Perdón que les pinche el globo pero la actuación romántica de Bradley Cooper y Lady Gaga estaba planificada

Nunca una actuación musical de los Oscar había dado tanto de qué hablar como la que protagonizaron Lady Gaga y Bradley Cooper. Actriz y director, subieron al escenario del Teatro Dolby para plasmar toda la química que compartieron en Ha nacido una estrella en una sola canción. Como estaba pronosticado, Shallow terminó ganando el Oscar y dejaron para el recuerdo una actuación cargada de miradas cómplices, arrumacos y cercanía que disparó la imaginación de los teóricos románticos de las redes sociales.

Autor: Chris Pizzello / Fuente: Gtres

La pobre Irina Shayk, pareja de Bradley, tuvo que ser testigo de esa complicidad desde primera fila convirtiéndose en la burla de la red. Mucho se ha hablado de esas miradas, incluso hay medios de comunicación que fueron tan lejos como pedirle a expertos en expresión corporal si había algo más allá entre los dos. Mi opinión. Ridículo.

Esas miradas y complicidad podrían tener una explicación. O podríamos imaginar varias. La primera es que Lady Gaga es una performer. Una artista del espectáculo y una showoman en toda regla. Lleva muchos años subiéndose a escenarios, y uno de sus talentos además de su increíble voz, es que sabe conectar con la audiencia. Habla, se confiesa y se desnuda literalmente (la he visto cambiarse rodeada de músicos encima del escenario) delante de aquellos que van a ver sus conciertos. Lady Gaga sabe cómo meterse al público en el bolsillo y esos gestos forman parte de su repertorio como artista. Tampoco hay que olvidar que es cierto que existe química artística entre los dos, y quedó plasmada en la pantalla. Qué tipo de química, si es sexual o no, solo lo saben ellos. Y la segunda explicación podría ser el amor entre una musa y su director.

La mayoría de los directores, por no decir todos, han tenido musas. Hay quien dice que Robert De Niro es la “musa” de Martin Scorsese. O que Una Thurman lo fue de Quentin Tarantino. O Frances McDormand de los hermanos Coen, quien terminó casándose con uno de ellos, Joel, en 1984, poco después de su primera película juntos Sangre fácil. Al igual que Federico Fellini, casado con la gran musa de su cine, Giulietta Masina, para quien creó los mejores personajes femeninos de su filmografía catapultándola como la Charles Chaplin femenina. En 50 años de matrimonio, hicieron 6 películas juntos. O John Cassavetes y Gena Rowlands. O Josef von Sternberg y Marlene Dietrich, a quien convirtió en un icono del cine. Y, por supuesto, la obsesión de Alfred Hitchcock con sus musas, como Grace Kelly, Janet Leigh, Kim Novak y Tippi Hedren.

Pero aquí hay una tercera explicación. Y aquí es donde les pincho el globo romántico: esa actuación que tanto está dando de qué hablar estaba planificada. Es la bomba que les dejo para terminar. Según confesó Rob Mills a Variety, el vicepresidente de programación de ABC (la cadena que transmitió la ceremonia en EEUU), Cooper y Gaga llevaban planificando la actuación “meticulosamente” desde que recibieron la nominación a mejor canción.

Tenían clara la idea […] Los productores trabajaron duro paso a paso con ellos para lograr lo que habían imaginado. Querían permanecer fieles al espíritu de la película. Querían personificar todo lo que los personajes representan en esos tres minutos de numero”, sentenció.

Y para que quede aun más claro, Lady Gaga estuvo en el programa de Jimmy Kimmel con su estatuilla en la noche del miércoles, borrando todo rumor. “Las redes sociales son el retrete de internet” dijo ante los rumores de un affaire entre los dos. La gente vio amor y eso es lo que queríamos que vieran. Shallow es una canción de amor. La película es una historia de amor […] Todo lo que vieron en la actuación fue idea de Bradley”. Voilà.

De esta manera, se rompen todas las teorías de amor clandestino. Estaba planificado y lo que vimos fue la actuación de Ally y Jackson; no la de Bradley y Gaga.

Para seguir leyendo:
Lady Gaga se emociona de nuevo tras ganar el Oscar a mejor canción : “Si tienes un sueño, lucha por él”
Bradley Cooper confiesa haber sentido “vergüenza” tras ser ignorado para el Oscar a Mejor Director