Pepe Peiró no descarta establecer unas mínimas federativas por las deficiencias del ranking

·5 min de lectura
Photo credit: Daniel Pérez
Photo credit: Daniel Pérez

El seleccionador español de atletismo Pepe Peiró no descarta establecer unas mínimas propias de la RFEA para compensar las deficiencias que ve en el sistema de World Ranking a la hora de clasificar para los campeonatos internacionales, que tiene dos vías de acceso: unas mínimas muy duras y un sistema que valora hasta cinco competiciones dependiendo de marca, puesto y nivel de la competición durante los últimos meses.

"En Eugene el sentir general con otras delegaciones era que el sistema de clasificación no es muy bueno, tapa algunas carencias y crea otras. Después del Europeo, me tomaré una semana de vacaciones y empezaremos a trabajar con los criterios del año que viene. Barajamos varias opciones, como que además de estar en la lista de atletas elegibles tengas que tener una marca mínima de la RFEA para equilibrar todo el sistema de pruebas", explicó Peiró en una rueda de prensa virtual en la que dio la selección de 93 atletas que competirá en el Europeo de Múnich, la más amplia de siempre.

Peiró ya contó hace unas semanas en Runner's World que otros países establecían un sistema restrictivo al World Ranking porque a veces valoraba más la regularidad o marcas de las que había pasado cierto tiempo que el estado de forma o premiaba a los países que celebran más competiciones de cierto nivel, en la que los locales tienen más fácil entrar.

Los siete polémicos descartados

En la selección para Múnich, Peiró ha metido a 26 atletas (16 mujeres y 10 hombres) a través del sistema de World Ranking, pero ha dejado fuera a otros siete que la Federación Europea habría admitido: Aauri Bokesa en 400, Daniel Cisneros en 110m. vallas, Iker Alfonso en 400m. vallas, José Emilio Bellido en triple salto, Iker Arotzena en longitud, Didac Salas en pértiga y Carlos Rojas en salto de altura. "Son decisiones dolorosas y seguro que los atletas tienen su cuota de razón, pero hay que tomarla porque tenemos una visión general para este campeonato. No todo el mundo elegible puede formar parte del equipo nacional", defiende Peiró.

Photo credit: Daniel Pérez
Photo credit: Daniel Pérez

El seleccionador se escudó en unos criterios que priorizan la consecución de medallistas, finalistas y atletas que pasen rondas, aunque seguramente sabe que entre los 93 atletas que viajarán a Múnich muchos tienen tantas papeletas de caer a la primera como los descartados. "Hay que ver la selección como una globalidad. Las posibilidades de pasar, el historial internacional, su proyección hacia París 2024", justifica.

Entre los descartados, hay quien ha hecho grandes esfuerzos después del Nacional de Nerja por seguir compitiendo y ganarse su clasificación por ranking. Es el caso de Carlos Rojas, que ha competido hasta 6 veces con una mejor marca de 2,24m, Iker Arotzena, cuatro competiciones con un salto de 7,91m o Daniel Cisneros, 13,76s en las vallas en cinco carreras (tres competiciones). El veterano José Emilio Bellido solo saltó una vez (15,85m), como Didac Salas (5,20m) o el cuatrovallista Iker Alfonso (51,16s). En el caso de Aauri Bokesa, recuperada de una lesión, su actuación en el relevo de Eugene no demostró una gran forma para la prueba individual.

Por eso, tras la lista no han faltado las críticas inmediatas y la indignación en las redes sociales. Propias y de otros compañeros.

Peiró reflexiona sobre doblar pruebas

En Múnich, ningún atleta doblará prueba salvo para los relevos. Peiró ya explicó hace un mes que el calendario no permitía doblar 1.500m y 5.000m, algo que quería hacer Mohamed Katir. "Le hicimos saber que era complicado. En el momento que había que decidir, más allá de saber que era conveniente o no, lo hable con su entrenador, y viendo los acontecimientos [su bronce en Eugene en 1.500m] podría haber alguna opción, pero una vez comunicado a la Asociación Europea de Atletismo [su renuncia a los 1.500m] no había otra decisión", relató.

En cuanto a la marcha, visto el parecido entre los 20 y los 35 kilómetros marcha (en Eugene se repitió exactamente el podio femenino y el sueco Perseus Karlstrom sacó un bronce en cada prueba), Peiró no descarta que los atletas españoles también puedan doblar para próximos campeonatos. En este verano no se les ha dejado, pese a que en Eugene había una semana de margen y en Múnich cuatro días. "Teníamos la hoja de ruta marcada hace dos meses con los atletas que iba a ir a uno y otro campeonato, aunque de cara al futuro nos lo tendremos que plantear. También tenemos que saber cómo va a ser la prueba en los Juegos Olímpicos [un 35km marcha mixto por equipos cuyo formato se desconoce]".

Peiró reconoció también errores en la gestión de la comunicación de la selección de maratón, que se tendría que haber hecho pública en mayo. La RFEA ha esperado por Ayad Lamdassem, el único al que habría permitido elegir entre Mundial y Europeo por su 5º puesto en los Juegos Olímpicos de Tokio. El catalán decidió primero Múnich, después Eugene y una lesión retrasó su preparación por lo que volvió a decantarse por Múnich. Finalmente, acudirán los seis atletas con mejor marca en el periodo de clasificación. Houssame Benabbou, que tenía la octava, denunciaba hace unos días que aún no sabía si sería seleccionado.

"Los atletas están informados desde hace meses de las condiciones y de cómo iba a hacerse la selección. Puede haber habido algún proceso con algún atleta que no acude que se puede mejorar y así será. Si alguno se ha sentido desatendido, lo tomo como un aspecto a mejorar", quiso zanjar.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente