"Pequeños cuentos con grandes valores", la clave para hacer una sociedad mejor

Agencia EFE
·3 min de lectura

Madrid, 16 nov (EFE).- La escritora Gemma Lienas tiene muy claro que "los niños son el presente y el futuro y tenemos que dejar una sociedad mejor que la que tenemos", y por eso pone a su disposición libros como "Pequeños cuentos con grandes valores", historias donde aprender a tener paciencia, respeto o compromiso.

A Lienas (Barcelona, 1951) le gusta rodearse de niños y adolescentes, cuenta a Efe, porque le "sirve" para crear esas historias donde les enseña valores o sentimientos, cuestiones básicas "muy realistas" que, como en este libro editado por la editorial B de Blok, van acompañadas por un elemento fantástico como es ese duende azul que aparece en la vida de los protagonistas cuando más lo necesitan.

"Siempre he escrito para ellos utilizando temas muy realistas porque es mi modo de ser, y yo, como lectora, leo novela realista (...) Me gusta fijarme más en las cuestiones de la vida cotidiana y los problemas que tenemos con nosotros mismos o con los demás", apunta esta autora, que también escribe para adultos novelas como "El hilo invisible".

Y lo hace dejando de lado estereotipos y arquetipos tan comunes como que las princesas tienen que ser salvadas por los príncipes: "Hay unos estereotipos que siguen funcionando y nos lo ponen delante, y siempre me ha molestado porque las niñas tienen las mismas capacidades. Para mi los niños son iguales que las niñas, en ningún momento pienso que las niñas son superiores, y por eso siempre tienen el mismo papel y siempre se ayudan los unos a otros".

Así, con estos protagonistas en igualdad de condiciones, Lienas propone diez historias con un contenido "lúdico", destaca, porque la autora, aunque quiere trasmitir una enseñanza, sobre todo lo que pretende es "enganchar a la lectura".

"Quiero que se enganchen a las historias, y por eso son lúdicas, tienen humor, intriga y tienen al duende azul. Quiero que los niños y niñas se diviertan leyendo, y si sirve para aprender algo pues mejor. Primero escribí un libro sobre las emociones y luego pensé que valía la pena trabajar valores éticos que no tienen que ver con la moral, sino con la ética, que nos hace falta", aclara.

Y Lienas, cuando ya los tenía escritos se confinó, como todos los españoles, así que cambió tres cuentos para sustituirlos por otros que contienen unos valores adecuados para sobrellevar esta época de pandemia.

Se refiere la escritora barcelonesa a la historia titulada "El mercadillo de galletas", donde nos pone de manifiesto cómo esta sociedad "individualista se ha olvidado del bien común, de trabajar por la comunidad".

"Eso me parece tristísimo -añade- y en este cuento abordo el valor de ser capaz de comprometerse en causas comunes, y eso es muy importante entenderlo ahora porque llevar mascarilla no solo es para uno mismo, sino para la comunidad; y cumpliendo unas normas estamos ayudando a la comunidad, porque sin ella no podremos salir adelante como individuos".

También se ocupa de la paciencia, esa que hemos tenido que aprender de golpe para sobrellevar la incertidumbre, en "Quiero salir a la calle". Un cuento donde una niña confinada por una gran nevada en su pueblo no ve la hora de salir de casa a jugar: "ahí se cuenta cómo tener paciencia y postergar las satisfacciones. Estamos acostumbrados a tenerlo todo tan rápido!"

A esta lista de necesidades, porque al final los valores son necesidades para ser personas mejores, también se suma la gratitud, no solo dando las gracias, sino también "haciendo cosas para los demás".

Mensajes que no solo, reconoce, le sirven a los más pequeños de la casa, sino también a los adultos. Esos que le han reconocido, confiesa, que sus libros también han sido útiles para ellos.

Pilar Martín

(c) Agencia EFE