La respuesta genial de un hotel a un niño que dejó allí su peluche olvidado

Anna Sanchez

Doozer, como tantos otros niños, tiene un mejor amigo de peluche. En su caso se llama Sutro y es un adorable oso polar. Cuando Doozer y su madre, Anna, salieron de su casa en San Francisco camino a unas vacaciones de ensueño en Hawaii, Doozer cogió a su querido amigo Sutro.

Doozer olvidó a su inseparable amigo oso en su hotel de Hawai Foto vía https://twitter.com/annapickard
Doozer olvidó a su inseparable amigo oso en su hotel de Hawai Foto vía https://twitter.com/annapickard

Fueron unos días geniales los dos juntos disfrutando de un súper hotel con piscina, zona de relajación en la paradisíaca isla. Pero a la hora de hacer la maleta y con las prisas por volver a casa, Doozer dejó atrás a Sutro, olvidándolo en alguna parte del hotel.

Cuando el pequeño Doozer olvidó a su inseparable amigo oso de peluche en su hotel de Hawai poco se imaginaba que le estaba haciendo el favor de su vida. Al llegar a San Francisco, su madre escribió al hotel y, a cambio, recibió estas inesperadas fotografías con una brillante historia…

El niño estaba muy apenado y por eso su madre no quiso reemplazar a Sutro sin escribir un email al hotel preguntando por él. En un primer contacto por correo electrónico, la madre comentaba en Twitter: “He enviado un email preguntando por Sutro. Les he dicho que ahora tiene una nueva amiga, una foca, que ha conocido durante el viaje. Que si son capaces de encontrarles, estarán juntos seguro. Pero no tenemos mucha esperanza porque es un hotel grande y todo esto”.

Sin embargo, el mismo día, Anna recibió un email que la dejó totalmente perpleja y muy feliz.

Su texto decía: “Me han escrito desde el hotel. No sólo han encontrado a Sutro a salvo y lo enviarán a casa sino que me han mandado algunas fotos para que Doozer pueda ver lo que ha estado haciendo su oso durante sus vacaciones. Por lo visto ha estado con el equipo de lavandería, en el spa, ¡y haciéndose la manicura!”

Pero, por si estas fotos no fuesen ya geniales, el hotel continuó mandando instantáneas de los felices peluches en sus instalaciones. ¿Puede haber mejor campaña de marketing viral? Estaba claro que, además de hacer feliz al niño, ¡esto correría como la pólvora por las redes sociales!

Luego Sutro y la foca fueron a dar una vuelta, conocieron a los jardineros y se relajaron en la piscina. Alquilaron una cabaña (¿como le explico ahora a Doozer que nosotros no podemos permitirnos una cabaña pero su oso si?)”, twitteaba Anna.

Y, la foto final antes del envío hacia San Francisco es la preferida de la mamá de Doozer “Si es que hasta hicieron el check out en el hotel”.

La historia es fantástica y el hotel se ha portado genial con esta familia. Su tweet tiene 3,9k de “Me Gusta” en pocos días y la cifra irá creciendo a medida que la gente conozca la surrealista historia de Sutro, el oso viajero. ¿Qué te parece la respuesta del hotel? Si tu hijo perdiera un peluche, ¿hubieses escrito?