Perros-doctores calman y enseñan a niños enfermos a someterse a procedimientos médicos

Un grupo de perros de terapia ayudan a niños enfermos que se someten a procedimientos médicos calmándolos.

Milo, Hattie, Quinn, Jessie, Leo y Archie son parte de un grupo de voluntarios conocido cariñosamente como ‘perros-doctores’ que están haciendo ronda en el Hospital Infantil de Southampton del Reino Unido.

Los seis golden retrievers no solo ofrecen mimos y sonrisas a los pacientes jóvenes ingresados en el hospital, sino que también les enseñan a los niños que los procedimientos químicos no deben asustarles.

Los perros de terapia visitan a los niños en el hospital hasta cinco veces a la semana (Fuente: Hospital Infantil de Southampton (AAI team / David Hill).

Todo comenzó hace unos siete años cuando un chico del hospital necesitaba llevar puesta una máscara y no había usado una antes. Estaba un poco desanimado y un perro de terapia que estaba ahí para ofrecerle consuelo levantó la pata y lo ayudó.

“A uno de los perros de terapia le gustó meter el hocico en una máscara de repuesto y olfatearla”, le dijo a Yahoo News Australia Lyndsey Uglow, voluntaria y cuidadora del perro.

Tan pronto como el paciente vio que el perro estaba “usando” la máscara, quiso probarla también.

Leo, el 'perro-doctor', protagoniza un video en el que aparece un niño al que ya no le da miedo hacerse una radiografía (Fuente: equipo de Intervención Asistida con Animales del Hospital Infantil de Southampton).

Hace poco, el equipo de perros-doctores comenzó a crear videos y fotos usando el equipamiento y sus procedimientos para hacer radiografías que parecen darles menos miedo a sus jóvenes pacientes.

Todos los perros son expertos en sonreírles a los niños del hospital y su naturaleza relajante es la forma perfecta de enseñarles a los niños enfermos lo que ocurre durante los procedimientos médicos.

La forma preferida de dar cariño de Jessie fue útil para enseñar qué es un ecocardiograma.

“Le gusta mucho acostarse boca arriba y que le froten la barriga”, dijo Uglow.

Conoce a los ‘perros-doctores’ (de izquierda a derecha) Milo, Hattie, Quinn, Jessie, Leo y Archie (Fuente: equipo de Intervención Asistida con Animales del Hospital Infantil de Southampton).

Leo estaba más que feliz de prepararse para una radiografía y el hospital captó su visita en imágenes para que los médicos humanos pudieran mostrárselas a pacientes jóvenes preocupados por su primera radiografía.

Si bien los perros en realidad no se someten a los procedimientos médicos, al posar para las fotos y videos, el paciente se vuelve todo “sorpresas y risitas” cuando ve a los perros probando el equipamiento, y alivia un poco su desánimo.

El equipo de voluntarios de Intervención Asistida con Animales visita el hospital de niños hasta cinco veces a la semana y no solo ofrece una “sensación de calidez”.

Un estudio de un año de duración sobre el impacto de la terapia canina ha demostrado que la presencia de perros reduce la ansiedad en pacientes jóvenes cuando esperan para hacerse pruebas, investigaciones o exámenes médicos.

Jessie posa mientras le hacen un ‘ecocardiograma’ (Fuente: equipo de Intervención Asistida con Animales del Hospital Infantil de Southampton).

Los perros-doctores incluso ayudaron a los niños más nerviosos fuera del hospital.

“Los niños que antes estaban nerviosos, tuvieron menos miedo durante las visitas gracias a los perros”, descubrió el estudio publicado en la British Journal of Nursing.

Si bien la parte más importante en el tratamiento de un niño es el personal médico, estos pequeños peludos también están demostrando ser un valioso activo.

“Los niños parecen confiar en ellos y, para muchos, el hecho de que el perro también lo haya hecho (quedarse quieto para una radiografía), los convence de que está bien”, le dijo Uglow a Yahoo News Australia.

El equipo de Intervención Asistida con Animales del Hospital Infantil de Southampton existe gracias a los voluntarios y depende de las donaciones para financiar el programa.

Noticias relacionadas:

Torino y Gaita, los perros que ayudan a pacientes y abuelos a sentirse mejor

Terapia Animal: Lilou la cerdita

Nadine Carroll