"Perú bizarro", una guía para sumergirse con humor en las sombras del país

·4 min de lectura

Lima, 22 jun (EFE).- Frente a la frustración que le producía la forma en que le habían contado la historia de Perú, el periodista Marco Sifuentes se ha planteado abordarla con humor -y cierta resignación- para volver a narrar su país en un libro que bucea en las peculiaridades de su pasado.

"El libro, en parte, se llama 'Perú bizarro' porque, para alguien que ha sido criado con la historia oficial limeña, va a ser raro leerlo; no debería ser raro, pero lo es", dijo a Efe Sifuentes sobre su nueva obra (editorial Planeta), alejada del tradicional centralismo.

En una cafetería de Lima, explica cómo su libro, que contiene 79 episodios de anécdotas y lecciones sobre la sociedad peruana, nació de la frustración por cómo ha aprendido e interiorizado ciertos acontecimientos del pasado, obviando casi todos los ocurridos fuera de la capital.

"La historia oficial peruana es superlimeña, conservadora, masculina y católica. Se ha mostrado siempre un solo punto de vista en un país muy diverso", dice.

Y como ejemplo cita un intento secesionista de 1923 en la región sureña de Puno que acabó con una gran masacre desconocida para la mayor parte de la sociedad peruana.

Sifuentes ha encontrado anécdotas que sirven para explicar el carácter del peruano de hoy en día como las de los "huaqueros", saqueadores de yacimientos arqueológicos, que, pese a su labor destructiva, han permitido descubrir tesoros ancestrales ocultos en las profundidades, que, de otra forma, habrían permanecido ahí.

"Cuando hay un vacío, entran estos 'emprendedores' que hacen daño, pero, al mismo tiempo, la oficialidad se agarra un poco de ellos", añade.

"La precariedad y el abandono absoluto del Estado se ha transformado en un discurso que dice que somos emprendedores, somos creativos, pero, si se rasca un poquito, debajo lo que hay es que no esperas nada de nadie, y menos del Estado, así que tienes que hacer tú por tu cuenta todo y por eso te obligas a ser creativo y emprendedor", sostiene.

HUMOR COMO HERRAMIENTA

Además de este espíritu emprendedor de los peruanos, otro de los ingredientes que les caracteriza, según el periodista, es el humor con el que se toman lo que ocurre dentro de sus fronteras.

"Yo creo que al final pasan cosas tan horribles aquí que, si no se toman con humor, pues todos estaríamos mucho más deprimidos. En ese humor hay una dosis de realismo frente al límite del individuo para cambiar el sistema. El humor es un pequeño acto de rebeldía", sostiene.

En su "podcast" diario de actualidad, con el que ha dado el gran salto a la fama, el periodista muestra un panorama que sigue siendo bizarro, con casos incesantes de corrupción, discriminación, con el Estado ausente o las desigualdades, pero que la ciudadanía traslada muy a menudo al terreno del humor y burla.

"Hay una resignación con humor, porque, si no, nos volvemos todos locos de asumir esto es lo que somos y ya está. Hay maneras de darle vueltas de una manera optimista a muchas situaciones", dijo.

En su pasado, Perú ha acogido a nazis que han convivido en sociedad, ha tenido algún golpista que decidió actuar estando oficialmente borracho y ha visto nacer corruptos que han llegado a todas las instancias en diferentes siglos.

Entre tantas páginas de decepciones, en "Perú bizarro" se descubren pequeñas joyas como que George Lucas se inspiró en el templo de Chachapoyas, en la selva peruana, para hacer Indiana Jones, una idea que le vino leyendo un cómic del Pato Donald sobre un viaje a Perú.

NUEVA IDENTIDAD PERUANA

Y no se puede hablar de qué es ser peruano sin hablar del orgullo máximo que estos sienten sobre su gastronomía: "Probablemente, el episodio más antiguo cronológicamente es el que cuenta la historia del cocinero más antiguo de Perú que es afrodescendiente y travesti"

"Un cocinero con esas características podía ser aceptado por los peruanos de esa época, de 1821, que obviaban todo lo escandaloso que era solo porque era un buen cocinero. Eso dice mucho", subraya.

Justamente la gastronomía forma parte de la identidad peruana que Sifuentes considera reciente, pues "antes de eso, el orgullo de ser peruano era una canción, pero no era algo real".

"Se está construyendo ahora, pero sin memoria. Se construye con lo que está pasando ahora y con conceptos como la cultura, la gastronomía o el fútbol, pero no se mira hacia atrás", afirma.

Sifuentes reconoce que una de las frases predilectas en su expedición por el pasado peruano es que "toda peruanidad es un travestismo", una expresión acuñada por un artista limeño, Guiseppe Cantizano, que, según el autor, resume el cruce de identidades de su pueblo, que permite abordar su historia con humor y diversidad.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente