Por qué a algunas personas les deprime su cumpleaños y cómo lidiar con esos sentimientos

·3 min de lectura
Photo credit: Andreas Kindler - Getty Images
Photo credit: Andreas Kindler - Getty Images

A algunos les encanta su cumpleaños y, cada vez que llega, aprovechan la excusa para montarse una gran fiesta para sí mismos. Ni siquiera esperan a los regalos de los demás, sino que ellos mismos se compran las cosas que les apetecen, el cumple es la excusa para un gran autohomenaje.

Otras personas, sin embargo, cuando la fecha de su cumpleaños se acerca, se ponen nerviosos e incluso tristes. Detestan que les llamen sus familiares, nunca celebran una fiesta e incluso piden a sus amigos, familia y conocidos que no les hagan ningún regalo. Desean que pase rápido para poder así olvidarse cuanto antes de él. En la psicología anglosajona incluso existe un término para referirse a esta actitud: birthday blues (depresión del cumpleaños).

Nadie está a salvo totalmente del birthday blues. Hasta aquellos que suelen alegrarse mucho cuando llega este señalado día, les puede dar un año por estar tristes por los motivos que sea.

Los síntomas de este particular tipo de depresión son como los de cualquier otro periodo de tristeza: apatía, pocas ganas de hacer nada, tendencia a darle muchas vueltas a las cosas e incluso dolores físicos.

Razones por las que estamos tristes en nuestro cumpleaños

Entre las razones que barajan los psicólogos, podemos encontrar muchas, pero sí que es cierto que hay algunas que son más comunes.

1. Presión y expectativas

Al igual que ocurre con otras fechas importantes como la Nochevieja o el día de Navidad, el cumpleaños parece que obligatoriamente tiene que ser un día de celebración. Lo malo es que quizá justo ese día no te apetece tanto hacer una gran fiesta o la propia presión de familiares o amigos te hace reaccionar de forma negativa a esa posibilidad.

Otro problema relacionado con esto mismo es que mientras que algunos se pasan de presión, con otros ocurre todo lo contrario: se olvidan de nuestro cumpleaños cuando nosotros, en realidad, desearíamos que no lo hicieran. Lo que también nos puede entristecer.

Parece una contradicción, pero al que le ha pasado, sabe que es perfectamente posible.

2. Duelos o ausencias

El día de nuestro nacimiento es un momento en el que reflexionamos sobre lo que ha pasado durante el año que acaba de pasar y en el que se hacen muy presentes las ausencias: ya sea por rupturas sentimentales, fallecimientos o por cualquier otra razón que nos haya hecho perder a alguien al que apreciamos.

3. Autorreflexión

De la misma forma, también reflexionamos sobre el curso de nuestra vida en general, sobre si está cumpliendo nuestras expectativas, si vamos por el buen camino o no. Lo que hemos conseguido, lo que no…

En el caso de que no salgamos muy airosos de este juicio, y para algunas personas muy críticas consigo mismas es muy difícil hacerlo, es muy probable que nos acabe poniendo un poco tristes.

4. Miedo al envejecimiento

Un año más supone que somos un año más mayores, lo que también puede afectar a nuestro estado de ánimo. Esta tristeza ataca con especial virulencia cuando cambiamos de década: al llegar a los 30, a los 40, a los 50. Por ello muchas personas lo intentan compensar haciendo una gran fiesta.

Cómo tratar de superar la depresión por tu cumpleaños

Lo más importante para superar esta tristeza es permitirte sentirla: ser compasivo contigo mismo y entender que es perfectamente normal que te sientas así y que estás en tu derecho de hacerlo. No te eches en cara que algo no funciona dentro de ti y que tendrías que estar alegre, ya que sufrirás una doble condena.

Deja fluir los sentimientos y pronto el día habrá pasado.

De todos modos, en el caso de que la tristeza alcance un nivel que no te permita seguir de manera normal tu día a día, recuerda que siempre puedes recurrir a la ayuda de un especialista que te guiará y te aconsejará sobre las mejores maneras de abordar este problema.