarde cuando ya era una actriz en alza contratada por 20th Century Fox. Tuvo que darle sus ahorros en el pleito y pagar las costas legales de ambos. Él aseguró haber sido quien la descubrió y le arrebató todo su dinero, obligándola a pedir 10.000 dólares al estudio para poder pagarle (Express). Con su segundo marido, el actor y compositor Anthony Newley y padre de sus dos primeros hijos, vivió años de felicidad hasta que supo que le había sido infiel durante todo el matrimonio. Y con Ronald S. Kass, ex manager de Los Beatles, tercer esposo y con quien tuvo su tercer retoño, vivió penurias y deudas pero asegura haber sido feliz.

Y así llegó a la soltería de nuevo a los 50 años, siendo uno de los nombres más aclamados de la televisión gracias a Dinastía. Era adorada por el público, aclamada en premios televisivos y sex symbol por derecho propio, posando para la revista Playboy en 1983 para decir bien alto que la belleza no tiene edad. “Uno de los motivos por el que hice la portada fue porque soy feminista y quería decir ‘miren, no tienes que tener 23 para salir en Playboy. No tienes que ser considerada atractiva solo si eres muy joven. Puedes ser guapa y sexy siendo mayor’” dijo en una entrevista por entonces después de haber vivido la fobia de Hollywood contra la edad femenina cuando la industria jubilaba a las actrices al llegar a los 27.

Su éxito era tal que al descubrir que su compañero de reparto, John Forsythe, cobraba mucho más que ella cuando los ratings habían subido a raíz de su entrada en la serie, tuvo que rogar por un aumento de sueldo. Ella misma contó en el pasado la misoginia que le rodeaba en la producción, hasta el punto que su exmarido en la ficción exigía por contrato que debía aparecer en el centro o en la parte superior de todas las imágenes promocionales. Finalmente le costó pero lo consiguió, subiendo su caché a $2 millones al año (o 1.5 millones de libras esterlinas, según se da a conocer en el documental).

Fue entonces, con éxito y millonaria que conoció a Peter Holm en un restaurante londinense, un cantante sueco con quien contrajo matrimonio en 1985 en Las Vegas. “Gran error” reconoce Joan Collins en el documental.

No tardaron mucho en comenzar los problemas” asegura para revelar a continuación la pesadilla que vivía en casa mientras el mundo solo veía el brillo y glamur de su fama.Fue el caso de una mujer muy poderosa y exitosa casándose con un tipo de hombre que no era poderoso, no era exitoso y no hacía nada y ser apoderada” resumió en una entrevista de los 80s. Resulta que según cuenta ella misma en el documental, Peter Holm tomó las riendas de su carrera y despidió a los agentes y managers de su esposa. En cambio, se auto adjudicó el 20% de todas las ganancias que ella iba a acumulando.

Joan Collins reconoce que ninguno de sus amigos lo aprobaba pero ella se mantuvo en sus trece por “testaruda”, al no querer reconocer que había cometido un error. Sin embargo, los problemas no solo se resumían al aprovechamiento económico sino también al bullying al que la sometía. Su rabia era venenosa y cuando teníamos peleas se burlaba de mí sarcásticamente diciendo ‘si solo la gente pudiera ver a la gran Alexis ahora, que bebé llorón más patético’” confiesa la actriz en el documental de BBC.

Fue increíblemente estúpido, particularmente porque toda mi familia y amigos lo detestaban” escribió ella misma en una columna para Daily Mail en 2008. “Pero de algún modo me convenció a través de chantaje emocional para que me casara con él, aunque ya tenía tres divorcios en mi pasado”.

Con total sinceridad, Collins reflexiona sobre la triste situación de haber estado en la cima de su carrera profesional mientras "permitía" el bullying en casa. En la columna mencionada confesaba que su marido le aseguraba que al manejar sus finanzas estaba haciendo que ganara más dinero. Pero ella no sabía si era cierto porque “trabajaba entre 14 y 16 horas al día y fines de semana los dedicaba a hacer publicidad y ajustes de vestuario”.

Añade que la obligó a renegociar su contrato con los ejecutivos de Dinastía amenazándolos con no ir a trabajar. Algo que iba “en contra de su ética laboral”, pero que las peleas y amenazas que recibía por parte de él la hacían cumplir sus exigencias.

Apenas habían pasado unos meses desde la boda y la situación romántica del noviazgo había cambiado por completo. Y mientras Holm supuestamente la amenazaba con contar mentiras a los tabloides sobre ella, Collins buscó un abogado en secreto. Al final, la separación no tardó en llegar aunque el pleito legal duró 15 meses, convirtiéndose en uno de los divorcios devorados por los tabloides de entonces.

Holm pidió una paga de 50.000 libras al mes ($67.440) mientras se encerraba en la mansión que compartía con la actriz, amenazando con disparar a cualquiera que intentara desahuciarlo. Collins reveló que la amenazó con quitarle toda su fortuna si seguía adelante con el divorcio, mientras el hombre se paseaba por sus mansiones con pancartas que decían ‘Joan, tienes nuestra casa de $2.5 millones, un hogar que compramos durante nuestro matrimonio y ahora soy un sin techo ¡ayuda!’ (Daily Mail). A su lado, otro hombre llevaba un cartel que leía ‘Joan, ganaste $100.000 a la semana gracias a Peter, por favor dale un hogar decente’.

Era increíblemente humillante. Se había pagado cerca de medio millón de dólares de mis ganancias, viviendo sin pagar alquiler ni gastos y ¿no se podía pagar un alquiler?” escribía enfadada en dicha columna. Finalmente, gracias al acuerdo prenupcial, el juez le otorgó una única paga de 80.000 dólares.

El matrimonio ya me había costado suficiente, tanto financieramente como emocionalmente, y estaba encantada de volver a mi vida de nuevo” escribió. Y entonces Joan Collins pasó página. Dinastía llegó a su fin en 1989 y con la fama y fortuna acumulada, la actriz finalmente se entregó de lleno a su gran pasión: el West End londinense. Protagonizo y produjo varias obras teatrales, volvió varias veces a televisión, escribió algunos libros y hasta vivió una batalla legal con la editorial estadounidense Random House (que ganó). Pero siempre siguió adelante.

Fue al llegar a las 69 primaveras cuando volvió a darle una oportunidad a la unión matrimonial. Conoció a Percy Gibson cuando este producía una obra teatral que ella protagonizaba en el año 2000 y se casaron dos años más tarde en el Hotel Claridge’s de Londres. A ninguno de los dos le importaba que él fuera 32 años menor que ella, porque era “fantástico” y “estaban locamente enamorados”.

Percy Gibson y Dame Joan Collins en el Shooting Star Ball a favor del hospicio Shooting Star de niños en el Hotel Royal Lancaster el 12 de noviembre de 2021 en Londres, Inglaterra. (Photo by Jeff Spicer/Getty Images)
Percy Gibson y Dame Joan Collins en el Shooting Star Ball a favor del hospicio Shooting Star de niños en el Hotel Royal Lancaster el 12 de noviembre de 2021 en Londres, Inglaterra. (Photo by Jeff Spicer/Getty Images)

Y, hasta el día de hoy, siguen juntos. “Por fin encontré a mi alma gemela y a mi parido para siempre” describe en el documental.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente